Los concesionarios en conflicto de Playa Grande no serán desalojados

La comuna espera que los titulares de tres balnearios de Playa Grande acepten el acuerdo que firmó el resto de los concesionarios, quienes restituirían sus unidades fiscales al concluir la temporada. Si no lo hacen el municipio recurrirá a la Justicia par

La administración municipal dio esta semana el primer paso para lograr vencer la resistencia de los concesionarios de Playa Grande de restituirle a la comuna tres balnearios y despejar así el camino para avanzar con un proceso de licitación que permita remodelar el complejo.

El lunes, los titulares de las unidades 4A, 7 y 8 fueron notificados de que deberán devolverle al municipio el control de esos establecimientos ya que sino el Departamento Ejecutivo recurrirá a la Justicia para obtener una orden de desalojo.

La gestión de Gustavo Pulti confía en que si presentara una demanda, obtendría una rápida respuesta que le permitiría expulsar a los concesionarios que se resisten a firmar un acuerdo para ceder las playas, el cual ya fue acatado por el resto de los empresarios del complejo.

Sin embargo, fuentes del Ejecutivo subrayaron ayer que en primer lugar se tratará de agotar la instancia de negociación. Y precisaron que si eso no diera resultado y hubiera que reclamar la intervención de un juez, el desalojo se haría efectivo recién después de la temporada.

La controversia entre la gestión de Gustavo Pulti y los concesionarios de Playa Grande se inició en diciembre de 2007, cuando el jefe comunal expuso su decisión de promover una licitación para realizar una reforma integral del complejo. La idea consiste en generar inversiones que permitan mejorar la infraestructura e incorporar servicios que garanticen el aprovechamiento del lugar durante todo el año.

El Ejecutivo consideró entonces que el plazo original de los contratos de explotación habían llegado a su fin y que por lo tanto tenía atribuciones para negarse a otorgar otros 5 años de prórroga, los cuales comenzaron a correr desde la temporada pasada.

Luego de una larga negociación, finalmente el municipio propuso meses atrás conceder sólo 2 años de esa prórroga, comprometiendo a los concesionarios a restituir los balnearios al concluir este verano. A cambio de eso, la comuna decidió otorgarles una preferencia en el caso de que decidieran participar de la licitación, que comenzaría a desarrollarse en el transcurso de este año.

La mayoría de los empresarios aceptó firmar el acuerdo, el cual fue ratificado por el Concejo Deliberante.

Pero los titulares de los balnearios 4A, 7 y 8, a cargo de las empresas Leopoldo S.A y Paseo de las Toscas S.A lo rechazaron, reclamando que fueran respetados los 5 años de prórroga, lo que les permitiría extender sus concesiones hasta el 2012.

La notificación emitida esta semana intima a los empresarios a acatar la orden de restituirle al municipio los balnearios 4A, 7 y 8 en un plazo de 5 días hábiles, el cual llega a su fin el martes que viene, le explicó a LA CAPITAL el secretario de Gobierno, Juan Guiñazú. Según precisó el funcionario, el Ejecutivo "no tiene interés" en realizar un desalojo compulsivo en lo inmediato. "Les estamos informando que si no aceptan esta disposición la Municipalidad va a pedir la intervención de la Justicia", señaló.

El Gobierno tiene la seguridad de que si recurre a los Tribunales obtendrá un fallo a su favor sin inconvenientes. El secretario en lo Legal y Técnico, Martín Colombo, precisó ayer que ya cuenta con todos los elementos necesarios para iniciar la demanda e incluso solicitar la intervención de algún juez de turno en plena feria judicial. Colombo precisó que años atrás, ante conflictos similares, la Municipalidad siguió procedimientos diferentes, al tomar posesión de balnearios de manera directa, sin solicitar de manera previa una autorización de la Justicia. Pero en 2003 fueron creados los juzgados en lo contencioso administrativo que funcionan como una instancia intermedia para que el Estado reclame la tutela y el dominio de sus bienes.

Acto de tolerancia

Una vez concluida al temporada estival, la Municipalidad de General Pueyrredon será la única parte con derecho sobre los balnearios de Playa Grande, de acuerdo a la postura del Ejecutivo.

"Yo entiendo que cuando se agote el acto de tolerancia que estamos sosteniendo sobre los tres concesionarios en conflicto, los balnearios volverán a manos de la Municipalidad", manifestó ayer Colombo.

Tras resaltar que sólo por una cuestión política es que no se ha pedido el desalojo de las tres unidades cuyos titulares representantes se niegan a reconocer el vencimiento del contrato, el secretario en lo Legal y Técnico de la municipalidad aseguró que "sería una medida de sana política, de lógica urbanística, iniciar el próximo proceso licitatorio con todas la unidades disponibles, porque de esa manera se facilitarían la cosas jurídicas y se valoraría mejor todo el complejo".

Finalmente recalcó la idea de que "a mi juicio, nadie hoy en día tiene derechos sobre esas unidades".

Comentá la nota