Condenan a Fujimori a siete años y medio de prisión

El ex presidente peruano fue hallado culpable de peculado doloso y falsedad ideológica por el pago ilegal de u$s 15 millones a su asesor Vladimiro Monetesinos para que se fuera del poder.
Otra condena judicial para el ex presidente peruano Alberto Fujimori: este lunes recibió la pena de siete años y seis meses de cárcel por el pago ilegal en el año 2000 de 15 millones de dólares como "indemnización" a su asesor Vladimiro Montesinos.

Fujimori, quien además tendrá que pagarle al Estado una reparación de tres millones de soles (cerca de un millón de dólares), fue hallado culpable de peculado doloso y falsedad ideológica, en lo que se constituye su primera sentencia por corrupción.

La condena se daba por descontada, pues el acusado admitió que hizo el pago, aunque argumentó que fue para evitar un golpe de Estado. Esa admisión permitió la figura de la "terminación anticipada" del juicio, con lo que éste se resolvió en apenas una semana. La defensa anunció que interpondrá recurso de nulidad. La Fiscalía, que pedía ocho años de cárcel, se declaró conforme.

En 2000, cuando estalló el escándalo por corrupción que al final derrumbó al régimen de 10 años, Fujimori le dio 15 millones de dólares en efectivo a su "hombre fuerte", principal protagonista de los hechos revelados (el soborno a un parlamentario opositor captado en un video), para que se alejara del poder. El dinero fue sustraido del sector Defensa bajo documentos falsos que hablaban de operaciones militares. El entonces mandatario, además, facilitó la salida hacia Panamá de Montesinos, junto con 14 personas de su séquito, y expidió una resolución en la que le agradecía oficialmente sus "servicios".

Un mes después, cuando se hallaron cuentas secretas de Montesinos en Suiza, Fujimori regresó ese dinero a las arcas del Estado. La acogida del ex presidente a la "terminación anticipada" impidió la presencia de testigos y una evaluación más profunda de las pruebas, con lo que seguirá sin confirmarse de dónde sacó lo devuelto.

El fiscal del caso, Avelino Guillén, empero cree que salió de fondos que captaba el Servicio de Inteligencia Nacional a través de dinero aportado ilegalmente por otras instancias del Estado, los que eran gastados a discreción por el presidente y su asesor.

Fujimori, ante la fortaleza de los testimonios y las evidencias, admitió que pagó esa suma, pero aseguró que lo hizo porque de otra manera Montesinos lo hubiera derrocado. Ese argumento ha sido rechazado por varios testigos que afirman que tal peligro no existía.

Para Guillén, lo que hizo Fujimori fue comprar el silencio de Montesinos, conocedor a fondo de todo lo que ocurrió en ese gobierno (1990-2000). La defensa de Fujimori también alegó que al haberse devuelto el dinero no hubo delito, argumento rechazado como "absurdo" por la Fiscalía y descalificado por el tribunal en el fallo.

Fujimori tiene ya una condena en firme a seis años de cárcel por un allanamiento ilegal y otra en primera instancia a 25 años por 25 asesinatos y dos secuestros. Sólo pagará sin embargo la pena mayor que se le aplique, pues en el Perú no hay acumulación.

La sesión de este lunes comenzó con la aclaración, por parte del presidente del tribunal, César San Martín, de que "le pese a quien le pese", el fallo es de carácter estrictamente judicial y no político. El ex mandatario, que lucía sereno y tomaba nota en un cuaderno sin levantar la mirada, estaba acompañado en la sala por dirigentes de su agrupación política y su hijo Kenji. El juicio se desarrolló en la sala de audiencias ubicada en el mismo cuartel policial en que está preso el ex gobernante desde hace dos años.

Fujimori, quien la semana entrante cumplirá 71 años, tendrá que responder en los próximos meses por otros procesos por corrupción, entre ellos la "compra" de parlamentarios de oposición y la compra subrepticia de un canal de televisión con fondos del Estado.

Comentá la nota