Conciliación obligatoria Inspecciones en el municipio por la seguridad laboral

Hubo una nueva audiencia para destrabar el conflicto con el Ejecutivo por los reclamos salariales, pero no se llegó a ninguna solución. Los plazos dispuestos por el Ministerio de Trabajo finalizan el próximo 25 de noviembre y volverían los paros. Hubo inspecciones en distintas áreas municipales para constatar déficits en Seguridad e Higiene.
La conciliación obligatoria dispuesta por el término de quince días por el Ministerio de Trabajo, en el conflicto que mantienen los trabajadores municipales con el Ejecutivo comunal, va llegando a su fin sin que se logren resultados, por el contrario, la rispidez parece agravarse por parte de la dirigencia sindical que ahora arrecia con denuncias sobre la falta de seguridad laboral.

Respecto a esto último, entre la jornada del martes y ayer, personal del Ministerio de Trabajo, junto a especialistas en Seguridad e Higiene de los sindicatos que nuclear a empleados municipales, realizaron inspecciones en distintas áreas comunales para constatar las irregularidades manifestadas por la dirigencia.

Dichas tareas se cumplimentaron en el Cementerio, el Hogar de Ancianos y el Corralón municipal.

Déficits

Según dichos de los sindicalistas "los funcionarios se llevaron un ‘cuaderno completo’ sobre las irregularidades halladas en materia de Seguridad e Higiene. Se constataron innumerables déficits que ahora deberá valorar la cartera laboral".

Si bien el conflicto está enmarcado en el reclamo de mejores salarios propuestos en consonancia por parte del sindicato muni-cipal y la Asociación de Trabaja-dores del Estado (ATE), dentro del "paquete" también se solicita a la gestión de Osvaldo Cáffaro, mejoras en materia de seguridad laboral.

Desde la organización sindical señalaron a EL DEBATE que "las próximas inspecciones previstas estarán enfocadas a los vehículos y maquinarias de la comuna que utilizan en sus tareas los empleados municipales. Hay automóvi-les que ni siquiera tienen cumplimentada la verificación técnica, cuando la municipalidad debiera dar el ejemplo en el cumplimiento de las normas".

Añadieron que "se transporta al personal en camiones que ni siquiera poseen barandas, ni refugio contra las inclemencias climáticas. Realmente hay una despreocupación total", puntualizaron.

Sin soluciones

Por otra parte, en la mañana de ayer se llevó a cabo una nueva au-diencia para conciliar a las partes en conflicto. EL titular de ATE a nivel local, Juan Carlos Zabala, al ser consultado al respecto por EL DEBATE, dijo que "el Ejecutivo no cambió su posición, fue con la misma propuesta por lo que volvimos a rechazarla".

Añadió Zabala que "la concilia-ción obligatoria concluye el próximo 25 de noviembre y allí analizaremos cómo seguimos, lo cual seguramente será con medidas de fuerza, debido a la insensibilidad de la gestión comunal".

Tiempo indeterminado

Vale recordar que los trabaja-dores municipales habían decretado una huelga por tiempo indeterminado, que finalmente fue levantada debido a la intervención del Ministerio de Trabajo que declaró la conciliación obligatoria.

Asimismo en su última sesión el Concejo Deliberante instó a la municipalidad a solucionar el gra-ve problema suscitado. Zabala, aseguró que desde la municipalidad, los funcionarios "siguen aplicando mecanismos de presión contra los trabajadores, violentando sus derechos y generando persecuciones". Sostuvo que "quieren manejarse como patrones de es-tancia y eso no lo podemos permitir".

Los tiempos se acaban

Para el próximo 23 del corriente está prevista una nueva audiencia de conciliación, Zabala aún mantiene la esperanza de que el Ejecutivo "traiga una propuesta que nos satisfaga, algo más serio que hasta ahora", concluyó.

Comentá la nota