El Concejo Deliberante aprobó el nuevo cuadro tarifario para los colectivos

Todo el cuerpo deliberativo estuvo de acuerdo en aplicar los aumentos en los boletos y la creación de algunos nuevos. La Coalición Cívica, en cambio, lo consideró "un tarifazo" y lo encuadró en los que se vienen dando en otros servicios. Un desenlace inesperado con el tema de la antigüedad en las dietas.
El tema central fue el del nuevo cuadro tarifario en el transporte urbano e interurbano de pasajeros. Y el debate se dio fundamentalmente entre Héctor Cavalieri (Coalición Cívica) y Gustavo Alvarez (PI).

Cavalieri planteando su oposición a lo que consideró "un tarifazo" e haciendo hincapié en el aumento que se dio al boleto único en un porcentaje, a su juicio, sensiblemente superior al índice de inflación que da el Indec.

Alvarez atacó no sólo una serie de "contradicciones" del concejal claderista, sino que además se animó a decir dos cosas: que el aumento no era del 19,4 por ciento, sino del 16 por ciento, porque para él ésa era la ganancia de la empresa. Seguramente hizo un promedio entre todos los boletos y de allí sacó el porcentaje de rentabilidad empresaria en relación con lo que se venía dando. En segundo lugar, instó a hacer otra lectura del caso y a mirar que había habido una rebaja del boleto (para el sector jubilado y estudiantil) y no recalar en el porcentaje de incremento.

Según el concejal Enrique Alfieri, quien resaltó como todos el trabajo en comisión, las empresas habían pedido un aumento en el único del 26 por ciento para el urbano y de un 30 por ciento para el interurbano.

Se le terminó dando un 19,4% para el urbano, se agregaron nuevos tipos de boletos al cuadro tarifario como el estudiantil terciario y universitario y jubilado, ambos a 1,25 pesos, y se dejó congelado el escolar en 65 centavos.

En el interurbano se añadió -o se creó- el boleto fraccionado para que un vecino de barrio AOMA no deba pagar como si viniese de Loma Negra o Sierras Bayas.

La Coalición Cívica fue el único bloque que no acompañó las nuevas tarifas y Cavalieri se terminó trenzando con Gustavo Alvarez, quien volvió a defender el resultado del trabajo de comisión como hace un año. "Hace dos años que los chicos vienen pagando 65 centavos por boleto y aspiramos a un boleto obrero", algo que también había reclamado el claderismo.

Pero Alvarez le marcó a Cavalieri algunas contradicciones en su discurso: "Está en contra de los subsidios y después dice que habría que aumentarlos. Es más, hace un año proponía cubrir la totalidad del aumento que pedían las empresas con un subsidio municipal", le señaló.

El debate se derivó al plano político nacional, se apeló a la historia más o menos reciente y se repartieron chicanas, pero en un momento de lo que menos hablaban algunos concejales era del tema específico que se estaba tratando.

Dietas

Después, como otro de los proyectos relevantes, se trató la comunicación del Frente de la Coalición Cívica por la cual rechazaba el artículo 2 de la Ley 13.924 que faculta a los concejales a cobrar antigüedad en sus dietas siempre que hubiesen actuado en la administración pública.

El tratamiento fue más corto de lo esperado. Se esperaba un debate más largo e intenso, pero después de hacer la defensa de su proyecto, Cavalieri afirmó que "no correspondía cobrar la antigüedad porque el empleado público no la pierde cuando vuelve a su trabajo anterior", añadió otros conceptos y dejó la palabra a Liliana Schwindt (Unión por la Provincia), quien reiteró algunos conceptos que ya había expresado a EL POPULAR Medios sobre las presuntas desventajas de los empleados estatales cuando se hacen cargo de una banca de concejal y hasta se animó a decir que "se sale hecho o se termina perdiendo plata".

Posteriormente, Arnaldo Cazot (Frente para la Victoria) sorprendió no tanto por sus conceptos, sino por el modo con el que votó el proyecto de la Coalición Cívica.

Es que el concejal sierrabayense quedó solo rechazando el proyecto del claderismo o apoyando el texto de la ley provincial, mientas los diecinueve concejales restantes adherían a lo planteado por la iniciativa de Cavalieri.

Concretamente, el proyecto atacaba las modificaciones al artículo 92 de la LOM y sugería dejar la redacción anterior, esto es, sin la posibilidad de incrementar las dietas a través de la antigüedad. Por lo tanto, consciente o no, Cazot quedó como adhiriendo a la ley y contrario al pedido del HCD de rechazarla.

Comentá la nota