Concesión gratuita "por unos meses"

(Winifreda) La Municipalidad de Winifreda no le cobrará momentáneamente un canon mensual a la cuarta concesionaria que tendrá la terminal de ómnibus, desde que fue inaugurada en 2006. "Cambiamos la metodología: por unos meses, no le vamos a cobrar canon porque los costos fijos son muy altos y, pronto, llega la época invernal en que la actividad comercial se reduce", explicó la intendenta Berta Herlein en diálogo con LA ARENA.
Comedor y kiosco.

Teresa Cristofaro es quien se ocupará de la explotación comercial de las instalaciones, específicamente del salón comedor y el kiosco. "Lo que pretendo, y todos anhelamos, es que la terminal tenga sus puertas abiertas, ofrezca una buena atención, sea un ambiente limpio y agradable", acotó la jefa comunal.

Más adelante, añadió, la municipalidad establecerá un canon con la concesionaria. En el contrato que rubricaron ambas partes (municipalidad y locataria), expira el 23 de marzo de 2012. Vale resaltar que Herlein finaliza su segundo mandato el 10 de diciembre de 2011.

-¿Por qué rubricó un contrato que vence tres meses después de que termine su gestión?

-Tal vez la abogada no lo tuvo en cuenta. Pero la terminal no es algo político. Es un bien de la localidad que hay que preservar.

La historia.

El edificio de la estación de colectivos, ubicado en la esquina de 25 de Mayo y Sarmiento, fue inaugurado el 7 de diciembre de 2006. Los tres concesionarios anteriores abandonaron el inmueble, antes de los tres años previstos en el contrato de concesión porque no les dejaba rentabilidad.

La primera licitación había quedado desierta. En la segunda, se presentó un solo oferente: el gastronómico Hugo Vellez, quien luego de unos meses transfirió su contrato a Irene Suárez. La nueva responsable del lugar atendió al público durante cinco meses y después se fue.

El año pasado, la municipalidad convocó a una tercera licitación. Se presentaron dos oferentes y la ganadora fue Susana Zimerman, quien había propuesto pagar un canon diferenciado: 500 pesos mensuales, desde marzo hasta octubre, y 650 pesos por mes, desde noviembre hasta febrero.

La mujer se hizo cargo de las instalaciones en junio de 2008 y dejó la concesión el mes pasado, con una deuda de varios meses de canon y una gran suciedad adentro del inmueble. El municipio le retuvo varios de sus bienes, como un freezer y mesas plásticas, que le serán devueltas una vez que se ponga al día con los pagos.

Sin costo.

Para evitar una cuarta licitación, la municipalidad le entregó las instalaciones en forma totalmente gratuita a la segunda oferente, Teresa Cristofaro, quien en la tercera había ofertado un canon de 300 pesos fijos por mes. Ahora, en cambio, no pagará ningún tributo.

Comentá la nota