Un Concejo con poca calle

Con este síntoma, en un mes nueve concejales le dicen adiós a su banca y no todos pueden lucir satisfacción. La autocrítica, individual y grupal del cuerpo colegiado, deja expuestos algunos defectos de una composición parlamentaria que no está en deuda sólo porque hay una fuerza con mayoría propia

Se aburguesa la política legislativa local, se achancha, se desapasiona, languidece, se vuelve menos "saludable", camina menos las calles y habla muy poco con sus vecinos. Consecuencia de gobernar con una mayoría que no capitaliza su supremacía consagrada con el sentir popular que le dio el mandato a través del voto, y producto también de una oposición

Comentá la nota