Concesionarios petroleros pagaron sólo 13% de lo prometido para escuelas

Los plazos se vencieron y las firmas sólo cancelaron 1.023.000 de pesos de los 7.967.000 que correspondían.

La primera cuota del aporte solidario para educación que comprometieron las firmas a las que se les adjudicaron las 12 áreas petroleras que concesionó Celso Jaque en el 2008 ya se venció. En Contaduría General de la Provincia ingresaron 1.023.000 pesos de los 7.967.000 pesos de lo pactado, esto es 12,85 por ciento de los fondos comprometidos en su momento.

El incumplimiento es importante, pero estos aportes no estaban especificados en el pliego de licitaciones, por lo que ahora Fiscalía de Estado deberá analizar qué tipo de sanciones puede aplicar la Provincia, aunque está descartada la caída de la concesión, precisamente, por no estar incluido este compromiso en los pliegos. La información fue confirmada por el director de Petróleo, Daniel Cibeira, que la semana pasada notificó del incumplimiento a Fiscalía de Estado. Ahora será el fiscal Joaquín de Rosas -que regresa de vacaciones en febrero-, quien determinará el futuro de la sanción a aplicar.

Las firmas que se quedaron con las 12 áreas petroleras hace más de un año y se comprometieron a invertir unos seis millones de dólares en educación que debían desembolsarse en tres cuotas concretaron pagos parciales en los últimos días y sólo una canceló el 100 por ciento y lo hizo por anticipado. Así en la cuenta del Banco Nación ingresó el total de los aportes por Río Atuel. Esta área, concesionada por Petrobras-Tecpetrol, fue entregada el 24 de abril por lo que los aportes vencían ese día, pero el desembolso se ejecutó en un 100 por ciento. Mientras Cerro Los Leones, que quedó en manos de Cía General de Combustibles S.A., Petrolera Piedra del Águila y Desarrollos Energéticos SA, debía pagar 350 mil pesos y no ha efectuado ningún aporte.

Sobre las siete áreas que quedaron en manos de Ketsal SA-Kilwer SA, la UTE ligada al grupo Vila-Manzano sólo se registran aportes parciales. Así sobre el área Malargüe se cancelaron 18 mil pesos, cuando correspondían 51; sobre Chachahuen 316 mil, cuando se debían 3.209.000 pesos; sobre Ñacuñán 19 mil pesos , cuando correspondían 134 mil; sobre Pampa del Zebo, 19.500, cuando correspondían 854.000; otros 19 sobre Zampal Norte, cuando correspondían 133; 13.500 sobre Coirón I y II, cuando debían depositarse 297.000, y 13.500 sobre San Rafael, cuando debían depositarse 91.000.

En el caso de las dos áreas que quedaron en manos de YPF fueron Los Tordillos Oeste y Payún Oeste no se han registrado aportes, aunque, según la Dirección de Petróleo, han comprometido el pago por estas horas, porque el retraso obedecería a una demora involuntaria generada en el mecanismo elegido para transferir los fondos. Sin embargo, hasta la semana pasada en Contaduría no se registraba el pago.

Así, la única de las firmas cuyo plazo aún no ha operado es Oil MyS, que concesionó Río Diamante, y el primer vencimiento operará el 28 de julio, teniendo en cuenta que ese día del 2009 se entregó el área.

La cuenta está dispuesta en el Banco Nación desde principios de octubre pero registra estos aportes parciales que deberán ser destinados a Educación. Por esto desde fines de octubre, la Dirección General de Rentas (DGR) envió una especie de "ayuda memoria" que los notificaba de los vencimientos.

El fondo, que supera los 6 millones de dólares y su desembolso se pactó en tres cuotas, es solidario pero estaba acordado en la licitación aunque no quedó especificado en los pliegos, por esto, el Gobierno analiza de qué forma puede sancionar y hasta se especula con cobrar fuertes intereses a quien no haga sus aportes en tiempo y forma. La titular de la DGR, Alicia Chacón, consideró que pueden aplicarse las mismas multas e intereses que en el caso de un incumplimiento registrado por cualquier mendocino.

Así, el director de Petróleo ya envió las planillas a Fiscalía de Estado para que sea este organismo el que aconseje sobre las sanciones que deben aplicarse.

adjudicadas. A principios de mayo

del 2008, el Gobierno anunció la adjudicación de 11 áreas petroleras, 7 de las cuales quedaron en manos de la firma Ketsal-Kilwer, en la que tienen participación Daniel y Alfredo Vila y José Luis Manzano. Luego del proceso de licitación -que se concretó durante la administración de Julio Cobos-, el gobierno de Jaque negoció que cada una de las firmas aportara 2% de la inversión total para destinarlo a un fondo solidario para proyectos educativos. Esta entrega se haría en tres cuotas, pero, a un año y medio de la adjudicación se registran incumplimientos totales y aportes parciales.

Meses después, otra de las áreas que había quedado en suspenso -Río Atuel- también fue concesionada y quedó en manos de Petrobras, con lo que suman 12 las firmas que comprometían una inversión de 290 millones de dólares. En total sumarían 6.291.604 dólares que deben destinarse a proyectos de inversión educativa, y el primer desembolso debía ejecutarse en el momento de comenzar los trabajos de exploración. esquema en mente. El cumplimiento de los aportes solidarios es crucial, teniendo en cuenta que es el modelo que busca Celso Jaque para destrabar la actividad minera. La idea de pedir a las firmas -en su mayoría internacionales- la obligatoriedad de generar empleo pero también aportes solidarios apuntados a determinadas áreas de la provincia, fijados a base de la inversión y las ganancias proyectadas, ronda en la cabeza del equipo jaquista desde que asumió el control del Ejecutivo.

En este escenario, el poder del Gobierno para obligar a los concesionarios a efectuar los pagos comprometidos será la clave para el futuro del esquema que Celso Jaque pretende impulsar.

Comentá la nota