El Concejo y las elecciones de 2011.

Todo indica que las intenciones de Gustavo Martínez de llegar a la intendencia en 2011 y el rol que jugaría su mujer, la edil Ely Cuesta, en ello, obligaron a la Alianza a cambiar radicalmente su postura sobre la presidencia de Picón.
La negativa aliancista a aceptar la renuncia de César Picón (PJ) a sus cargos de presidente provisional y vicepresidente primero del Concejo Deliberante, escondería un trasfondo mucho más complejo que el de la «carga pública», esgrimido por el ala radical.

Fuentes bien informadas aseveraron a este matutino que el problema puede resumirse en una simple oración: las elecciones municipales de 2011.

Sucede que la renuncia de Picón haría subir a la presidencia a Rafael Kadlec (ARI), pero también provocaría que la justicialista Ely Cuesta ocupe el puesto del edil arista. Y allí es adonde el Ejecutivo capitalino comienza a inquietarse.

Cuesta, peronista de pura cepa, es además esposa del presidente del directorio de Sameep, Gustavo Martínez, quien ya no oculta sus intenciones de postularse como candidato a intendente de Resistencia en los próximos comicios.

Es por ello que en el radicalismo están convencidos que existiría un acuerdo para que Kadlec siga los pasos de Picón, presente su dimisión a la presidencia, lo que dejaría el cuerpo a Cuesta, quien desde allí podría empezar a trabajar intensamente para posicionar firmemente la figura de su marido como el candidato a pelear un tercer mandato de Ayala.

Maniqueismo

Todo este escenario sería la verdadera razón que subyace al verdadero motivo por el cual ahora el bloque radical ha cambiado en 180º su postura y dejó de reclamar «el sillón usurpado de la presidencia», para pedir que se cumpla con «la carga pública a la que obliga la Carta Orgánica».

Si tal hubiera sido la concepción desde siempre, y hubiesen obrado en consecuencia, el bloque aliancista no debería haber permitido que la ex edil y presidenta del cuerpo Marilyn Cristófani, renunciara al Concejo, para asumir al frente del Ministerio de Cultura durante el período en que la Alianza Frente de Todos fue gobierno en la provincia.

El futuro

Por tal motivo cabría esperar que el bloque mayoritario sostenga a capa y espada su nueva posición, hasta tanto pueda negociar o asegurarse que el sillón de la presidencia quedará en manos del radical José Barbetti, tal era el deseo del Ejecutivo desde septiembre del año pasado, apenas semanas después del trance de Carballeira.

También por todo esto se estaría retrasando la aprobación de la jubilación por incapacidad presentada por los familiares de la edil.

Comentá la nota