Conciliación para después de elecciones

Los gobiernos, los sindicatos y las empresas acordaron posponer hasta después de las elecciones del 28 de junio las definiciones sobre el futuro laboral del petróleo en la cuenca Neuquina. La conciliación obligatoria que había decretado el ministerio de Trabajo de la Nación vencía ayer, sin haber avanzado en una solución que terciara entre los intentos de las compañías de bajar su costo laboral y la defensa gremial de los intereses de sus afiliados.
El sindicato petrolero que maneja Guillemo Pereyra -con acción en Neuquén, Río Negro y aspiraciones en La Pampa- recorrió ayer junto a funcionarios de los ministerios nacionales de Planificación Federal y de Trabajo, además del director provincial de Hidrocarburos, Alex Valdez, algunos de los yacimientos donde las operadoras comprometieron el regreso a la actividad de equipos perforadores.

Las empresas que firmaron ese compromiso son YPF, Apache y Petrobras. Pereyra le dijo ayer a "Río Negro" que las tres están cumpliendo con lo firmado, pero protestó por el hecho de que se trata de reposiciones de equipos sacados de los yacimientos después del 28 de noviembre de 2008.

En este momento hay en la región unos 700 trabajadores suspendidos, que cobran sólo el salario básico sin los adicionales.

Comentá la nota