El Concejo subió la tarifa, pero los taxistas no están conformes

Protesta. Los trabajadores congregados en Aspaa se concentraron frente al Concejo para pedir la suspensión del proyecto que se iba tratar. Al conocer su aprobación, se movilizaron por la ciudad.
El Concejo Deliberante aprobó en la sesión de ayer la nueva tarifa para el servicio de taxis y radiotaxis, la que se estableció a $ 2,50 hasta los primeros mil metros, y de 13 a 16 centavos por cada 100 metros en adelante. Pero, lejos de conformar a uno de los sectores que venía reclamando un incremento como los trabajadores congregados en la Asociación Santiagueña de propietarios de Automóviles de Alquiler (Aspaa), generó rechazo.

Los taxistas se quejaron porque consideran que con la decisión de los ediles se favorece al transporte público de pasajeros porque con las nuevas tarifas, los taxis tenderán a desaparecer ya que no cubrirán los costos operativos y se trabajará con un poco margen de rentabilidad.

El despacho en cuestión fue el primer punto del orden del día, tras la lectura del proyecto, desde la oposición se cuestionó que no se haya producido un mayor debate para aprobar una medida de tal naturaleza e insistieron con un viejo pedido para conformar una comisión especial de transporte que analice estos temas.

Llegó el momento de la votación y con 6 votos a favor del oficialismo y 3 negativos de la oposición, se aprobó el nuevo cuadro tarifario para el servicio, sin las modificaciones que solicitaban los taxistas.

Afuera, un grupo de 40 a 50 taxistas que estuvieron apostados desde temprano frente al edificio del Concejo, expresaron un rechazo categórico a la ordenanza sancionada y aplaudieron la decisión del cuerpo de manera irónica. Tras reflejar el descontento, se movilizaron por la ciudad y llegaron a la autopista Santiago-La Banda, donde cortaron el tránsito en ambas manos, en horas del mediodía.

Carlos Leiva, titular de Aspaa, tildó de "demagógico" al aumento aprobado. "Es una barbaridad lo que acaban de hacer", señaló el dirigente en medio de la bronca de quienes se manifestaban frente el órgano deliberativo municipal.

"Este aumento que nos dan no los queremos", reclamó Leiva al reiterar que sus representados piden la aplicación de la bajada de bandera como sistema de cobro porque así está establecido en el país para los taxis y los radiotaxis.

Recordó que en una reunión mantenida con autoridades municipales hace tiempo, se acordó instrumentar la bajada de bandera a $ 2 y la ficha a 15 centavos, desde el inicio mismo del recorrido. Por eso, los taxistas cuestionaron a los concejales que aprobaron la modificación del proyecto original que presentó el presidente del bloque del Frente Cívico, Claudio Irastorza y que reflejaba lo acordado con el Ejecutivo.

Leiva dijo que a los propietarios de los taxis y radiotaxis no les queda "otra" que respetar la ordenanza, pero que seguirán las manifestaciones, y que los próximos pasos en ese sentido, serán decididos en asamblea. Pidió a los ediles que recapaciten, al remarcar: "Con lo aprobado, es una elegante manera de sacarnos del medio".

Por su parte, desde la presidencia del bloque del Frente Cívico se invitó a los representantes de Aspaa a seguir dialogando en el futuro sobre la aplicación de la bajada de bandera si mejora la situación económica del país.

Comentá la nota