Condena mundial por otra prueba nuclear de Corea del Norte

El presidente de los EEUU, Barack Obama, y el primer ministro británico, Gordon Brown, criticaron los ansayos y aseguraron que son una "amenaza a la paz". Reclamaron a la comunidad internacional se "tomen medidas urgentes"
Corea del Norte realizó una segunda prueba nuclear subterránea, siendo la primera prueba de Pyongyang en octubre del 2006 y a sólo dos meses del lanzamiento de un cohete que se cree fue la prueba de su misil de largo alcance.

Previamente, las autoridades surcoreanas habían asegurado que detectaron un "sismo artificial" en el norte del país vecino, una indicación de posible prueba nuclear. Como consecuencia de esto, el presidente de Corea del Sur, Lee Myung-bak, convocó a una reunión de emergencia del gabinete de ministros.

Sin embargo, según informó la agencia de noticias surcoreana Yonhap, Corea del Norte llevó a cabo no sólo un segundo ensayo nuclear, sino que posiblemente también probara un misil de corto alcance. Citando fuentes no identificadas, Yonhap dijo que el misil, con un alcance estimado de 130 kilómetros, fue disparado desde la costa este del país comunista.

Ante esto, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, dijo que las pruebas eran un "asunto de grave preocupación para todas las naciones" y que merecían una respuesta de la comunidad internacional. En un comunicado, el mandatario norteamericano señaló que "Corea del Norte está desafiando directa e imprudentemente a la comunidad internacional. El comportamiento de Corea del Norte incrementa las tensiones y socava la estabilidad en el noreste asiático".

"Los intentos de Corea del Norte por desarrollar armas nucleares, así como su programa de misiles balísticos, constituyen una amenaza para la paz y la seguridad internacional", apuntó Obama, quien agregó que Washington trabajaría a través del Consejo de Seguridad de la ONU para hacer frente al tema.

El primer ministro británico, Gordon Brown, calificó de "equivocada, insensata y un peligro para el mundo" la nueva prueba nuclear realizada. El ensayo socava los esfuerzos de paz en la región, advirtió Brown en una declaración emitida en Londres.

En tanto, Japón tiene previsto convocar a una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, señaló el viceministro del Exterior Mitoji Yabunaka.

Japón "no tolerará" el comportamiento de Corea del Norte, aseguró un portavoz gubernamental. "Si la prueba nuclear es confirmada, es una clara violación de la resolución del Consejo de Seguridad y Japón tomará medidas decisivas", declaró el secretario en jefe del gabinete Takeo Kawamura.

Comentá la nota