El Concejo suspende hoy a Salgado y asume un edil peronista

Abroquelados, los diez concejales eligieron a José López presidente del cuerpo para dejar a un justicialista al frente de la comuna.
El Concejo Deliberante de Santa Rosa suspenderá hoy al intendente justicialista Sergio Salgado, acusado de “desorden de conducta y actos de indignidad contra el cuerpo”.

Durante los próximos quince días Salgado tendrá oportunidad de presentar su defensa, pero si luego de ello, al menos siete de los concejales ratifican la acusación, quedará definitivamente expulsado de la intendencia.

El lugar que hoy deja Salgado lo ocupará el concejal José López (PJ), quien desde ayer es el nuevo presidente del Concejo Deliberante. Consultado por Los Andes, López pidió a los empleados municipales que “tengan calma y tranquilidad, porque no vengo a la comuna a herir a nadie sino a ayudar a mejorar las cosas”.

López es empleado municipal desde hace 20 años, vive en La Dormida y está cumpliendo su primer período como concejal.

“En estos días me lo han preguntado mucho y por eso tiene que quedar claro que no habrá empleados municipales de planta ni contratados que sean echados, porque desde el Concejo ya aprobamos partidas para que los empleados lleguen a fin de año y vamos a cumplir”, dijo López y agregó que “aunque todos sabemos que el departamento tiene graves inconvenientes, vamos a abrir el diálogo con todos los sectores y de a poco los vamos a ir superando”.

Ayer a la siesta, y luego de que Gustavo Muñoz (PD) presentara su renuncia a la presidencia del cuerpo, López fue elegido para ocupar ese cargo y con ello la intendencia. “Renuncié por una cuestión ética. La gente votó al peronismo y lo lógico es que siga otro justicialista al frente de la comuna”, contó Muñoz, poco minutos después de la sesión.

En las últimas horas, los diez ediles consiguieron ajustar criterios y se han mostrado muy sólidos en la decisión de suspender a Salgado. Y es que tanto oficialistas como opositores quieren investigarlo por al menos media docena de posibles hechos irregulares, que están mencionados en un informe presentado por la comisión investigadora del Concejo.

Uno de ellos, establece que Salgado habría tenido responsabilidad en la toma del Concejo Deliberante que ocurrió el 1 de octubre, cuando el recinto fue ocupado por un grupo de empleados contratados que vieron peligrar su trabajo.

A tal punto se consolidó la idea de suspender hoy al intendente, que ni las gestiones de último momento realizadas ayer por el Gobierno provincial pudieron torcer la voluntad de los ediles oficialistas.

“Lamentablemente, el Concejo Deliberante ha logrado formar una buena sociedad para echar al intendente”, dijo ayer el ministro de Gobierno, Mario Adaro, luego de repetir que “no hay elementos serios para suspender a Salgado.

Más que nada, en Santa Rosa todo se reduce a problemas políticos personales; si desde hace años ese departamento atraviesa una grave falta de desarrollo y pobreza, se debe en buena medida a la calidad institucional y de sus políticos”.

Francisco Bustos, presidente del PJ santarrosino, comentó que los concejales oficialistas “tienen el apoyo del Partido Justicialista, tanto a nivel departamental como provincial, para investigar cualquier posible irregularidad cometida por la gestión de Salgado”.

Salgado espera paciente

Sergio Salgado señaló a Los Andes que “todo este proceso sólo trae atraso para Santa Rosa. Fíjese que en lugar de estar buscando fondos para realizar obras, tengo que dedicar mi tiempo al armado de una defensa sobre temas de los que soy completamente inocente”.

El intendente consideró que si hoy resulta suspendido, su remplazante “seguramente hará cambios y dejará gente en la calle. Eso también va a contribuir a empeorar las cosas”.

Por último, comentó que “más allá de si vuelvo a la intendencia o si me echan, pienso recurrir a la Justicia, porque esta gente (en alusión a los concejales) se tendrá que hacer cargo del daño moral y psicológico que están haciendo a mí y a mi familia. Yo soy inocente y repito que pase lo que pase, puedo salir a la calle y caminar con la frente alta, cosa que no todos los que me van a juzgar pueden hacer”.

Comentá la nota