El Concejo repudió el incremento en la tarifa de energía eléctrica

Los ediles argumentaron que es por “los montos, por la forma de aplicarse y por la total falta de información”. Solicitarán a la Legislatura provincial acciones para corregir el actual régimen tarifario. Los concejales del Frente de Todos responsabilizaron a Nación.
El Concejo Deliberante de la capital celebró ayer la sesión especial en la que los ediles expresaron su descontento y rechazo al nuevo régimen tarifario que impuso la Dirección Provincial de Energía (DPEC) en el ámbito de la Ciudad de Corrientes.

En ese sentido, aprobaron un proyecto de Declaración y uno de Resolución por el cual piden a los legisladores provinciales, al Departamento Ejecutivo Municipal (DEM) y al servicio jurídico municipal que tomen cartas en el asunto.

En primera instancia se aprobó una declaración con la abstención de los seis concejales del Frente de Todos (FdeT) en la que se convino “rechazar enérgicamente el nuevo regimen tarifario de Energía Eléctrica en el ámbito de la Ciudad de Corrientes por los montos aplicados, por la forma de aplicarse y por la total falta de información a lo que de hecho el Estado sabía se pondría en vigencia y no permitió la previsión económica familiar, comercial, industrial, productiva, determinando no solamente un alto malestar en los habitantes de la ciudad, sino seguramente la imposibilidad para muchos de poder afrontar el pago del consumo eléctrico”. En segunda instancia y ante el enojo de los legisladores del FdeT, se aprobó una resolución con tres artículos.

Primero solicitan a “la Cámara de Diputados y de Senadores de la Provincia, urgente y activa acción para corregir el actual régimen tarifario de la energía eléctrica en la Ciudad de Corrientes”. En segundo lugar, “instruir al Servicio Jurídico del Concejo Deliberante a iniciar las acciones judiciales correspondientes en los estrados de la Justicia en las jurisdicción que corresponda, a los fines de la rectificación de lo observado en el Régimen tarifario impuesto en el último bimestre de 2008”.

Y por último, solicitan al “Ejecutivo Municipal actúe en igual sentido en defensa de los usuarios vecinos de la ciudad y, en el marco del convenio con la DPEC por el alumbrado público, realice la auditoría correspondiente para determinar la incidencia que tuvo el nuevo régimen sobre este segmento que es de patrimonio municipal informando, a este Cuerpo Legislativo, de los resultados”.

En una reunión que tuvo alto voltaje político, ya que significó un posicionamiento político ante el incremento que se dispuso desde la DPEC, los concejales salieron a “mostrarse los dientes” en lo que significó el primer debate caliente de 2009, año que estará signado por estas manifestaciones debido a su carácter electoral.

Con la presencia de la totalidad de los concejales, y sabiendo que desde ese cuerpo colegiado no tenían mucho por hacer, buscaron la manera de promover la rectificación para que los valores de la suba sean razonables, sobre todo teniendo en cuenta las constantes quejas que se escuchan a diario por parte de los usuarios.

La oposición defendió la gestión provincial insistiendo en la idea de que las responsabilidades de la suba es producto de una decisión de la Secretaria de Energía de la Nación, hecho que despertó críticas de la bancada justicialista alineada a la gestión kirchnerista, quienes expresaron que uno de los mayores problemas que tiene la DPEC es el porcentaje de pérdidas que se produce con la energía que envía a la Provincia.

Del total de la energía que llega a Corrientes, el 46% se pierde. “Esta pérdida tiene dos aspectos, uno técnico y otro no técnico. El técnico tiene que ver con la desinversión y falta de mantenimiento que posee la red. El segundo punto tiene que ver con la cantidad de colgados que tiene el sistema”, expresó la concejal justicialista Irma Pacayut. Asimismo, explicó que CAMMESA advirtió a la Dirección de Energía sobre la situación y la multó en reiteradas ocasiones, sin embargo nunca se aplicó una política para paliar las pérdidas.

El concejal Claudio Polich, hombre muy cercano al gobernador Arturo Colombi, señaló que también tenían una amplia preocupación ante la suba, pero aclaró que la Provincia no tiene injerencia en la decisión. “Los reclamos no sólo se dan en Corrientes, también se dan en otras provincias. Es el caso del que realizaron las Cámaras de Misiones, Chaco Formosa y Corrientes. Además hubo cacerolazos en Olivos y en Tucumán, lo que demuestra que no es un problema únicamente de esta provincia. Creo que debemos pedir mayor información”, dijo Polich. En tanto, uno de los más contundentes a la hora de hablar del incremento fue el radical Gustavo Valdés. Fue a la sesión con una gran cantidad de información y expresó que el incremento en la tarifa es exclusiva responsabilidad de la DPEC.

“El 13 de noviembre de 2008, el interventor de esa institución dijo que el aumento sólo alcanzaría al 7% de los usuarios y que el 93% quedaría exento. Esto no fue así, alcanzó todos. Además hubo dos incrementos, uno en octubre y otro que se dio en enero. En esto se deja de lado el escalonamiento en la facturación y ahí es donde se disparó el incremento, alcanzando en algunos casos hasta el 200% de lo que se facturó en el periodo anterior”, explicó Valdés.

Comentá la nota