Concursos de ascenso

El gobierno, más flexible con la idea de acordar con los médicos.
En el Ministerio de Salud Pública piensan llamar la semana que viene a las autoridades del Colegio Médico, en un nuevo intento por consensuar el proyecto de ley que elimina los cargos de por vida y obliga a los médicos a revalidarlos cada cinco años. La iniciativa oficial plantea que el que no tiene éxito en el concurso debe bajar una categoría, pero el ministro Oscar Balverdi dijo ayer que están dispuestos a buscar alternativas. En la entidad profesional se mantiene inflexibles y se oponen terminantemente a la posibilidad de perder la categoría. El gobierno quiere que el proyecto sea tratado en Diputados en la extraordinaria de este mes.

Hasta ayer, tanto el gobierno como los médicos se habían mantenido firmes en defender sus posiciones. Pero desde Salud Pública, Balverdi aseguró que volverán a escuchar a la cúpula del Colegio Médico y "vamos a buscar algunas alternativas para que todo salga por consenso y que no existan sectores disconformes".

El proyecto persigue el propósito de que los cargos médicos en hospitales y centros asistenciales se concursen periódicamente, lo que implica que los profesionales que ganen los concursos no se queden de por vida en ese puesto. Para eso, el proyecto dice que los jefes de clínica y jefe de servicios de hospitales, que son grado 7 y 6 respectivamente, tendrán que revalidar el cargo mediante concursos de antecedentes y oposición cada cinco años. Y el profesional que pierda, bajará al grado inmediato inferior para dejarle el lugar al que ganó el concurso y ascendió.

El año pasado, cuando se conoció el proyecto, el Colegio Médico puso el grito en el cielo. Y ayer, el presidente de la entidad, Jorge Urcullu, mantuvo la misma posición. Dijo que no se oponen a los concursos, pero que es inconstitucional que a una persona que ganó un cargo por concurso se lo haga perder la categoría o el grado. Proponen que si fracasó en el intento de revalidación, se le mantenga el cargo y cumpla otras funciones. Por ejemplo, que se dedique a formar a los que están en categorías inferiores en una especie de consultoría permanente.

Balverdi no dijo cuáles son las alternativas que analizarán, pero aseguró que "hay muchas posibilidades de acordar, estamos dispuestos a dialogar como lo hacemos siempre".

La intención oficial es llegar a un consenso lo antes posible, para poder mandar el proyecto que modifica la Ley 2580 a la Legislatura. El plan es que sea tratado en el recinto, en donde es casi un hecho que será aprobado porque el oficialismo tiene amplia mayoría, en la sesión extraordinaria que está prevista entre el 15 y 20 de febrero.

Comentá la nota