El Concejo de Santa Rosa busca pruebas para echar a Salgado

Formó dos comisiones para investigar malversación de fondos. El intendente asegura que se trata de un "golpe de Estado".
El Concejo Deliberante de Santa Rosa formó dos comisiones investigadoras que están estudiando posibles irregularidades y malversación de fondos en la gestión del intendente justicialista Sergio Salgado. En los próximos días, las comisiones emitirán un dictamen, y si a criterio de los ediles hay elementos suficientes, el cuerpo votará la suspensión de Salgado y su posterior destitución del cargo.

En la actual situación política que vive Santa Rosa, pensar que a menos de un año de haber asumido Salgado pueda ser echado de la intendencia no es descabellado. Para lograrlo hacen falta pruebas de irregularidades graves (los concejales dicen que las están juntando) y el voto de siete de los diez ediles; Salgado se encuentra peleado con todos los concejales, incluso con los oficialistas.

"Esto es un golpe de Estado, un complot armado por el Concejo para sacarme de la intendencia", aseguró Salgado muy molesto y juró que "no existen elementos ni pruebas para acusarme. Yo soy un hombre honesto, pero parece que en Santa Rosa hay que ser un delincuente para dedicarse a la política".

El miércoles, un día antes de asumir formalmente y tratando de descomprimir la situación, estuvo en Santa Rosa el nuevo ministro de Gobierno, Mario Adaro. Ante la posibilidad cierta de que Salgado sea expulsado de su cargo, el hombre de Jaque llegó con la intención de acercar posiciones entre el intendente y el bloque oficialista.

No tuvo suerte y se fue de Santa Rosa con las manos vacías: "La situación política es difícil y corre riesgo la institucionalidad. Creo que los concejales están cerrados y que no entienden razones", dijo ayer el ministro a este diario, unas horas después de hacerse cargo de Gobierno.

Dos investigaciones

Mientras tanto, las comisiones que investigan posibles irregularidades en la gestión de Salgado son dos: una estudia los casos de personal administrativo que trabaja para escuelas del departamento con sueldos pagados por la comuna.

"Eso no se puede hacer, no corresponde porque la Dirección General de Escuelas tiene su propio presupuesto y no podemos permitir que el dinero de los santarrosinos sirva para tapar los huecos dejados por la DGE", dijo el concejal justicialista Ricardo Cobo y agregó que se trata de unos veinte casos. "Salgado los mandó a trabajar a las escuelas en marzo y dejó esos espacios para meter contratados.

Aunque exista un convenio firmado entre el municipio y la DGE, ese papel no tiene valor porque va en contra de las leyes".

También investiga el Concejo el destino de los vales de combustible. Según los ediles, en setiembre la comuna gastó 28.500 litros de combustible, "es decir casi 1.400 litros por cada día hábil, una locura", explicó el concertador Jorge Abraham y siguió: "El de los combustibles es un tema delicado y con muchos elementos para investigar. Tenemos incluso la denuncia de un vecino, un cuidador de caballos de carrera que recibió un vale de combustible por una tarea realizada para un funcionario. El intendente se enteró, pero hasta ahora no le ha pedido la renuncia y ni siquiera explicaciones".

Una vez que las comisiones presenten sus dictámenes, cosa que posiblemente suceda entre lunes y martes, los ediles deberán votar una decisión. Si aprueban suspenderlo, tendrán que citar a Salgado y notificarlo de la suspensión. El intendente tendrá entonces quince días para presentar su defensa y en ese tiempo asumirá la intendencia el presidente del Concejo, que es el demócrata Gustavo Muñoz.

Pero Muñoz comunicó a sus pares que, llegado el momento, presentará su renuncia a la presidencia para que se haga cargo de la intendencia el justicialista José Antonio López. Finalmente, y luego de escuchar la defensa del intendente, los concejales deberán decidir si Salgado es reincorporado a su cargo o echado del municipio.

"Esto es parte de un complot. Me quieren sacar y no tienen pruebas. Con la DGE existe un acuerdo que avala todo lo hecho y respecto a los vales de combustible, en setiembre hemos gastado 3.000 litros menos que en setiembre de 2007, cuando estaba (Antonio) Ponce", dijo el intendente y cerró: "Me quieren apretar pero no les voy a dar el gusto. Fíjese que hay concejales, incluso alguno de mi partido, que me han pedido cargos y hasta 40.000 pesos para cambiar su voto, pero no les voy a dar el gusto. Si me tengo que ir, me voy, pero se van a echar a la gente en contra y los van a terminar haciendo mierda (sic)".

Clima caldeado

Aunque no se animan a admitirlo, los concejales están envalentonados con la idea de destituir al intendente Sergio Salgado. Sucede que más allá de las pruebas que puedan reunir, están molestos por "los desaires y desplantes del intendente".

Fuera de micrófono aseguran que "no tiene códigos" y que "eso quedó demostrado a comienzos del mes, cuando dijo a los 320 contratados que el Concejo no había autorizado el dinero para sus sueldos. Mentira, estaba la plata y también está ahora, porque ya le votamos un cambio de partida para que los contratados lleguen a fin de año".

Otra dura pelea se dio en julio, cuando Salgado anunció que, por problemas financieros, rebajaría su sueldo, el de su gabinete y el de los concejales (están todos enganchados) en un diez por ciento. Los ediles, molestos porque no habían sido consultados, modificaron la ordenanza y aumentaron el porcentaje de rebaja al 30 por ciento.

"Si quiere jugar, juguemos fuerte", había dicho un edil, tan molesto que no le preocupaba dejar un tercio de su dieta en el camino, "con tal de darle una lección a Salgado". Finalmente, la norma fue vetada por el intendente y el tema quedó en nada.

Parado a un costado de la ruta, repartiendo el pan de su panadería, ayer estaba el ex intendente demócrata Antonio Ponce, que tenía como el más duro rival al entonces concejal Sergio Salgado. Aunque no quiso opinar sobre lo que está pasando, Ponce deslizó una chicana: "Salgado está tomando el mismo veneno que alguna vez creó contra mí, con la diferencia que él no tenía pruebas y parece que el Concejo ahora sí las tiene".

Comentá la nota