El Concejo tomó nota de nuevas opiniones sobre el traslado de los bares a la escollera

Se realizó ayer una jornada de trabajo para analizar la viabilidad de trasladar los bares de Alem a la escollera Norte. Se sumaron nuevas opiniones mediante las que se planteó la necesidad de compatibilizar el proyecto con la actividad productiva del puer

"Nadie ha planteado que este proyecto sea imposible, pero lo cierto es que no se están teniendo en cuenta muchos factores", le dijo a LA CAPITAL la concejal Cristina Coria, al concluir la jornada de trabajo que se desarrolló ayer en el Concejo Deliberante para analizar la viabilidad de trasladar los bares de Alem a la escollera Norte. La edil radical fue quien se ocupó de proponer y convocar la reunión, de la cual participaron varios oradores en representación de distintas instituciones de la ciudad, que dejaron planteada su posición respecto del proyecto. "No hubo demasiadas opiniones abiertamente favorables. Nos quedó en claro que se trata de algo muy ambicioso y que todavía falta despejar muchas dudas para que se haga realidad", fue el balance hecho por Coria. El Departamento Ejecutivo, en cambio, interpretó que cada una de las opiniones escuchadas ayer deben ser tenidas en cuenta para enriquecer la calidad del plan y seguir avanzando en su concreción.

Además el presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Artime, se ocupó de defender la iniciativa, señalando que a partir de una propuesta del intendente Gustavo Pulti "se discute la posibilidad de concretar una de las intervenciones urbanas más importantes de los últimos años" y destacó que el plan ya cuenta con varios apoyos decisivos para su concreción: el Gobierno nacional, la Provincia de Buenos Aires y los comerciantes y los vecinos de Alem. La jornada de trabajo se extendió por un lapso de casi cuatro horas y arrancó con una presentación hecha por el equipo del Plan Estratégico del informe en el que consideró "factible" realizar la obra sobre la escollera, para construir allí una terminal de cruceros turísticos, un paseo recreativo y trasladar más de 20 locales nocturnos que actualmente funcionan en la zona de Alem.

Escasez de espacio

Luego de eso, distintos oradores aportaron su mirada sobre el proyecto. Darío Socrate, gerente de la Cámara de Armadores de Buques Pesqueros y Oscar Fortunato, del Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas, se ocuparon de llamar la atención sobre la utilidad que actualmente tiene para la industria pesquera la escollera Norte. Ambos coincidieron en que principalmente el muelle actúa como uno de los límites del puerto local y que como tal es aprovechado para el amarre de buques. "No estamos en desacuerdo con que parte de la escollera se use para otra cosa, pero creemos que se debe privilegiar la actividad productiva del puerto", precisó Fortunato.

Por su parte la gerenta de la Cámara de la Industria Naval de Mar del Plata, Florencia Garrido, se concentró en describir las dificultades que afronta hoy el sector a causa de la escasez de espacio dentro del puerto local. Por eso subrayó la importancia de que, al momento de trasladar los bares de Alem, no se les reste lugar a las tareas operativas de la estación marítima local. La única posición explícitamente negativa fue formulada por los representantes del centro comercial del puerto. Concretamente le reprocharon a la comuna que les otorgue facilidades a los comerciantes de Alem para crear un centro de esparcimiento nocturno -casi del mismo rubro- dentro del puerto. "Vemos con asombro que a ellos les ofrecen créditos blandos y la posibilidad de tener una concesión por 30 años, cuando nosotros tuvimos que construir nuestro complejo sin ningún apoyo financiero y tenemos que renovar nuestros permisos cada 10 años", plantearon.

Los propietarios de boliches de la zona de la avenida Constitución y el centro nucleados en Cambya también dieron a conocer su posición a través de una nota. En ella subrayaron que los problemas de nocturnidad que existen en Mar del Plata deberían ser resueltos con una legislación moderna y mejores controles. Asimismo, elogiaron el proyecto de crear un centro comercial sobre la escollera, pero cuestionaron que sólo se admita el ingreso de los comerciantes de Alem. "Como empresarios del rubro con gran trayectoria en la noche de Mar del Plata también debemos tener la posibilidad de estar", reclamaron.

Impacto ambiental

El Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (Inidep) también hizo llegar una nota firmada por su director, Oscar Lascano, mediante la que planteó la "preocupación por el impacto" que causaría el traslado de los bares de Alem a la escollera, donde se encuentra ubicada la sede el organismo. El instituto señaló que desde hace años desarrolla tareas de investigación en acuicultura y maricultura en piletas a cielo abierto, que podrían verse afectadas por la vecindad de un centro comercial como el que se planea hacer.

Asimismo, se sugirió que se tenga en cuenta de qué manera sería garantizado el servicio de agua potable a toda el área ya que en la actualidad, existen inconvenientes con su suministro. Por su parte el arquitecto Guillermo Bengoa, del Centro de Investigaciones Ambientales de la Facultad de Arquitectura, destacó la necesidad de que, antes de seguir avanzando con el proyecto, sea evaluado en profundidad el impacto ambiental de la obra para crear medidas de manejo sobre la actividad que se desarrolle sobre la escollera. Bengoa hizo la misma recomendación respecto de la calle Alem, para evitar que la mudanza de los bares termine provocando una mayor degradación urbana de esa zona. En tanto que el arquitecto Horacio Ortale, especializado en Diseño Naval, puso reparos respecto de generar un centro de recreación nocturna sobre la escollera, aunque destacó como un aspecto altamente positivo la construcción del puerto de cruceros. "La terminal de cruceros es imperiosa para Mar del Plata y hay consenso sobre este tema", subrayó.

La Base Naval de Mar del Plata también expresó su opinión sobre el uso de la escollera a través del capitán Horacio Barillari quien, se atuvo a leer el acta compromiso por la cual la Armada cedió las tierras para permitir la realización del proyecto. Según informó Barilari, la concreción de esta iniciativa debe respetar la operatividad del puerto local y la Base Naval y ser desarrollando en base a las medidas de seguridad portuaria.

Vecinos apoyan el traslado

Los vecinos de Alem y Playa Grande plantearon ayer su apoyo al proyecto de traslado de los bares a la escollera norte, considerando que de este modo sepondría fin a los graves problemas que existen desde hace años a causa de la intensa y en ocasiones caótica actividad nocturna que se desarrolla en el barrio. "Estamos hartos", sostuvo el vecino Guillermo Barañano describiendo los padecimientos que sufren los habitantes de la zona desde hace tiempo y precisando cuáles fueron las acciones mediante las que, hasta ahora, la gente trató de desembarazarse del problema. Barañano, al igual que Carlos Carricart -de la sociedad de fomento Playa Grande- subrayó que los vecinos no fueron los que pidieron el traslado de los bares a la escollera. Pero dijeron que "conceptualmente" están de acuerdo con la idea de erradicar la nocturnidad de un barrio residencial y destacaron que esta fue la estrategia utilizada en otras localidades del país como Morón o Corrientes, donde fueron creados corredores nocturnos especiales para concentrar allí a todos los comercios del rubro.

"Hay muchas voluntades" que

apoyan la iniciativa, dijo Artime

El presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Artime subrayó que la propuesta del intendente Gustavo Pulti de trasladar a los bares de Alem a la escollera norte permitió "elevar la calidad de la discusión" respecto de cómo resolver los graves problemas que existen en la zona de Playa Grande entre los comerciantes de la noche y los vecinos residenciales. "Sobre este mismo tema le hemos dedicado mucho tiempo a discutir si la Municipalidad disponía o no de un medidor de decibeles o de suficientes inspectores. En cambio ahora estamos hablando acerca de la posibilidad de concretar una de las mayores intervenciones urbanas de los últimos años", sostuvo.

Luego de escuchar las opiniones planteadas por representantes de la industria pesquera y naval, de comerciantes y vecinos y de profesionales de distintas áreas, Artime reconoció que el puerto de Mar del Plata "tiene problemas de espacio, una situación de abandono de la escollera norte y serios problemas en materia de nocturnidad". En ese sentido destacó que a diferencia de lo que sucedía en el pasado "hoy estamos debatiendo sobre la posibilidad de hacer una importante intervención urbana, lo que marca una mejora en la calidad de la discusión".

Artime destacó que desde que la iniciativa fue planteada en el mes de agosto por el jefe comunal, ya se lograron grandes avances. "Se consiguió el acuerdo de los vecinos de Alem, de los comerciantes y el apoyo del gobierno de la Provincia y de la Nación, que a través del Ministerio de Defensa" acaba de ceder las tierras para concretar el proyecto. "Hay muchas voluntades que se encolumnaron detrás de esta idea", destacó el concejal, considerando que ahora hay que tomar una decisión: "dejar a un lado la intervención urbana más importante planteada durante los últimos años para Mar del Plata o tener la audacia suficiente como para avanzar con ella y concretarla", sostuvo.

Comerciantes dicen creer

en la seriedad del proyecto

"Si fuera por nosotros nos quedaríamos en Alem durante toda la vida", señaló ayer Pablo Villar, presidente de Carba, la cámara que nuclea a los propietarios de los bares de la calle Alem a los que el municipio les propuso trasladarse a la escollera Norte. Dijo que no obstante, la entidad aceptó sumarse al proyecto por considerar que "es algo serio" y "conveniente" para ponerle fin a los conflictos que desde hace años existen con los vecinos de la zona. "Firmamos un acta de intención comprometiéndonos a hacer el traslado para demostrar nuestra voluntad de solucionar el problema", indicó.

Comentá la nota