El Concejo homenajeó a los cinco tripulantes de la Atlantis

El presidente del Concejo destacó la ejemplaridad de quienes a bordo de la Balsa Atlantis cruzaron el océano Atlántico. El jefe de la expedición, Alfredo Barragán, aseguró que los tripulantes de la embarcación se sienten "mimados".

Los cinco expedicionistas que cruzaron el océano Atlántico a bordo de la Balsa Atlantis recibieron ayer un emotivo homenaje por parte del Concejo Deliberante, al haberse cumplido 25 años de aquella memorable hazaña. Alfredo Barragán, Jorge Iriberri, Horacio Giaccaglia, Daniel Sánchez Magariños y Félix Arrieta recibieron un reconocimiento de manos de las autoridades del cuerpo, quienes se encargaron de elogiar la magnitud de su aventura y de destacarla como un "ejemplo" para los más jóvenes. La Balsa Atlantis unió la costa americana con la africana en el año 1984, para demostrar que 3500 años antes del viaje de Cristóbal Colón, el hombre pudo haber realizado esa expedición ayudado por los vientos y las corrientes marinas. Barragán, Iriberri, Giaccaglia, Sánchez Magariños y Arrieta, estuvieron ayer acompañados en el recinto del Concejo por familiares y amigos, entre los que se encontraban el empresario naval Federico Contessi, el titular de la empresa Scordina y el conductor televisivo Jorge Zanier, quien fue uno de los principales difusores de la aventura de la Atlantis. La ceremonia estuvo a cargo del presidente del Concejo, Marcelo Artime, quien estuvo acompañado por el secretario del cuerpo Diego Monti, el presidente del Ente Municipal de Deportes y Recreación, Federico Maidana y los concejales del bloque Acción Marplatense Marcela Amenabar y Héctor Rosso. Durante su discurso, Artime destacó la trascendencia de la aventura protagonizada por lso tripulantes de la Atlantis. "Mar del Plata y su juventud necesitan ejemplos, necesitan tener claro que cuando hay un emprendimiento hecho con honestidad, con fervor, con fanatismo las cosas se pueden lograr. Necesita la juventud tener en claro que no siempre es indispensable tener toda la infraestructura y el lujo posible para poder hacer las cosas; necesita la juventud saber que todavía hay utopías que uno escucha en algún cuento o ve en alguna película y que parecieran que ahora no se pueden lograr", subrayó el concejal.

Por otra parte Artime se refirió al proyecto para imponerle el nombre Balsa Atlantis a la calle D del puerto de Mar del Plata, que va desde los silos hasta el ingreso del Astillero Contessi. "Creemos que es lugar más propicio y emblemático para que lleve ese nombre, la entrada de una de las empresas más importantes y queridas de nuestra ciudad", sostuvo.

Luego de la entrega de los reconocimientos, Barragán expresó su agradecimiento por el homenaje. "Muchas veces nos preguntan si nos sentimos reconocidos, si nos sentimos considerados y la respuesta nuestra es invariable: sí por supuesto, hace 25 años que vivimos mimados por los argentinos, sobre todo por los marplatenses y los dolorenses", señaló.

"Cuando concebimos Atlantis -siguió diciendo- desde el inicio tomamos conciencia de que iba a ser sumamente difícil, al límite de lo imposible, fuimos conscientes de que era una apuesta muy atrevida por lo que proponíamos, por lo que afirmábamos y por lo que íbamos a arriesgar, incluso el pellejo, pero estábamos seguros de que era por algo valioso y decidimos conjuntamente elaborar a la Atlantis como una obra de arte: algunos saben pintar, otros saben cantar, e hicimos a Atlantis como una expedición bella, bonita en su imagen, en su discurso, en su mensaje, absolutamente pura, de lo contrario no valía la pena jugarse el pellejo.

"Nunca nos hubiésemos jugado la vida por un comercial -dijo Barragán- no aceptamos sponsors comerciales, le pusimos a la vela el sol y la cruz de los vientos, el sol "la vida", los vientos "la libertad" y nos enamoramos de eso y tanto que estoy absolutamente seguro de que ninguno de mis compañeros, mis hermanos en ningún momento de la travesía se preguntó qué estoy haciendo acá, estábamos tan enamorados porque la veíamos tan bella, porque éramos creyentes de que habíamos dado lo mejor de nosotros, lo más bonito que éramos capaces de crear. Y obviamente ante semejante apuesta, ante semejante esfuerzo y compromiso, teníamos la esperanza de que la vieran así, que la vieran bella, que la vieran pura, que la vieran ejemplar. Y 25 años después la historia nos dice que lo hemos conseguido".

Comentá la nota