La concentración manda en el campo

El Indec entregó datos preliminares del censo rural. El dato saliente es la caída de 17 por ciento en el número de explotaciones entre 2002 y 2008, lo que reflejaría una mayor concentración. Sin embargo, el organismo tuvo problemas que obligan a matizar los datos.
El Indec dio a conocer ayer un nuevo avance del Censo Agropecuario 2008. De los datos preliminares se desprende que existen 276.581 explotaciones agropecuarias, un 17 por ciento menos que lo arrojado en el Censo 2002. Es decir que entre 2002 y 2008 cerraron 57.000 explotaciones, un dato que da cuenta de la concentración de la tierra. El Instituto de Estadísticas aclaró que "todavía no se pueden hacer comparaciones precisas" porque aún no están cerrados los números del trabajo de campo que debía haber finalizado el 30 de septiembre pasado. El Indec se encargó de aclarar que en muchas regiones los productores se negaron a dar información. Hay aproximadamente 24 millones de hectáreas que no fueron censadas. El director técnico de la entidad, Norberto Itzcovich, acusó a las entidades de la Mesa de Enlace de incentivar a los productores para no responder las preguntas del Indec. Por su parte, la conducción de ATE-Indec cuestionó las "fallas técnicas" del trabajo de campo realizado por el organismo.

Hasta el momento, el Indec censó 155.424.819 hectáreas (de un total de 180 millones), un 11 por ciento menos que en 2002. A este número habría que sumarle la cantidad de explotaciones –con sus correspondientes hectáreas– que no pudieron ser registradas debido al conflicto que mantiene el Gobierno con el sector agropecuario desde hace casi dos años, tal como señaló el propio Itzcovich.

Para el Indec, hubo mala predisposición de numerosos productores. El Instituto precisó que en 33.903 casos, el 73 por ciento correspondió a ausencias, mientras que 27 por ciento fueron rechazos. El organismo también señaló que parte de la disminución en la cantidad de explotaciones agropecuarias pudo deberse a "un posible subregistro y subdeclaración de sus titulares". Sin embargo, desde la comisión interna de ATE-Indec indicaron a Página/12 que la no respuesta de los productores es "sólo un detalle".

"Hubo muchos errores previos que llevaron a que haya dificultades en la toma de datos para este censo. Las provincias empezaron tarde con el trabajo, también se bajó la calidad de los censistas, lo que repercutió en la calidad de los datos. A estas desprolijidades habría que sumarle que algunas jurisdicciones empezaron a trabajar en julio y otras, como la provincia de Buenos Aires, en octubre. Todo esto opera en desmedro del Censo Agropecuario", aseveró Pablo Sandoval, integrante de la junta interna de ATE-Indec.

En cuanto a la cantidad de explotaciones registradas, habría en la actualidad 276.581, mientras que en 2002 llegaban a 333.532. Entre 1988 y 2008 desaparecieron más de 134.000 explotaciones. Según los datos preliminares del último censo, las pérdidas más significativas en cantidad de explotaciones –en comparación con 2002– se dieron en Buenos Aires (-37,9), Santiago del Estero (-25,6), Tucumán (-23,8 por ciento) y Mendoza (-20,9). En Corrientes se registró una diferencia del 66 por ciento debido a que el Indec sólo pudo censar una parte menor del territorio provincial. En relación con la superficie cultivada, los datos preliminares indican que hay 10.408.513 hectáreas sembradas con oleaginosas, mientras que las hectáreas de cereales alcanzarían 8,6 millones. Las zonas donde se destacó la siembra de soja fueron Córdoba (2,7 millones de ha.), Buenos Aires (2,7 millones de ha.), Santa Fe (1,9 millones de ha.), entre otras. Por otro lado, la superficie cubierta con explotaciones industriales alcanzó las 766.904 hectáreas, las frutales llegaron a 496.000, mientras que las forestales fueron de 832.382 hectáreas.

Comentá la nota