El Concejo desactivó por este año el reclamo de aumento

Lo anunciaron el presidente del Legislativo, Eduardo Yuni, y el intendente Juan Jure. La discusión se reabrirá recién para el presupuesto 2010. Tampoco insistirían con cobrar el retroactivo de 130 mil pesos
Ni au­men­to ni re­troac­ti­vo. El Con­ce­jo De­li­be­ran­te de­sac­ti­vó ayer, des­pués de la po­lé­mi­ca que se ge­ne­ró du­ran­te el fin de se­ma­na, el pe­di­do que le ha­bía he­cho al go­bier­no mu­ni­ci­pal pa­ra que co­men­za­ra a pa­gar­le el úl­ti­mo tra­mo del au­men­to sa­la­rial que que­dó sus­pen­di­do en no­viem­bre de 2008. Los blo­ques del ofi­cia­lis­mo y el PJ ha­bían re­cla­ma­do ade­más un re­troac­ti­vo de 7 mil pe­sos pa­ra ca­da con­ce­jal por­que el Eje­cu­ti­vo si­guió apli­cán­do­les el re­cor­te de suel­dos a pe­sar de que el Le­gis­la­ti­vo no se ad­hi­rió al se­gun­do tra­mo de la emer­gen­cia que el in­ten­den­te Juan Ju­re de­cre­tó des­de ma­yo de es­te año.

"No exis­te nin­gu­na pre­sen­ta­ción an­te es­ta Pre­si­den­cia ni an­te el Eje­cu­ti­vo. Lo que se vie­ne es una dis­cu­sión en ge­ne­ral so­bre lo que ha­rá el Mu­ni­ci­pio en po­lí­ti­ca sa­la­rial du­ran­te 2010 y allí es­ta­rán com­pren­di­dos los con­ce­ja­les. Pe­ro na­die ha re­cla­ma­do na­da for­mal­men­te pa­ra es­te año. Se es­tá cri­ti­can­do gra­tui­ta­men­te a la ins­ti­tu­ción", ma­ni­fes­tó Eduar­do Yu­ni, pre­si­den­te del Con­ce­jo De­li­be­ran­te.

Ayer mis­mo, el in­ten­den­te Jure tam­bién se­ña­ló que no ha­brá ni re­troac­ti­vo ni au­men­to de suel­dos pa­ra los con­ce­ja­les en lo que que­da del año.

En ri­gor, lo que plan­tean los con­ce­ja­les no es un in­cre­men­to si­no que se les pa­guen las die­tas fi­ja­das por or­de­nan­za. El año pa­sa­do, el Con­ce­jo es­ta­ble­ció que el suel­do del in­ten­den­te se­ría de 6.900 pe­sos de bol­si­llo y el de los 19 miem­bros del Le­gis­la­ti­vo es­ta­ría en el 80 por cien­to; es de­cir, 5.520 pe­sos por mes. Es­tas es­ca­las, que se apro­ba­ron el úl­ti­mo día de sep­tiem­bre de 2008, im­pli­ca­ban su­bas de has­ta el 150 por cien­to. Sin em­bar­go, en no­viem­bre el in­ten­den­te de­ci­dió, en me­dio de una cri­sis que ya em­pe­za­ba a sen­tir­se fuer­te en las ar­cas mu­ni­ci­pa­les, apli­car un re­cor­te pa­ra él y sus fun­cio­na­rios del 30 por cien­to.

El Con­ce­jo, por su par­te, con­tri­bu­yó a la emer­gen­cia con la de­ci­sión de sus­pen­der el úl­ti­mo tra­mo del in­cre­men­to, que se ha­bía fi­ja­do en tres cuo­tas. Des­de en­ton­ces, co­bra­ron unos 1.000 pe­sos me­nos de lo es­ta­ble­ci­do por la le­gis­la­ción.

Ven­ci­do

El de­cre­to ori­gi­nal de Ju­re ven­ció el 30 de abril pe­ro Ju­re de­ci­dió ex­ten­der­lo por seis me­ses más. El Con­ce­jo nun­ca co­mu­ni­có que ad­hi­rie­ra a ese nue­vo de­cre­to y du­ran­te la se­ma­na pa­sa­da dos con­ce­ja­les, uno ofi­cia­lis­ta y otro del PJ, le plan­tea­ron ofi­cial­men­te el re­cla­mo al Eje­cu­ti­vo de que les res­ti­tu­ye­ran la úl­ti­ma cuo­ta y, ade­más, les pa­ga­ran de al­gu­na ma­ne­ra el re­troac­ti­vo de 130 mil pe­sos.

Pe­ro hu­bo po­lé­mi­ca y di­si­den­cias in­ter­nas. En­ri­que No­vo, del Fre­Gen, y Eduar­do Scop­pa, de la Coa­li­ción Cí­vi­ca, se­ña­la­ron que no es­ta­ban de acuer­do con el pe­di­do y, en las úl­ti­mas ho­ras, hu­bo den­tro del ofi­cia­lis­mo vo­ces que tam­bién pro­tes­ta­ron por­que no creían que fue­ra la opor­tu­ni­dad ade­cua­da.

"Mi­rá, ni ha­bla­mos de ese te­ma. Que­dó sus­pen­di­do de he­cho pa­ra más ade­lan­te. Es­ta­ba pre­vis­to que nos reu­nié­ra­mos pa­ra de­sig­nar a una co­mi­sión que ne­go­cia­ra los sa­la­rios pe­ro no pa­só na­da. Va a que­dar pa­ra el 2010: hay un com­pro­mi­so del go­bier­no de no re­no­var el re­cor­te pa­ra el año que vie­ne", ma­ni­fes­tó un con­ce­jal.

Se­gún se­ña­la­ron miem­bros del ofi­cia­lis­mo, tam­bién se ha­bría des­car­ta­do la idea de re­cla­mar un re­troac­ti­vo de 130 mil pe­sos.

De to­das for­mas, más allá de que el pe­di­do se ha­ya de­sac­ti­va­do, ayer en el Con­ce­jo ha­bía ma­les­tar ha­cia el Eje­cu­ti­vo. Los re­pro­ches apun­ta­ban a que el pro­pio go­bier­no ha­bría fil­tra­do los da­tos a la pren­sa pa­ra per­ju­di­car al Le­gis­la­ti­vo.

Por eso, tal vez pa­ra di­si­par esos ru­mo­res, el in­ten­den­te sa­lió ayer por la tar­de a ma­ni­fes­tar que los con­ce­ja­les no es­ta­ban pi­dien­do un au­men­to si­no, en rea­li­dad, la re­cu­pe­ra­ción de una ci­fra que per­die­ron a fi­na­les de 2008.

"Va­mos a ana­li­zar la si­tua­ción sa­la­rial con los pro­pios con­ce­ja­les. Hay que de­cir que ellos no pi­den una su­ba si­no que vie­nen co­bran­do un 30 por cien­to me­nos cuan­do a los em­plea­dos no só­lo les man­tu­vi­mos los suel­dos si­no que se los au­men­ta­mos. Hay que dar­le a es­te te­ma su jus­ta me­di­da", in­di­có a PUN­TAL el in­ten­den­te.

Un pedido más amplio

Los con­ce­ja­les le plan­tea­rán al go­bier­no mu­ni­ci­pal que ana­li­ce com­ple­ta la po­lí­ti­ca sa­la­rial pa­ra el año pró­xi­mo. No só­lo el ni­vel de las die­tas del Le­gis­la­ti­vo es­ta­rá en el te­ma­rio si­no, fun­da­men­tal­men­te, las ele­va­das ci­fras no re­mu­ne­ra­ti­vas que ac­tual­men­te es­tá pa­gan­do la Mu­ni­ci­pa­li­dad a pesar de que existe una ordenanza que establecía que durante 2009 deberían ir incorporándose al básico.

Además, otro aspecto que se analizará es la antigüedad de los empleados, que fue congelada durante el segundo gobierno de Benigno Rins.

Comentá la nota