Concejo Deliberante: el bloque del Frente Cívico cruje pero no se rompe (por ahora)

La posibilidad de una fractura formal de la bancada está descartada momentáneamente en el oficialismo. Sin embargo, se espera que los concejales giacoministas actúen en sintonía con otros ediles fuera del bloque.
La expulsión de Daniel Juez del gabinete municipal provocó un cimbronazo en el bloque de concejales del Frente Cívico. La salida del hermano del ex intendente y líder del Frente Cívico tomó por sorpresa a los ediles (varios de ellos se enteraron el viernes por los diarios), quienes aún no terminan de acomodarse a la nueva situación.

Sin embargo, hay algo que tienen en claro todos; juecistas y giacoministas: defenderán a capa y espada su lugar dentro del bloque oficialista.

“Este es el bloque que la gente que votó por (Daniel) Giacomino votó para precisamente garantizar la gestión municipal”, dicen los concejales cercanos al intendente. La posición es compartida -y fomentada- por el propio jefe comunal, que se prepara para un año duro en el que podría tener que gobernar sin contar con un bloque oficialista. De esta manera, quedó descartada -al menos por ahora- la posibilidad de que los cambios en el gabinete municipal aceleraran el quiebre del bloque, chance que se barajó apenas trascendieron las noticias sobre el reordenamiento de la planta política en el Palacio 6 de Julio.

Por el contrario, Giacomino fomentará la permanencia de “sus” concejales en el bloque e intentará sumar nuevos adeptos. “Es la única manera de defender la gestión y garantizar la gobernabilidad”, aseguran en el entorno del intendente.

En la práctica, la dinámica del bloque no variará significativamente a la desarrollada durante el primer año de gestión, con la mayoría de los concejales enrolados en las filas del juecismo, y frente a ellos los pocos que responden al intendente. Estos últimos seguramente actuarán en sintonía con sus pares de otros bloques (especialmente los identificados con el kirchnerismo y el schiarettismo), conformando una especie de bloque virtual.

De las características de los proyectos a tratar dependerá en buena medida el apoyo que consiga el intendente para lograr sus objetivos, como así también de sus implicancias políticas, tal como se advierte en el enérgico rechazo de la mayoría de los concejales del bloque al proyecto impulsado por el gobierno provincial que pretende vender el predio del Complejo Pizzurno y lotear la Casa de Gobierno.

Lo que sí es seguro es que, si el año pasado resultó complicado para el intendente sortear el escollo del Concejo Deliberante, éste lo será aún más. Por caso, Giacomino no podrá remover a las autoridades del bloque, tal como pretendía (la idea era reemplazar a Graciela Villata por Juan Manuel Rodríguez, uno de los ediles afines al intendente). La estrategia -según comentan los concejales giacoministas- será sumar a la oposición para sacar a flote los proyectos que sean rechazados por el juecismo. Tarea que no será fácil, pero que tiene como antecedente la administración del ex intendente Germán Kammerath, quien gobernó durante casi todo su mandato con prácticamente todo el bloque del oficialismo en contra.

Lo peor, ya pasó

Cuando el intendente Daniel Giacomino tomó la decisión de desplazar a los últimos resabios del juecismo del gabinete seguramente sopesó que eso significaría gobernar durante tres años sin un bloque oficialista. Los peligros que esta situación encierra son muchos, más teniendo en cuenta las dificultades por las que atraviesa la gestión municipal, muy lejos de alcanzar el equilibrio deseado. Para los proyectos aún en carpeta será muy dificultoso conseguir el apoyo necesario, aún cuando los ediles juecistas aseguran que no podrán en riesgo la gobernabilidad de la Municipalidad. Pero hay que destacar que el intendente ya consiguió el ok para los principales proyectos que le permitirán gobernar con cierta tranquilidad hasta 2011. Hablamos de la constitución de una empresa municipal que se hará cargo de la prestación del servicio de higiene urbana, tras la fallida convocatoria a empresas privadas, y el paquete impositivo (incluido el promocionado revalúo inmobiliario), que le permitirá aliviar el déficit financiero, entre otros.

Comentá la nota