Las concesionarias de Santa Fe pierden ventas por la carga fiscal

Las concesionarias de Santa Fe pierden ventas por la carga fiscal
Los compradores de autos cero kilómetro se fugan de Santa Fe hacia Córdoba y a Buenos Aires. La tendencia registra varios meses pero se agudizó en el verano: en la primera quincena de marzo, la provincia bajó del 10 por ciento histórico de participación en el número total de patentamiento nacional al 8,46 por ciento. En comparación con igual período del año anterior, en territorio santafesino se vendió un 30 por ciento menos de autos nuevos.
 En cambio, en el mismo período, en la provincia de Córdoba las ventas subieron 0,47% y en Buenos Aires crecieron 1,77%. ¿Las razones? "Es claro que ya no se puede culpar a la crisis del campo. Córdoba y Buenos Aires están ligadas al sector agropecuario y vendieron más autos que el año pasado. Los compradores de Santa Fe se van a otras provincias porque pagan el mismo auto unos dos mil pesos menos", explicó a La Capital Horacio Delorenzi, director de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara).

El impuesto resistido. Los empresarios señalan que esta diferencia que en algunos casos alcanza los 2.000 pesos es producto de la aplicación del impuesto a los ingresos brutos del 3,5 por ciento que pagan santafesinos y que el 90 por ciento del universo de compradores de 0 Km del país logra exceptuar porque las legislaciones de casi todas las provincias se lo permiten.

   Desde octubre de 2008, la administración de Hermes Binner cobra el 3,5 % sin excepciones. "Entendemos que no corresponde porque el comprador de un auto para uso particular y no para una actividad económica está exceptuado en todas las provincias argentinas", aseguró Delorenzi.

   La bronca de los concesionarios oficiales santafesinos —son 51 en toda la provincia— va creciendo. Y también la de la asociación que los nuclea que presencia como se fueron deteriorando los números del sector en los últimos meses. Por caso, la venta de autos 0Km en todo el país durante los meses de enero y febrero de este año retrocedió 15% respecto de igual período de 2008. "Pero si además de esto tenemos una situación de acoso impositivo en Santa Fe, que nos pone en desventaja con las provincias vecinas y pasamos a vender 30% menos que el año pasado, la situación es insostenible", reconoció el dirigente nacional.

La fricción de los concesionarios de autos con la administración socialista incluye varios puntos. Los vendedores de autos quieren discutir la forma de gravar los planes de ahorro previo para las marcas Ford y Volkswagen, el plan canje de automotores por cereal, el artículo 154 del Código Fiscal y el nuevo régimen de percepción del impuesto a los ingresos brutos.

Diálogo cortado. "Nosotros tenemos la seguridad de que estamos pidiendo algo razonable y plenamente sostenido por toda la jurisdicción vigente. Si el gobernador Hermes Binner no nos atiende, nos vemos obligados a encarar una acción judicial", adelantó.

En 2008, Santa Fe patentó 60 mil autos cero kilómetro, pero de persistir la tendencia, unos 10 mil autos cero en 2009 fugarían a las provincias vecinas. "Lo más grave es que no logramos ni que nos atiendan el teléfono. Mandamos veinte cartas documento a decenas de funcionarios y nadie nos contesta nada", se quejó Delorenzi, mientras mostraba el listado de los funcionarios provinciales que no habrían atendido sus requerimientos.

Comentá la nota