Las conclusiones de la auditoría. En Gamsur detectan pagos en negro y aumentos desmedidos

El control a las cuentas de la mixta reveló una suba salarial del 48%. Ese ajuste injustificado le fue facturado al Estado local. Además, hubo pagos irregulares a los empleados.

Pocas empresas argentinas deben haber registrado en 2008 un aumento de sueldos tan desmesurado y meteórico como el que declaró Gamsur. Según la empresa mixta, el año pasado gastó en los salarios de sus empleados un 48,31 por ciento más que en 2007. Lo llamativo, según remarcaron los auditores que contrató el Tribunal de

Cuentas, es que el convenio colectivo de los recolectores tuvo subas que fueron del 26,6 al 27,2 por ciento.

"Rápidamente se advierte el incremento sostenido del costo de mano de obra en relación a otros ejercicios anteriores, siendo entre 2007 y 2008 superior al incremento porcentual de la masa salarial establecida por los convenios colectivos aplicables, lo cual se traslada impactando directamente en el cálculo de mayores costos que presentara la empresa al Municipio. Al día de la fecha no ha podido determinarse la razonabilidad de los incrementos pagados", dice el informe que los tres auditores -el abogado Bartolomé Angeloni y los contadores Sergio Fernández y Mario Paoloni- le presentaron al Concejo Deliberante en las últimas horas.

Sin justificación, el rubro sueldos y jornales pasó en Gamsur de 9.643.949 pesos a los 14.302.998 pesos que declaró en 2008.

Los auditores remarcaron que esos aumentos desmesurados, que duplicaron los cálculos más pesimistas de la inflación, terminaron impactando en la factura que la empresa mixta le pasó al Municipio. Y recomendaron que una parte de esos 14,3 millones no sea reconocida.

Desde hace 8 días, los pagos por mayores costos a Gamsur, la empresa encargada de la recolección de residuos y el mantenimiento del alumbrado público, han monopolizado la atención del gobierno y la oposición, provocado un conflicto de poderes y derivado en una denuncia judicial de final imprevisible. Todo comenzó con una auditoría que en febrero ordenó el Tribunal de Cuentas. El 2 de julio, el órgano de control dio a conocer sus conclusiones sobre los mayores costos de Gamsur y reveló que no deberían sobrepasar los 5,4 millones de pesos. Esa cifra dejó mal parado al gobierno de Juan Jure, que había reconocido 7,5 millones de pesos por el efecto de la inflación en 2008, y más aún a los empresarios que intentaron cobrarle al Estado 12,6 millones de pesos.

En su conferencia de prensa, los tribunos revelaron que las principales irregularidades encontradas por la auditoría estaban concentradas en el rubro Mano de Obra.

Ahora, el informe de Paoloni, Angeloni y Fernández indica no sólo que no hay una explicación para que la partida de sueldos haya crecido más del 48 por ciento en Gamsur; además, remarca que hubo pagos en negro a los empleados y excesos en las horas extras y ratifica que un plus salarial que se habría pagado sólo una vez fue facturado durante 13 meses al Municipio.

En la página 9 del informe, los auditores señalan que la empresa mixta intentó computar como costo salarial un adicional no remunerativo que no figura en los recibos. "No se encuentran respaldados por ninguna norma legal ni aparecen en los recibos que se acompañan en el expediente como documentación respaldatoria de los cálculos efectuados, a excepción del mes de diciembre de 2008. En dicho período, los recibos exhiben el pago de adicionales no remunerativos pero no coinciden los montos con los utilizados para el cálculo de los mayores costos. Por lo tanto, no pueden ser reconocidos", se lee.

En otro párrafo, los auditores deslizan que, aun cuando la empresa haya pagado esos adicionales, el Estado no debe admitirlos porque habrían sido en negro. "En caso de que se considerara que se trata de pagos habituales, como plantea la empresa, tampoco deben ser reconocidos en base a que los adicionales no remunerativos abonados a los empleados de Gamsur SEM -y que este cuerpo de auditores no acepta- configuran sumas abonadas de manera irregular; es decir, que sobre dichos pagos no se efectúan aportes ni contribuciones", dice el informe. Y agrega que, de ninguna manera, el Municipio puede avalar el pago de sumas en negro.

En su informe preliminar, los técnicos del Tribunal de Cuentas no señalan que la fórmula polinómica usada para calcular los mayores costos sea inconstitucional, un aspecto que sí mencionó el órgano de control y generó polémica. Al contrario: dicen que aplicaron la fórmula y, en la mayoría de los rubros, les dio igual que a la Secretaría de Economía. Sólo en la partida de sueldos se encontraron diferencias sustanciales.

Esos pagos en negro que mencionan los auditores y que serán analizados por la Justicia Federal en el marco de la denuncia por presunta evasión impositiva, podrían generarle a la empresa más de un dolor de cabeza.

Comentá la nota