El Concejo Deliberante recibió con tranquilidad el veto del intendente

Con restricciones pero sin prohibiciones, rige la ordenanza que regula la radicación de grandes comercios. Entre los concejales ayer no hubo reacciones en contra de la decisión tomada por Pulti.
El Concejo Deliberante recibió sin demasiados sobresaltos la noticia acerca del veto parcial que el intendente Gustavo Pulti terminó aplicando el jueves sobre la ordenanza que regula la radicación de comercios del rubro alimentario en el Partido de General Pueyrredon.

Luego de varios meses de controversia que incluyeron movilizaciones a favor y en contra de la ordenanza, los bloques de la oposición que habían votado un "cupo" para la apertura de locales con más de 191 metros cuadrados, parecieron aceptar con tranquilidad la decisión del jefe comunal. Pulti calificó de "cerrojo" aquella disposición que incluyeron los concejales de la oposición en el artículo 6º bajo la figura de "factor de saturación" y la retiró del texto, dejando el vigencia el resto de la norma votada por mayoría el 9 de octubre.

Técnicamente, ahora el tema debe regresar al Concejo para que sus miembros analicen si aceptan o no la eliminación de ese artículo. Si bien quienes defendieron la imposición del cupo lo hicieron hasta último momento y de manera persistente, dando claro testimonio de que ese punto era innegociable, todo parece indicar que no están dadas las condiciones para que el veto del intendente sea rechazado.

Es que, para insistir con la aplicación de ese controvertido artículo, la moción debería contar con el apoyo de los dos tercios del cuerpo, es decir 16 concejales.

Como se sabe, fueron 13 los ediles de los bloques opositores que se encolumnaron detrás de la defensa del cupo, mientras que los 11 restantes tomaron distancia del tema (aunque 3 de ellos, del Frente para la Victoria-PJ, se abstuvieron). La impresión dominante ayer en el HCD era que aparece improbable que ninguno de estos 13 vayan a modificar su opinión.

"Si se quisiera insistir con la aplicación del coeficiente de saturación no alcanzarían los votos para lograrlo", dijo -confiado- a LA CAPITAL el presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Artime, el principal operador del oficialismo en el cuerpo.

Sensación de "alivio"

Destacó Artime que ayer no hubo reacciones políticas en contra del veto parcial que aplicó el jefe comunal y que, por el contrario, se instaló una sensación de "alivio" al advertir que, finalmente la discusión comienza a cerrarse.

A no ser por el polémico coeficiente de saturación, el resto de las disposiciones de la ordenanza está en condiciones de entrar en vigencia. Por lo tanto, a partir de ahora, todos los comercios del rubro alimentario que quieran radicarse dentro del partido de General Pueyrredon deberán sujetarse a los términos de la regulación votada en el Concejo y ratificada este jueves.

Una de las medidas más importantes, dispone la división de la ciudad en cuatro sectores, admitiendo que dentro de cada uno de ellos se instalen locales de hasta un máximo de superficie determinada.

Aunque con distintos parámetros, más flexibles, este concepto era la columna vertebral del proyecto que originalmente había elevado el intendente Pulti.

Según el texto finalmente promulgado, en la zona céntrica estarán autorizados a radicarse locales de hasta 190 metros cuadrados, mientras que en el macrocentro el tope de superficie será de 600 metros.

Continuando con esta regulación territorial, también quedó establecido que en la zona periférica los futuros locales deberán tener entre 600 a 1.799 metros cuadrados y que recién fuera del ejido se permitirán grandes superficies que ofrezcan más de 1.800 metros cuadrados. Este último parámetro fue en rigor el verdadero eje de la polémica pues incluye a hipermercados y grandes cadenas de supermercados, a los que la oposición -alineada con algunas cámaras comerciales y la cadena local Supermercados Toledo- pugnó por impedir que pudieran instalarse.

A su vez la ordenanza que entró en vigencia exige que para abrir un nuevo establecimiento de entre 191 y 600 metros cuadrados debe verificarse que exista una distancia mínima de 300 metros respecto de otros de la misma categoría o inferior ya existentes, como forma de resguardar el trabajo de estos últimos.

Conceptos del intendente

"Nuestro único compromiso es con el progreso y el trabajo de los marplatenses", dijo el intendente Pulti en la noche del jueves al dar a conocer el veto parcial a la ordenanza regulatoria.

El jefe comunal calificó de "artículo cerrojo" al artículo 6º de la norma y justificó la eliminación del mismo por la imposibilidad de llegar a un acuerdo con los concejales de la oposición para que fuera el mismo cuerpo deliberativo el que removiera esa parte del texto de la ordenanza.

"Hasta último momento tratamos de llegar a un acuerdo para que Mar del Plata tenga una ordenanza consensuada", lamentó Pulti. Se refería a que el secretario de Gobierno Juan Guiñazú, el presidente del HCD y él mismo dialogaron esta semana con varios referentes de los bloques, "pero lamentablemente no fue posible el consenso en este tema", sostuvo el intendente.

Al momento de fundamentar la decisión de vetar el artículo que establecía el denominado "factor de saturación", Pulti subrayó que el "único compromiso" de su gestión "es con el progreso y el trabajo de los marplatenses", ya que "queremos una Mar del Plata para todos, y esto significa buscar un equilibrio entre los distintos intereses en pro del bien común".

El jefe comunal y los concejales del oficialismo insistieron con el argumento de que la actual administración fue la primera desde 1983 "en proponer una regulación, estableciendo que los hipermercados no tienen cabida en el centro y que tendrán que funcionar fuera de la zona urbana, porque de esa manera protegemos al pequeño comerciante, al de la compra diaria", tal como recordó ayer Pulti.

"Sin embargo, después se agregó el denominado 'factor de saturación' que, a nuestro entender, cierra la ciudad, y Mar del Plata necesita proteger los empleos que tiene y crear más en las zonas urbanas menos densas", finalizó.

Trovato, molesto con el veto

El secretario gremial del Sindicato de Empleados de Comercio Jorge Trovato aseguró ayer que el veto parcial que decidió el intendente Gustavo Pulti sobre la ordenanza de grandes superficies "generará que se llene la ciudad de grandes cadenas de supermercados. Eso producirá menos clientes a cada empresa, menos rentabilidad y por consiguiente despidos o suspensiones del personal", según informó el portal de noticias "Loquepasa.net".

Trovato encabezó sendas movilizaciones de empleados de Supermercados Toledo al Palacio Municipal para exigir la promulgación completa de la ordenanza, desafiando el posicionamiento del resto de los afiliados y de la conducción del gremio encabezada por Pedro Mezzapelle que se alineó sin titubeos en la postura contraria.

"Con esta resolución que tomó el intendente Pulti en lugar de regular la instalación sólo regula el metraje", se quejó Trovato y aventuró que "las consecuencias de esta determinación serán graves para el empresario marplatense".

Finalmente dejó entrever la posibilidad de alguna presentación ante la Justicia al indicar que "creemos que este veto parcial puede ser inconstitucional".

Sin embargo, el veto total o parcial es una facultad que tienen los poderes ejecutivos del Estado, perfectamente consagrada por las instituciones de la democracia.

Comentá la nota