Concejo pide a Giacomino que garantice viviendas para asentamiento de Alta Córdoba

Los integrantes de la comisión de Desarrollo Urbano coincidieron ayer en seguir frenando la urbanización de un predio de ferrocarril ubicado en Alta Córdoba. Allí existe un asentamiento precario de más de cien familias, que data de 12 años atrás.
Ediles ratificaron que no aprobarán el convenio firmado por Luis Juez con Nación en 2007, hasta que la Municipalidad o la Provincia no se hagan cargo de viviendas para los moradores.

La comisión de Desarrollo Urbano del Concejo Deliberante volvió a tratar el proyecto de ratificación del convenio entre la Municipalidad y el ex Organismo Nacional de Administración de Bienes (Onabe), que prevé la urbanización de un predio de ferrocarril de 5 hectáreas en barrio Alta Córdoba.

Como ya ocurrió meses atrás, ayer todos los bloques coincidieron en frenar la cuestión, hasta tanto el municipio no modifique el proyecto original y resuelva la relocalización de 120 familias que ocupan ilegalmente el terreno ferroviario.

Inclusive, la posición de los ediles se vio más endurecida que en mayo, última vez que se abordó el tema. Esta vez los concejales ratificaron la negativa a avalar el convenio inclusive frente a vecinos que pugnan por eliminar la villa "Los Galpones" (emplazada en los predios en cuestión).

Cabe recordar que el día 8 de aquel mes, la comisión mencionada envió una misiva al intendente Daniel Giacomino, para solicitarle la modificación de una cláusula del convenio firmando con el ente nacional, que no especificaba de qué manera se resolvería el tema de los ocupantes el predio.

A casi 4 meses, la petición nunca fue respondida, y eso es lo que causó malestar entre los integrantes de Desarrollo Urbano.

El convenio, con fecha 9 de abril de 2007, en su cláusula Sexta, dice: "Con relación a la reubicación de los actuales ocupantes y considerando la propuesta del gobierno de la Provincia de Córdoba de incluir a los mismos en el programa ‘Mi Casa Mi Vida’ (...), el Onabe y la Municipalidad se comprometen a realizar, en forma conjunta o separadamente, todos los esfuerzos necesarios para concretar la mencionada reubicación".

Técnicamente, de allí se desprenden algunos inconvenientes. Por un lado, el programa provincial "Mi Casa Mi Vida" ya no existe y si existiera o fuera reemplazable por otro, la cláusula citada habla sólo de una "propuesta" de la Provincia.

Por otro lado, y con la misma falta de precisión, se hace alusión al "compromiso" y a "los esfuerzos necesarios" del Onabe y del municipio para concretar la reubicación de los ocupantes del predio, pero aún no hay avances al respecto.

Además, el Onabe ya no existe como tal debido a que a finales de 2008 hizo el traspaso de unos 500 inmuebles a la Administración de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), incluidos los predios cordobeses de "Playa y Zona de Vías de Alta Córdoba" y "ex Forja", en barrio Talleres.

En toda esta larga historia de decisiones no tomadas, y más allá de la insistencia del intendente Daniel Giacomino para darle salida al mencionado convenio, lo que queda claro es que no habrá definiciones al respecto si antes no se resuelve la única causa que desde hace 5 meses traba el proyecto en el Concejo: el destino de los actuales moradores del predio.

Juez: oportunismo político

El trato entre la Municipalidad y Onabe fue firmado por Luis Juez cuando aún era intendente.

Cabe cuestionarse, como este medio lo hizo en su edición del 7 de mayo, por qué el senador electo suscribió en 2007 este convenio, sin garantizar reubicación y vivienda a las personas que ya entonces usurpaban el predio ferroviario de Alta Córdoba desde hacía 12 años.

Oportunismo político, sin previsión alguna.

Y para colmo, en definitiva, la dilación de la ejecución de este convenio no ayuda a los vecinos de la zona, no da rédito político a Juez, ni tampoco a Giacomino, que busca concretarlo.

Comentá la nota