CONCEJO DELIBERANTE. La sesión se puso áspera. Alvarez aludió a un supuesto lobby empresarial Fuerte cruce de concejales por un tema relacionado con el transporte urbano

Los subsidios y tarifas de colectivos siguen siendo temas polémicos y el debate por el Sistau seguirá en la comisión. Las calles del barrio Uocra son de responsabilidad de la empresa constructora. El oficialismo acompañó el pedido de Coalición Cívica a la Provincia para terminar obras escolares paralizadas.
El eje de la noche en la sesión del Concejo Deliberante volvió a ser el transporte urbano e interurbano de pasajeros. Marcelo Urlézaga (Primero Olavarría) defendió su proyecto de pedir a la Secretaría de Transporte de la Nación corregir las asimetrías existentes entre Capital Federal y el Gran Buenos Aires respecto del interior bonaerense en lo referido al subsidio del Sistau (Sistema Integrado del Transporte Automotor), y se tuvo que aguantar durísimos juicios del concejal Gustavo Alvarez, para quien el proyecto se correspondería con una especie de "lobby empresarial".

La discusión fue subiendo de tono, al punto que el edil larrechista, más allá de que la propuesta pasaba a comisión, quiso contestarle y le replicó devolviéndole algunas imputaciones y facturas referidas al rol de Alvarez en el otorgamiento del último aumento de tarifas.

Urlézaga se reivindicó "coherente" y dudó de que "otros" (aludiendo a Alvarez, claro) tuvieran esa "coherencia". Aquella vez, mientras el larrechista quiso evitar el aumento de boleto proponiendo un subsidio municipal para cubrir el reclamo de los empresarios, Alvarez con su bloque y el oficialismo aprobaron un incremento bastante menor que el que pedían las empresas. El concejal argumentaba que un subsidio municipal era someterse al pedido empresarial cargándolo al erario público.

Ayer volvió aquel debate. Por un lado, Urlézaga sostuvo que habría que salvar las asimetrías en el Sistau porque le parecían injustas debido a que los costos de un colectivo en Capital Federal o el Conurbano era similar al de Olavarría, por ejemplo.

Alvarez señaló, luego de cuestionar duramente la intención de atar el subsidio a un aumento de tarifas, que el cuerpo desconocía la fórmula por la cual se fijaba el Sistau, buscó una ciudad similar a Olavarría y recayó en Lomas de Zamora. Allí, el Sistau de una empresa es de 124.000 pesos mensuales, mientas que aquí es de 37.000 pesos. "Pero allí esa empresa transporta 6.800.000 pasajeros al año, mientras que en Olavarría esa cifra baja a 1.500.000 anuales". También dijo que la empresa del Conurbano tenía 46 unidades y la local posee 26 colectivos.

Puso de relieve estas diferencias para graficar que la olavarriense estaría recibiendo proporcionalmente más dinero que la de Lomas de Zamora.

Luego de plasmar estos datos, Alvarez pidió el pase a comisión, dejó el micrófono y su compañera y presidenta de bancada, Silly Cura, lo aplaudió calurosamente. Amagó luego con alguna explicación por la actitud inusual, pero el presidente del Cuerpo le aclaró que "usted está en su derecho de hacerlo".

Urlézaga le respondió a Alvarez y le devolvió algunas acusaciones. Luego Héctor Cavalieri (Coalición Cívica) esbozó un discurso político, Alem lo detuvo y mandó a votar, tras lo cual el claderista aclaró que su bloque rechazaba el pase a comisión, pero también el proyecto de Urlézaga. Sin embargo, la iniciativa siguió su curso a las comisiones respectivas, lo que prefigura un fuerte debate en el futuro.

Edificios escolares

La Coalición Cívica logró, con algunas modificaciones, que el resto de los concejales acompañaran su pedido a la Provincia para que envíen los fondos destinados a terminar las tres obras escolares paradas desde hace un año: la Escuela Media Nº 11, el Instituto de Educación Física y una ampliación en la Escuela Nº 4. Franco Cominotto se hizo eco de la investigación realizada por EL POPULAR y que se publicó hace dos semanas.

Cabe recordar que tales obras están paralizadas desde noviembre de 2007, pero se encuentran con distintos grados de avance: la primera en un 11 por ciento, el segundo en un 74 por ciento, y la tercera en alrededor de un 50 por ciento. Se hizo hincapié en lo que había destacado este Diario, esto es, que se han perdido, además de los edificios educativos, los puestos de trabajo y el ingreso de fondos para el mercado interno.

El oficialismo rechazó el pedido de la Coalición Cívica para que se arreglen las calles del barrio Uocra porque, según explicó José Valenza (FPV), "la nivelación le corresponde a la empresa constructora".

Cuando se cerró la votación, se levantó de la barra una persona, seguramente un adjudicatario, y se retiró del recinto no sin antes proferirle a Valenza lo que pareció un insulto o un reproche. Lo que dijo fue inentendible, pero se pudo deducir por su lenguaje gestual que no era nada amigable.

Se aprobó la solicitud de Urlézaga para que el Municipio "asista a la campaña de educación y el proyecto de difusión de la Escuela de Educación Especial Nº 505, de ciegos y disminuidos visuales, intermediando con los métodos necesarios (orales, gráficos, prácticos) en pos de concientizar al ciudadano y tendiendo a eliminar las numerosas dificultades" para esas personas.

El oficialismo presentó un proyecto alternativo por el cual se dejaba el articulado como estaba en el original, pero se excluía la participación de la Dirección de Control Urbano municipal para despejar las veredas de los obstáculos materiales para transitar libremente por ellas.

También el Pro logró una aprobación rápida de su proyecto por el cual se declaró de interés municipal el libro "Cuentos del Pan Duro" y la tarea de sus autores.

Fue la conclusión de un proyecto, "Somos editores", destinado a alumnos de 3er. grado, puesto en marcha desde la biblioteca escolar del Colegio de Dipregep Nº 448 "Fray Mamerto Esquiú". El producto principal fue la edición de un libro llamado "Cuentos del Pan Duro", escrito e ilustrado por los alumnos. Este proyecto de biblioteca es llevado a cabo por el bibliotecario de la institución y la docente del grado, comprometidos en la tarea de promover en sus alumnos los hábitos de lectura y escritura.

También participaron agentes externos a la institución que colaboraron con el aporte de conocimientos y recursos materiales y humanos para lograr la edición del libro.

Comentá la nota