El Concejo Deliberante aprobó una nueva moratoria.

Un 12,5% será destinado a la red de agua corriente e igual porcentaje será invertido en la construcción de cordón cuneta.
En la sesión de ayer al mediodía del Concejo Deliberante fue aprobado un nuevo régimen de regularización y actualización de tasas (moratoria) implementado con el fin de reunir fondos necesarios para hacer frente al aumento de sueldos de los empleados municipales y mayores costos de los servicios que brinda la comuna juninense.

Del proyecto original enviado por el Departamento Ejecutivo al Concejo Deliberante, fue modificado el artículo 14 por el cual se dispone que de los ingresos totales generados por la aplicación de los planes de pago de esta ordenanza, se afectará un 12,5% para la construcción de pozos de agua corriente y ampliación de la red de agua corriente y un 12,5% para la realización de cordones cunetas, mientras que el 75 por ciento restante será de libre disponibilidad.

La ordenanza fue aprobada en general por unanimidad pero en forma particular fue aprobada por 16 votos ya que el disenso estuvo dado en el porcentaje que debía destinarse a la red de agua corriente.

Posición de

Magdalena Ricchini

La concejal Magdalena Ricchini (Coalición Cívica) fundamentó su posición en torno al tema al decir que votaba en positivo el proyecto de la moratoria pero planteó su disidencia en la cantidad de cuotas establecidas para los planes de pago, la cantidad de cuotas para los deudores en proceso judicial y el porcentaje que se utilizará para distintos destinos en la futura recaudación.

Manifestó la edil que la moratoria "no debe ser una forma habitual de recaudación, permanente y anual. Debe ser seria, pautada, que facilite el pago pero es simplemente para recaudar" e hizo hincapié en que "esta moratoria atañe a los deudores de tasas de los años 2008 y 2009, por lo cual no se generarán grandes montos de deudas".

"Debería plantearse un régimen de cuotas más acotado al que propone el Departamento Ejecutivo, yo propongo un máximo de 50 cuotas, favoreciendo al que no pagó en su momento pero también al que pagó siempre, en el marco de la justicia tributaria", recalcó la edil de la Coalición Cívica.

También Ricchini consideró injusto que "a aquellos deudores en trámite judicial se los trate de la misma manera que aquellos que si bien, son deudores, no alcanzaron la categoría de judicializados. Particularmente, hay que considerarlos, teniendo en cuenta que la política histórica de este municipio es no perseguir a deudores de escasos recursos".

Respecto a la aplicación de los fondos recaudados, la edil consideró que debe estar enfocada la prioridad al servicio de agua potable. "Creemos que el cordón cuneta es una obra importante para los barrios pero que siempre, por el tipo de obra, tiene su devolución por la contribución por mejoras que paga el vecino", señaló.

Por eso propuso destinar el 25% de lo recaudado en la moratoria para la red de agua potable.

Kiernan repudió conceptos de Rossetti

Asimismo, durante la sesión de ayer al mediodía, el concejal Tomás Kiernan manifestó su voto positivo a favor de la moratoria impositiva y argumentó que "en vista de la paupérrima situación económica a la que fue llevado este Municipio se hace necesario implemen-tar esta moratoria que resulta ser un manotazo para no hundirse".

Kiernan consideró que "el Municipio debe aplicar herramientas más eficaces para la obtención de resultados concretos con el fin de reducir los contribuyentes morosos".

Opinó que se debe tomar el ejemplo de ARBA e imitar las medidas empleadas por el organismo recaudador provincial.

Asimismo, en su alocución, hizo referencia a lo que calificó como "declaraciones intimidatorias y amena-zantes" pronunciadas por el secretario general de Obreros y Empleados Municipales, Daniel Rossetti.

En tal sentido, Kiernan dijo que "el Concejo Deliberante no determina aumentos de salarios, sino que es función privativa del Ejecutivo municipal al cual él, llamativamente, se encuentra alineado".

Destacó el edil que "siempre estuve a favor de los aumentos salariales solicitados por el personal pero siempre expresé a la forma simplista que se impone para el origen de los fondos. Es prueba de ello, que en una oportunidad expresé -antes de las elecciones- que nadie se acordaba de los bajos salarios de los empleados municipales especialmente aquellos, como este señor, que fueron elegidos para representarlos y pe-ticionar en su nombre pero en ese momento sólo priorizaba sus intereses políticos personales".

"Quiero destacar -prosiguió Kiernan en su alocución- la mesura y coherencia de los compañeros municipales que a través de un comunicado manifestaron públicamente su repudio a estas declaraciones, tanto en su forma como en contenido, mostrando una claridad conceptual de cómo se deben ejercer y reclamar los derechos laborales, lamentablemente olvidado por su secretario general".

También sostuvo que "estoy votando el mal menor porque entiendo y conozco la necesidad de los trabajadores y ni hablar de su dignidad, que hace rato que nadie la defiende. Para qué tantas representaciones si nadie se acuerda de ellos y lo digo desde la convicción y la participación de la política gremial, la que vengo demostrando desde 1991".

Comentá la nota