Concesionarias esperan que los anuncios impulsen las ventas

Mauricio Veneranda, de la concesionaria que lleva su apellido, sostuvo que las medidas pueden servir para

incentivar al mercado, aunque faltan precisiones. Hay potenciales clientes para una cuota que ronde los $1.000

Días atrás el gobierno nacional informó sobre las medidas que se pondrán en práctica para intentar revertir la caída en la venta de vehículos, situación que está repercutiendo fuertemente en las terminarles automotrices.

Si bien todavía no hay certezas sobre su implementación, es importante conocer las impresiones que las citadas medidas generan en las empresas comercializadoras, teniendo en cuenta la situación del mercado doméstico en los últimos tiempos.

PUNTAL VILLA MARIA dialogó con Mauricio Veneranda, directivo de una importante concesionaria, quién destacó que la falta de precisiones sobre las medidas frenan algunas operaciones, ya que la gente espera contar con más beneficios, aunque no magnificó el hecho. Indicó además que varios de los modelos de las marcas que comercializan que entrarían en el plan casi no se encuentran en stock, ya que en determinados valores los compradores prefieren autos con más equipamiento. De todas maneras, sostuvo que sí los requisitos bancarios vuelven a tener el mismo nivel de exigencia que antes de la crisis, los valores de las cuotas difundidas pueden ayudar a reactivar las ventas.

“Los vendedores hablan de que hay mucha gente que está esperando definiciones, aunque hay muchas cuestiones que ya se saben y la gente no las termina de aceptar; me refiero a que el plan va a ser para determinados vehículos, no para todos”, comenzó diciendo el empresario.

“Hay gente que está analizando la compra de un vehículo que no estaría incluido en el plan y no termina de concretar la operación, mas allá que nosotros lo asesoremos y le digamos que ese auto no esta en el listado y las opciones son las mismas que tenemos hoy. La gente no termina de aceptar eso y posterga la compra de todo tipo de vehículo”, agregó.

A pesar de ello, afirmó que esos casos porcentualmente no son muy importantes, sino que “más que nada se trata de gente que no tiene 25 mil pesos para comprar hoy y está viendo si aparece algún regalo del gobierno que le permita acceder a un auto, que tampoco va a ser así porque las pautas que más o menos están definidas para el plan de incentivos tampoco son un regalo”.

Expectativas

Se le preguntó también al empresario sobre las expectativas que despiertan las medidas, específicamente si creía que servirían para relanzar las ventas: “Creo que sí; va a depender de cómo se termine de instrumentar. Por el momento hay dos corrientes fuertes; una es similar a un plan de ahorro y la otra es como una venta normal. Que funcione como un plan de ahorro no está en discusión, lo que no está bien claro, porque lo que dicen las terminales, es cómo va a ser la entrega del vehículo. Algunas hablan de que va a ser por sorteo, como un plan de ahorro y otras dicen que con el solo hecho que el cliente pague el 20 por ciento del auto lo va a poder retirar”.

Las opciones entrañan diferencias a la hora de impulsar el negocio.

“Si fuera por sorteo, las ventas van a ayudar pero que se repartirán durante todo 2.009. Bajo esa modalidad se entregan en grupos de 120 personas a razón de 10 autos por mes hasta totalizar la cantidad en el año. Como se reparte la entrega de vehículos nos va ayudar a tener una base mensual, pero no estaríamos en presencia de un shock de ventas inicial. De otra manera, si el cliente paga el 20 por ciento y tiene el vehículo, creo que puede haber un impacto inicial importante, un empujón”.

Para Venerada “eso es lo que más hace falta porque hay muchas percepciones de la gente en todo esto; se habla que en el mercado hay plata pero la gente está esperando a ver que hace, como la gasta, entonces cuando haya un movimiento y la gente vea que se esta comprando autos, puede hacer que personas que necesiten este plan lo aprovechen y lo tomen. De todas formas, hasta el momento no hay nada definido, no tenemos circulares bien claras y concisas; toda la información que nos pasan está atada a lo que determine el gobierno nacional. Estimamos que el miércoles ya estará definido el sistema; mientras tanto nosotros estamos esperando a la gente en los salones”.

Producto

Sobre los vehículos que entrarían en el plan, primeramente se difundió que se trataría del segmento más barato del mercado, autos hasta $31.000. Posteriormente se amplió ese rango hasta más de 50 mil pesos.

Aunque las concesionarias cuentan con muchos vehículos en stock, algunos modelos difundidos no estarían disponibles, sobre todo los más caros, porque se trataría de vehículos base, no demandados por el público.

“En el caso de Wolkswagen, los vehículos que están publicando prácticamente no existen, sobre todo en Suram; se van a empezar a producir en mínimo número para cumplimentar este sistema, porque no tienen comercialización ya que un vehículo de más de cuarenta mil pesos base no se vende bajo ninguna circunstancia. Son productos básicos, para utilizarlos fundamentalmente como productos de publicación, con un precio bien bajo y después el cliente va a tener la opción de pagar la diferencia y pasarse a un vehículo de mayor equipamiento”.

También se lo consultó sobre el valor de la cuota que tendrían que abonar quienes adhieran al plan -entre $800 y más de $1.000, según el vehículo- con la intención de conocer la aceptación que tendría en el mercado de esos importes.

“Creo que serviría, porque me parece que hay gente para una cuota cercana a los $1.000. Mucho lo va a determinar el nivel de rigidez en los scoring crediticios, es decir, en el análisis de la factibilidad de la persona para el otorgamiento del crédito. Si son relativamente laxos como lo eran hasta hace ocho meses, creo que va a servir. Si se ponen muy rígidos va a haber mucho menos, sobre todo en el interior del país en donde los empleados en general no perciben todo su ingreso en blanco. Eso termina afectando la capacidad de crédito porque cuando los bancos hacen un scoring y ven la información del cliente no figura la realidad sino una parte; tienen menos potencial de pago para el banco”.

Un par de meses atrás, la abrupta caída en las ventas generó un sobrestock muy importante para las concesionarias, lo que obligó a muchas a realizar inversiones para proteger a los vehículos o buscar un espacio físico adecuado.

Veneranda indicó sobre el particular que “lo importante es que las fábricas están adecuando, y lo van a hacer más a futuro, los niveles de venta a concesionarios permitiendo que volvamos a tener un stock más razonable; yo estimo que para fin de este mes o mediados de enero vamos a estar con niveles más normales de stock, lo que redunda en mayor comodidad física y también termina mejorando la rentabilidad de nuestro negocio, porque el hecho que la oferta y la demanda estén más equilibrados hace que no haya tanta guerra de precios y se puedan vender vehículos a valores más razonables”.

Añadió que las ventas siguen bajas aunque “en nuestro caso estamos logrando estabilizarlas en volúmenes que todavía nos permiten más o menos seguir operando con cierta tranquilidad. No es lo que esperamos de este negocio, pero para pasar el mal momento estamos relativamente bien”.

Comentá la nota