La concentración del rating se mantendrá en ciudades grandes, coinciden expertos

De aprobarse el proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, los principales multimedios disputarán la pauta de publicidad privada en las localidades con más de 500 mil habitantes. Especialistas estiman que, de esta manera, los grupos más importantes concentrarán su nuevo máximo de 10 licencias geográficamente. Reclaman un marco regulatorio complementario para financiar las producciones en las localidades más chicas.
Tres especialistas consultados por PERFIL acordaron en que, de aprobarse el proyecto oficial de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA) el mercado de medios seguirá concentrado en las principales ciudades de la Argentina, en la que los grupos multimedios más grandes se enfocarán para disputarse la pauta publicitaria privada, su principal fuente de ingresos.

La doctora en Comunicación Social, Adriana Amado Suárez, el ex secretario de Comunicaciones, Henoch Aguiar y el especialista en medios y coautor, junto a Guilermo Maestrini, de Los dueños de la palabra, una investigación que releva los grados de concentración de la industria de medios de América latina, recuerdan también que hay que distinguir entre concentración de la propiedad de los medios y concentración de audiencias.

También fue invitado al debate el interventor del Comfer, Gabriel Mariotto y en caso de que no pudiera asistir a alguno de sus funcionarios. Pero desde el organismo no respondieron los llamados ni correo electrónico de PERFIL.

La concentración de la propiedad de los medios quedará limitada por el proyecto LSCA, pero la de la audiencia es motivada también por cuestiones culturales y sociales que no se cambian de la noche a la mañana. Por ejemplo, TN podrá seguir siendo la señal de cable de mayor audiencia, si no sufre modificaciones en caso de que el Grupo Clarín decida venderla.

"El mercado emergente de aprobarse el proyecto LSCA arrojará que habrá algo de concentración en las grandes ciudades, pero en el resto habrá mayor cantidad de emprendimientos, entre ellos, de productoras de contenidos locales que satisfarán la demanda de los canales de televisión y radio que deberán ajustarse a las exigencias del marco regulatorio", dijo Becerra.

Aguiar espera el desembarco de jugadores que no pertenecían al sector medios. "Tendrán un límite de 10 licencias y de esa manera se concentrarán geográficamente", explicó.

Para Amado Suárez, esta concentración también depende de lo que hará el Estado: "no hay que olvidarse que el 80% de la pauta de publicidad oficial del Estado nacional se distribuye entre medios de la Ciudad de Buenos Aires", recalcó.

En opinión de Becerra, este tema es clave. "Hay que reconocer que la mayoría de los medios, sobre todo en el interior, no podrían sobrevivir de no contar con publicidad oficial. El mercado va a demandar un marco regulatorio complementario que asegure recursos públicos para la producción y distribución de contenidos. No se agotan en la publicidad oficial. En Chile está pasando. El Estado organiza concursos para financiar producciones realizadas fuera de Santiago".

"Los recurrentes perdones impositivos que se le hacen a los grandes grupos de medios y que no llegan a los más chicos, es una muestra de que los mismos suelen vivir de los favores del Estado", disparó Amado Suárez. Para la especialista, esta es una parte de las barreras de ingreso que, en su opinión, seguirán altas aún aprobado el proyecto LSCA.

Comentá la nota