Un mal "Concejo"

Tras conocerse la injustificada cantidad de ingresos al Concejo Deliberante durante los últimos dos años y las consecuencias económicas que ello contrajo, la presidente, Adriana Reyes, omitió dar explicaciones y sólo se victimizó.
La gestión de Adriana Reyes al frente del Concejo Deliberante sigue dando que hablar y no justamente por ser brillante ni por incluir algún tipo de logro que tenga beneficios directos para la comunidad, sino todo lo contrario.

En su edición de ayer, TiempoSur publicó detalladamente la indiscriminada e injustificada cantidad de ingresos desde la llegada de Reyes, creando un Concejo Deliberante superpoblado.

Las consecuencias económicas que dichos ingresos conllevan, hizo que los habitantes de Río Gallegos solicitaran las explicaciones del caso para semejante gasto en una cantidad de personal que supera claramente lo necesario.

Sin embargo, cuando cada habitante de la ciudad esperaba conocer los motivos de esta historia, Adriana Reyes realizó declaraciones en las que sólo se victimizó, sin explicar absolutamente nada.

La presidente del Concejo, principal responsable de una serie de decisiones poco felices dentro del organismo municipal, sólo se limitó a excusarse indicando que es victima de un ataque por una pauta publicitaria.

Evidentemente, Adriana Reyes no entendió nada. Está muy lejos de interpretar las necesidades de la gente, que no pasan justamente por aprobar todo tipo de ingresos a un Concejo Deliberante que, gracias a eso, hoy tiene un gasto de personal que supera largamente los 600 mil pesos mensuales.

Evidentemente, tampoco entendió que los medios y la gente sólo pretenden conocer los motivos por los cuales, por ejemplo, destinó fondos presupuestarios que alcanzan los 94 mil pesos para otorgar donaciones, pasajes y subsidios, sólo hasta el 31 de octubre del año pasado.

Lo que Adriana Reyes debe explicar es porque se incorpora personal a Concejo Deliberante y luego esas mismas personas son "afectadas" o cedidas a otros entes provinciales, con cargo al presupuesto municipal y sin que aparejen beneficio alguno al funcionamiento del Concejo.

Tampoco parece comprender la importancia del organismo que hoy preside ni la importancia que tiene el funcionamiento del mismo para la comunidad.

Cuando la importancia de rendir cuentas es tanta, se magnifica la preocupación ante el accionar de una presidente que no explica absolutamente nada.

¿Será que para la presidente Adriana Reyes es normal el ingreso de 110 empleados en unos pocos meses sin explicar los motivos?, ¿Acaso será normal omitir la rendición de cuentas por la ampliación del gasto en personal y la entrega de subsidios con presupuesto municipal?, ¿Será que piensa que un funcionario público no debe dar explicaciones por sus actos dentro de un organismo tan importante como el Concejo Deliberante?

Mientras la gente todavía espera conocer los detalles de esta historia de la boca de la propia Adriana Reyes, ella sólo apareció públicamente para decir…nada.

Sólo intenta derivar la atención excusándose, diciendo que el multimedio TiempoSur intenta "apretarla" por una pauta publicitaria, cuando el medio lo único que hace es comunciar a la gente una realidad social. Mientras tanto, las respuestas a la superpoblacion no aparecen. Y los proyectos importantes para la mejora de la calidad de vida, ¿para cuándo? (TiempoSur-Digital)

Comentá la nota