El concurso para director del SAMCo no es caso cerrado

Si bien en los últimos días del mes de marzo pasado se conoció que el Dr. Roberto Vitaloni fue el ganador del concurso para desempeñar el cargo de Director del "Jaime Ferré", hecho ratificado en días posteriores por el propio Ministro de Salud de la provincia, aún no se conoce cuando se producirá la puesta en función de manera oficial.
Si bien en los últimos días del mes de marzo pasado se conoció que el Dr. Roberto Vitaloni fue el ganador del concurso para desempeñar el cargo de Director del "Jaime Ferrer", hecho ratificado en días posteriores por el propio Ministro de Salud de la provincia, aún no se conoce cuando se producirá la puesta en función de manera oficial.

De acuerdo con lo que CASTELLANOS pudo averiguar, recién en estos días se le habría requerido al Dr. Vitaloni la formal aceptación del cargo y esto ya estaría con respuesta afirmativa en el escritorio de la autoridad competente.

Ocurre que a partir de allí ingresa en la maraña burocrática hasta llegar a manos del gobernador Binner para la firma del Decreto respectivo, tránsito que demandará aún cierto tiempo.

Sin embargo, sólo será eso, cuestión de tiempo. No habrá otra cosa. Ocurre que las llamativas circunstancias que rodearon el concurso, circunstancias generadas desde el ámbito del Ministerio de Salud y desde la Jefatura del Nodo Salud Rafaela, no admiten ya más situaciones oscuras, pues desatarían un verdadero escándalo que las mencionadas autoridades tratarán de evitar.

De todas maneras, no debería considerarse a este concurso un caso cerrado. Sería injusto hacerlo. Porque no basta con que se haya proclamado oficialmente al ganador del mismo. Quedan aún por cerrar un número importante de hechos de los que al día de hoy, nadie se hizo cargo. Y no deben quedar en el olvido.

Por qué se anuló el concurso anterior y otros interrogantes

Recordemos que a poco de asumido el Dr. Hermes Binner, cuando restaban menos de 24 horas para la proclamación del Dr. Vitaloni como ganador, ya que había quedado como único postulante ante la deserción de la Dra. Marcela Kloster, se procedió a su a su suspensión argumentando defectos formales, pero además planteando que se "revisarían los requerimientos".

Cabe preguntar, por ejemplo, el por qué de tan intempestiva suspensión sin otros argumentos más que formalidades que nada tenían que ver con la justicia del concurso.

Es válido también preguntar a que venía eso de revisar los requerimientos, sobre todo a la luz de lo ocurrido posteriormente, que demostró precisamente que lo que se incorporaba debió ser anulado por irregularidades imposibles de avalar jurídicamente.

Y aunque en esto pueden intervenir cambios de humores personales, también podríamos preguntarnos por qué la Dra. Kloster renunció a competir hasta el final con el Dr. Vitaloni y después, no sólo se presentó al nuevo concurso, sino que incluso llegó a autoproclamarse como ganadora del mismo.

Pero lo que tiene particular gravedad es la conducta mostrada entonces por el Jefe del Nodo Salud, Dr. Alejandro Ruíz Díaz, quien deslizó en varios medios, entre ellos CASTELLANOS, que la verdadera razón subyacente a la anulación del concurso era que todo había sido hecho como para que el Dr. Vitaloni fuera el ganador. Llegó a tal grado de grosería y falta de decoro en sus declaraciones, que con ironía hasta sugirió que las cosas estaban tan "arregladas", que sólo habría faltado que pongan el número de documento del Dr. Vitaloni como requisito para acceder al cargo.

Nuestros archivos están a disposición para corroborar tan torpes declaraciones que en enlodan a un profesional altamente considerado en nuestra comunidad, desde el punto de vista ético, personal y profesional.

No en vano el propio Dr. Vitaloni reconoció a CASTELLANOS al momento de ser declarado ganador del nuevo concurso, que estaba contento, pero que el 2008 "fue un año demasiado duro, con demasiadas injusticias y demasiadas cosas dichas que fueron innecesarias". Y agregó "se olvidan que detrás de todo esto hay personas y familias…".

El Dr. Binner, que prometió "nuevos tiempos" en su campaña electoral, debería saber que funcionarios como los nombrados se encargan de desmentirlo con su conducta. Pero además hay otros temas que alguien debería explicar.

Oscuridades del concurso

Apenas conocidos los "nuevos requerimientos" para el concurso, hubo un ítem que mereció reparos y generó desconfianza: era el que pedía la presentación de un proyecto de gerenciamiento y funcionamiento del hospital.

Era indudable que se trataba de un punto de dudosa objetividad al calificarlo, ya que se trataba de coincidir con objetivos políticos que por definición se toman en estamentos superiores al del cargo que se estaba concursando.

Pero lo más grave se conoció con posteridad. Precisamente ese era el ítem que más puntos adjudicaba en el concurso. A un nivel "obsceno" como lo reconoció luego la Dirección de Asuntos Jurídicos.

Ocurre que en la marcha del concurso, y ahora con cuatro participantes, cuando nada lo presagiaba, la Dr. Kloster se paseó por distintos medios autoproclamándose como la ganadora del mismo y por tanto la nueva Directora, ante una supuesta comunicación de la denominada Junta de Escalafonamiento. Y su triunfo se debía precisamente… al puntaje obtenido en el tristemente famoso ítem del Proyecto de gerenciamiento y funcionamiento del Hospital.

Lo insólito de esa circunstancia y otras anteriores, llevaron al Dr. Néstor Aragón, concursante de la localidad de Huanqueros, al denunciar primero públicamente y luego por la vía administrativa, las irregularidades de un concurso que arrancaba con una suspensión sin fundamentos, que continuó con requerimientos que crearon fuerte sospecha, con otorgamientos de puntajes insólitos, con una concursante autoproclamada como ganadora y sin la realización de la prueba de oposición, tal como lo exige la Ley de Concursos de la provincia.

Ante la presentación del Dr. Aragón, era imposible sostener lo insostenible. Se cayó el puntaje "obsceno", se cayó el ítem y se ordenó la realización de la prueba de oposición. Con un agregado: ante la ahora normalizada situación del concurso, la Dra. Marcela Kloster pasó de ser la supuesta ganadora a quedar eliminada por diferencia de puntos. Ni siquiera pudo llegar a la prueba de oposición. Cabe, de todas maneras, una ineludible conclusión: de no mediar la presentación del Dr. Aragón, de no quedar por lo tanto al desnudo una burda irregularidad, la nueva directora del Hospital local sería la Dra. Marcela Kloster, quien puesta a concursar con el actual ganador, Dr. Vitaloni, en una ocasión abandonó y en la siguiente no siquiera pudo llegar a disputar la etapa final por falta de puntaje calificatorio.

A todo esto cabe señalar una coincidencia: tanto el Jefe del Nodo Salud, Dr. Alejandro Ruíz Díaz, como la Dra. Kloster, pertenecen al mismo grupo de poder, constituido por el sector dominante de la Asociación Médica. Circunstancia muy particular, que puede cobrar relieve a la luz de todo lo ocurrido en las diferentes etapas de un concurso cargado de irregularidades que finalmente quedaron al descubierto.

Por eso reiteramos: el tema del Concurso para Director del Hospital no debe ser un caso cerrado.

Se reparó un proceso administrativo cargado de sospechas luego corroboradas y se proclamó como justo ganador al Dr. Roberto Vitaloni. Pero no alcanza.

¿Puede continuar como Jefe del Nodo Salud quien implícitamente enlodó la calidad de hombre de bien y profesional idóneo del ahora ganador por concurso de la Dirección del Hospital? ¿Cómo podrá ese funcionario mantener una relación adecuada con quien fue denigrado públicamente por él?

¿Qué responsabilidad cabe a los distintos estamentos del Ministerio de Salud de la provincia, incluyendo al propio Ministro, en los desaguisados cometidos?

¿No amerita una investigación la realización de un concurso que quiso corregir supuestas faltas de transparencia del anterior y terminó con la vergonzante admisión de groseras irregularidades?

¿No será hora de que el gobernador Binner repase cuántos cuestionamientos a su imagen en nuestra ciudad tienen que ver con su relación con la Asociación Médica y con algunos de sus integrantes en particular?

Estas y varias preguntas vinculadas a ellas, nos llevan a decir que el tema del concurso para designar Director del Hospital es un caso que no debe culminar con la designación del Dr. Vitaloni, además debe dar con las respuestas a interrogantes que todos se hacen y con la adjudicación de responsabilidades que aún no tienen nombres y apellidos. Entonces sí se habrá llegado a su final y el proceso podrá cerrarse dignamente.

Comentá la nota