La Concertación quiere un plan trienal para viviendas

Presentó un proyecto de ley para asignar unos 400 millones de pesos a un plan de loteos sociales y bases para viviendas en toda la provincia. Además, se incluye un plan de dos años con 120 millones de pesos para hospitales y escuelas. ¿Los recursos? De los contratos petroleros.
El bloque de la Concertación en la Legislatura neuquina presentó un proyecto de ley para establecer un plan trienal de construcción de viviendas en la provincia, con la asignación de 400 millones de pesos, que se obtendrían de los recursos extraordinarios surgidos de la renegociación de los contratos petroleros.

Según informó el diputado (PJ) Ariel Kogan, el plan está integrado por cuatro programas destinados básicamente a ejecutar las obras necesarias para generar una “agresiva oferta de lotes aptos para construir viviendas”.

Simultáneamente el plan prevé “la ejecución de construcciones básicas compuestas por núcleos húmedos o de servicio y su conexión a las redes de distribución, la implementación de microcréditos para la vivienda y la financiación de la adquisición por parte del Estado, o la expropiación de tierras para urbanización”, se explicó.

El proyecto de Ley además crea especialmente un “Plan Bienal” para los hospitales y escuelas de la provincia, también con financiación proveniente de los recursos extraordinarios de la renegociación de los contratos petroleros, “por un monto que podría alcanzar los 120 millones de pesos”.

El diputado justicialista sostuvo que “un problema extraordinario como el déficit habitacional debe atacarse con recursos extraordinarios, y de la forma más agresiva posible”.

Destacó Kogan que en los últimos años, en materia de viviendas, “muchos intentaron sacarle de encima la responsabilidad al Estado Provincial y trasladarlo a los municipios, lo cual es materialmente imposible”.

Los municipios “no tienen forma de resolver el problema habitacional, ni de atenuarlo”, sentenció el legislador.

Destacó también que el Estado “debe tener una política activa y organizada para atacar este grave problema que no sólo abarca la inversión pública, sino también implica una agresiva política impositiva que castigue la especulación inmobiliaria, así como las medidas que faciliten y fomenten la construcción por iniciativa propia de viviendas para habitar y para alquilar”.

No se olvidó el diputado del capítulo Tomas y usurpaciones. “Apañar o consentir las tomas o usurpaciones de espacios públicos” constituye “un insulto a la mayoría de los neuquinos”, dijo.

Comentá la nota