La condena, un golpe al plan del

La condena, un golpe al plan del
VIEDMA (AV).- La condena a cuatro años de prisión efectiva que le impusieron por pagarle coimas a un funcionario rionegrino impactará mucho más allá de la figura de Carlos "Cacho" Ferrari.
El ex concesionario de los casinos en Río Negro se asoció el año pasado con el empresario kirchnerista Cristóbal López, quien explota, entre otras salas, el Casino Club de Puerto Madero.

López y Ferrari planificaron su alianza como la llave para expandir y manejar el juego en la provincia de Buenos Aires, donde el último posee dos salas de bingo en Zárate y Tres Arroyos.

Un dato sobre la estrecha relación entre ambos fue la compra de Tecno Acción por parte de López. Según el fallo dictado el jueves por la Cámara Criminal de Viedma, esa empresa fue la utilizada para pagar dádivas al ex titular de Lotería de Río Negro, Miguel Irigoyen, quien terminó condenado a cinco años de prisión efectiva, inhabilitación a perpetuidad para el manejo de fondos públicos y de tres años para el ejercicio de cargos.

¿Qué análisis harán ahora los funcionarios de la provincia de Buenos Aires ante las pretensiones de López y Ferrari?

Seguramente la condena será un pésimo antecedente y un sombrío augurio para los intereses del empresario kirchnerista.

Mientras tanto, los abogados defensores de Irigoyen, Ferrari y Andrés Santamaría -condenado a tres años y medio de prisión- confirmaron ayer que apelarán el fallo de la Cámara de Viedma.

"Hay cuestiones importantes para debatir en casación", aseguró Jorge Crespo, patrocinante del ex interventor de Lotería.

Irigoyen se enteró del fallo recluido en su campo cercano a San Antonio Oeste. Su abogado, que a su vez recibió la información en Roca por parte de un colega viedmense, fue quien le transmitió la novedad.

"Su estado de ánimo es pésimo, está molesto porque pregonó a los cuatro vientos su inocencia. Él conoce el expediente. Cuando le comuniqué la sentencia preguntó qué pasos nos quedan y por supuesto que vamos a continuar", afirmó Crespo.

A Irigoyen se lo condenó por haber recibido coimas por 1.175.701 pesos y dádivas por 152.994,56.

"La Cámara ha dado una opinión no fundada en las pruebas del expediente y una sentencia no puede ser una opinión, no puede dejar lugar a dudas ni a segundas interpretaciones", indicó el letrado. Luego sostuvo que "el fallo es contundente para quien no ha buceado en el expediente. A poco de leer el expediente se ve que es un fallo revisable. Tuve, tengo y voy a seguir teniendo respeto en el criterio jurídico de la Cámara, pero en este caso puntual ha fallado en una manera diferente de lo que surge del expediente".

Manuel Maza, defensor junto a Mariano Di Meglio, de Carlos Ferrari, coincidió en que la medida será recurrida y se descuenta que lo propio hará Juan Pablo Chirinos, defensor de Santamaría.

Comentá la nota