El Concejo creó un Registro de Infractores y citó al intendente Grau por el tránsito

Fue antenoche cuando, invitados por los ediles, unos 300 manifestantes colmaron el recinto. La reunión fue demasiado prolongada y mostró nerviosismo de los ediles.
La movilización de los vecinos el pasado lunes, que comenzó en plaza Mitre, frente al Palacio Municipal e incluyó un extenso diálogo con el intendente Mariano Grau, siguió en la Comisaría y concluyó en el Concejo Deliberante, donde los ediles salieron a dar respuesta a los ciudadanos que, indignados, pedían más seguridad vial.

Tras un fuerte debate fuera del edificio, ubicado en 10 y 27, los manifestantes ingresaron al recinto donde posteriormente sesionó el Cuerpo.

Cerca de trescientas personas "coparon" las barras del edificio en busca de respuestas ante el lamentable accidente ocurrido el pasado domingo en calle 2 y 27, donde dos pequeños de 4 y 7 años perdieron la vida.

Una vez en sesión, el presidente del bloque de la Coalición Cívica, Mario Montecchia, presentó sobre tablas un proyecto de comunicación, que fue aprobado por unanimidad, apuntándole al Intendente, y a los Jefes de las seccionales de la Policía bonaerense del distrito, al Jefe de la Unidad Departamental 25 de Mayo, al titular de la Patrulla Rural y al Ministerio de Seguridad provincial, la "más profunda preocupación por el deterioro de la seguridad vial en nuestro distrito, particularmente en la ciudad cabecera". Solicitaron, además, que con "suma urgencia" se incremente la presencia del personal municipal de tránsito "y concurra en su apoyo en todos los operativos de control de tránsito que sean necesarios, el personal policial".

Incitados por el fervor popular, los ediles sesionaron en un marco hostil y confuso, porque las voces desde las barras dejaban entrever bronca e indignación. También existieron improperios para con algunos concejales, los cuales, advirtió Montecchia, "se inscriben en el dolor que atraviesa la sociedad".

"¡Dejen de hacer política y lleguen a una solución!, se escuchó cerca de las dos de la madrugada desde una de las barras. El debate por una dura ordenanza presentada sobre tablas por el concejal Mario Montecchia había colmado la paciencia de la gente y la especulación política, tanto por parte del oficialismo como de la oposición, era evidente.

El proyecto de ordenanza que comenzó como un expediente que establecía sanciones a los infractores de normativas de tránsito, se cerró tras un cuarto intermedio de la Comisión de Reglamento, creándose por mayoría, por el voto doble de la presidencia que desempató ante la negativa de la oposición, un Registro Municipal de Infractores de Tránsito "que se formará con los datos obrantes ante el Juzgado de Faltas".

Además, según la norma, el Ejecutivo Municipal deberá poner "mensualmente a disposición de los medios de prensa locales, la nómina de los infractores consignando el carácter de la contravención, la sanción impuesta y si se ha cumplido con la misma en tiempo y forma".

Mientras el bloque del oficialismo aprobaba en forma solitaria esta ordenanza, el Asesor Letrado de la Municipalidad de 25 de Mayo, Ricardo Otaola, le advertía al edil Héctor Ambrosino que el Registro de Infractores de Tránsito existe y está bajo su órbita.

Más allá del debate por el cual algunos concejales cosecharon aplausos y otros agravios, el Concejo Deliberante determinó, tras una moción de orden solicitada por la justicialista Gloria Argañaraz –que acompañada por Unión Pro intentó extender a otros temas la convocatoria-, citar al intendente Grau a la próxima sesión (se haría el miércoles venidero) a dar explicaciones sobre la seguridad vial en 25 de Mayo.

Comentá la nota