Los concursos acaban con los privilegios

Andruet destaca la democratización que suponen los Consejos de la Magistratura.
Armando Segundo Andruet (h) saludó la reciente conformación del Consejo Asesor de la Magistratura en Tucumán. "Estos órganos son como las columnas vertebrales sobre las que se genera un proceso auténtico de democratización de los poderes judiciales, porque estos dejan de ser espacios o cotos de privilegios de familias, de grupos de poder, de intereses políticos o de movimientos ideológicos, y se convierten en un ámbito plural donde se aprecian las diferencias que, naturalmente, la vida y las personas tienen", aseveró.

El magistrado cordobés está persuadido del avance que significa que haya concursos para seleccionar a los futuros jueces. "Esto rompe con la endogamia de los poderes judiciales, porque aparecen agentes externos que nunca antes habían tenido oportunidades y que pueden desbaratar a quienes, históricamente, venían ocupando esos cargos. A veces, está muy bien que los desbaraten, porque lo nuevo supone ideas progresistas, miradas diferentes y hasta saltos ideológicos que corresponden que sean considerados", recalcó.

No obstante, Andruet (h) advirtió que los concursos deben generalizarse como método para el ingreso a todos los cargos judiciales (funcionarios y empleados). "En la medida en que en los poderes judiciales no se aseguren los concursos internos siempre va a quedar un resquicio de manipulación, de control por alguien, y cuando los controles no son los institucionales pasan a ser individuales y subjetivos. Si impera esto último lo que termina habiendo son deslices que chocan con los propios principios de la Justicia, que acaba siendo afectada", subrayó.

Comentá la nota