Conciliación general, obra pública y turismo, primeras "salidas" a la crisis

Son las propuestas que se escucharon tras el encuentro multisectorial. Hubo coincidencias en que la reactivación de la obra pública y el mayor impulso al turismo son acciones que generan ingresos de inmediato y benefician a varios sectores productivos.
La reunión que marcó el debut del Consejo Económico y Social ya pasó. Y si bien poco se pudo conocer de lo que hablaron dirigentes gremiales, del campo, del turismo, la hotelería, el comercio, la industria, funcionarios y legisladores, se empezaron a escuchar las primeras acciones sugeridas para lograr el blindaje de la provincia ante la crisis mundial y nacional. Reimpulsar la obra pública, incentivar el turismo y aplicar una conciliación obligatoria “general” para preservar el empleo son algunas de las “salidas” propuestas a nivel local.

La necesidad de incrementar y fortalecer la obra pública en todo el territorio provincial es la idea que tuvo más consenso en el primer encuentro multisectorial en Casa de Gobierno. Diputados, senadores y sindicalistas coincidieron en que es la única forma de activar rápidamente la economía porque es un sector que genera movimiento en otros rubros. “La obra pública tiene un efecto multiplicador”, transmitió el ministro de Hacienda, Alberto Pérez, quien ofició de vocero y tendrá la misión de coordinar los próximos cónclaves del órgano consultivo.

Aunque las opiniones no sólo apuntaron a la ejecución de obra sino también a la celeridad que le debe imprimir el Gobierno a los trámites administrativos para que no haya demoras en el inicio de los trabajos. El reclamo generó la inmediata reacción del jefe de Estado, Alberto Rodríguez Saá, que en la Sala de Situación manifestó su intención de adelantar obras que estaban programadas para el 2009.

En ese plano, el tridente de diputados de la oposición que fue invitado a participar del Consejo Económico y Social insistió con poner en marcha las 10 mil viviendas en la capital, equivalente al número de pre-inscriptos registrados hace un año. Mientras que desde el Estado contraatacaron con pedirles a los legisladores del Frente Juntos por San Luis que acompañen las gestiones de la provincia ante Nación para “bajar” más casas del Plan Federal, que financia edificaciones de hasta 55 metros cuadrados.

En el encuentro inaugural hubo varias voces que se plegaron detrás de la urgencia de incentivar la actividad turística, entre ellos Nirma Fernández de la Cámara de San Luis y Hugo Ledesma de la institución homónima de Villa Mercedes. Para el ministro, las razones para apuntalar el turismo son similares a las de la obra pública: provoca muchos recursos instantáneos al comercio, a la industria, a la hotelería y a la gastronomía.

En tanto desde la oposición se lanzó una sugerencia ambiciosa. Ayer el diputado del Frente Juntos por San Luis, Amado Neme, reveló que su bloque planea solicitar una especie de conciliación obligatoria general para amparar a los trabajadores de cualquier rubro o sector de toda decisión empresarial emanada por la crisis. “El trabajador siempre es el eslabón más débil de la cadena”, argumentó el legislador en medios radiales sobre la medida que pondría obstáculos para las suspensiones y despidos de personal, especialmente en el sector industrial.

El diagnóstico inicial

“Algunos son poco optimistas con el tema de la crisis, otros más”. La frase del presidente del bloque de diputados Frente Juntos por San Luis, Pedro Risma, resume el abanico de realidades que se expusieron en la reunión que marcó el punto de partida del Consejo Económico y Social.

La situación de los industriales fue una de las más críticas por la disminución de la producción, del consumo interno y el problema con las exportaciones a raíz de la devaluación del real brasileño y del peso chileno.

Los comerciantes, abroquelados en las cámaras de San Luis y Villa Mercedes, no tuvieron dudas en reconocer que octubre fue un mes muy flojo en las ventas.

Mientras que el campo, representado por dirigentes de todas las entidades rurales de la provincia, planteó su serio inconveniente con las exportaciones y el Gobierno parece encaminado a analizar un paliativo por medio de cambios en el régimen impositivo, según dejó entrever el ministro de Hacienda.

Luego del diagnóstico individual, el Estado decidió abrir el juego a cada área específica para que avancen en la búsqueda de soluciones. Y los adelantos de las negociaciones particulares se conocerán los martes a la tarde, en las reuniones plenarias del Consejo Económico y Social.

Comentá la nota