En vía de concreción la III etapa del canal de Yerba Buena

Se abrieron los sobres de la licitación para la concreción de la obra que tiene un presupuesto de 6.5 millones de pesos. El canal es un gran colector y recibe caudales provenientes de ríos y arroyos.
La tercera etapa del canal Yerba Buena comenzó a desandar con la apertura de la licitación privada para su construcción. El colector, de gran importancia, recibe los caudales de la cuenca del río Muerto, situado al oeste del Gran San Miguel de Tucumán, en el departamento de Yerba Buena. Se ubica en la vertiente oriental de las Sierras de San Javier y descargan en el mismos sus aguas pluviales los arroyos El Parque, Frontino, Las Conchas, Doña Hortensia, Las Cañas. Se suman a estos caudales, los aportes de parte de la trama urbana de esa ciudad.

Esta obra fue pensada y diseñada para conducir los aportes de todos estos arroyos, ya que llegaban del pie de monte y se dispersaba desordenadamente por la zona, provocando daños materiales a los habitantes del área urbana y a las fincas situadas en las inmediaciones.

Del acto de apertura de sobres, que se realizó en el salón Roberto Medinas de la Dirección Provincial del Agua (DPA), participaron el director y subdirector de esa repartición, Juan José Sirimaldi y Mario Parrado respectivamente, además de técnicos de la DPA y representantes de las empresas oferentes.

Presentaron la documentación de rigor, interesadas por realizar el trabajo que tiene un presupuesto de 6.449.882.90 pesos al mes de junio del año pasado, las firmas Invialco SA, Galindo Construcciones, Ingeco SA y ByM, las cuales licitaron ofertas por encima del monto definido para la obra, con porcentajes de oscilaron entre el 8.14 por ciento y 14.20.

Para el sistema se propuso la obra de conducción y la sistematización de la cuenca de aporte.

En estos trabajos se propone una nueva sección de revestimiento del canal Yerba Buena, que da continuidad a la Etapa I y II, con la adopción de una pendiente que garantice velocidades no erosivas del flujo de la corriente. Es por ello que se ha dispuesto una serie de saltos, y que además de salvar la pendiente, permiten obtener velocidades de escurrimiento controladas.

La sección que se propone es de tipo rectangular con un ancho que varia entre los 20 y 17 metros, esta última en coincidencia con los saltos.

La entrada de agua desde el country Las Yungas, ya ejecutada, hecha en hormigón, se ampliará en longitud y deberá reemplazarse por una nueva obra cuya luz tiene que ser superior al ancho del canal. La nueva sección de escurrimiento es mayor a las luces de los puentes, razón por la cual deberán construirse nuevos cruces.

Con el objeto de dar seguridad al tránsito de peatones y vehículos, se ha previsto que sobre ambas márgenes del canal, se coloquen barandas Flex-Been para evitar que se produzcan accidentes.

Comentá la nota