"Voy al Concejo como gestor"

El ex intendente aclaró que no ocupará una banca en el Palacio Vasallo para realizar grandes discursos opositores sino para consensuar políticas de Estado. Pavimento, cloacas, seguridad y asentamientos irregulares en la agenda del Tigre.
Mesurado, dispuesto a bajarle decibles a la confrontación, el primer candidato a concejal por la lista Primero Rosario, Héctor Cavallero, dijo que "desde el año 91, no había percibido en el seno de la población un debate tan profundo acerca de los problemas de la vida cotidiana de los vecinos". Según el ex intendente, "esta campaña, que ha sido excesivamente larga y agobió por igual a vecinos y candidatos, tiene su lado positivo porque se han podido discutir los temas municipales". El dirigente del Partido del Progreso Social (PPS) afirmó que "hoy todo el mundo discute las cloacas, el pavimento a nivel definitivo, las veredas, el transporte público de pasajeros, la limpieza, la seguridad, los complejos polideportivos que están requiriendo, y que se abran escuelas de oficios". El Tigre quiere llegar al Palacio Vasallo para lograr políticas de consensos, de lo contrario se hará muy difícil pensar una ciudad a futuro. "No voy a entrar al Concejo para realizar grandes discursos opositores, si no como gestor", afirmó.

Como extrapartidario, Cavallero encabeza la lista del justicialismo en la que conviven seguidores de Reutemann, Rossi y Obeid. Pero el ex intendente prefiere conversar sobre los problemas cotidianos de los vecinos. Por eso, dice, la primera tarea que desarrollará como concejal será "un plan urgente afectando una parte de la TGI para hacer las cloacas; y con el 27 por ciento de la tasa, que es el Fondo Municipal de Obras Públicas, realizar pavimentos y las veredas a nivel definitivo".

De todas maneras, el primer lugar en la lista de reclamos es la seguridad. "En más de un 80 por ciento es un problema excluyente para la gente. Planteo que la Municipalidad se involucre, cuando era intendente me reunía todas las semanas con la plana mayor de la UR II. Tenemos que reunir a todas las fuerzas vivas de la ciudad y llegar a un acuerdo para solicitar que tanto en Santa Fe como en Rosario se delegue, hasta que se logre la autonomía, la función de policía a los municipios, y que al jefe de policía lo nombre el intendente", apuntó el dirigente del PPS.

En la óptica de Cavallero, otro de los temas fundamentales son los asentamientos irregulares. "La gente vive en condiciones infrahumanas. Socialmente, si no solucionamos este problema, el futuro de Rosario no será el de la convivencia armónica que se necesita para el desarrollo, si no el de la confrontación, que esta ciudad ya vivió varias veces".

Al observarle que el escenario de armonía al que alude no se ve precisamente reflejado en la dirigencia, el ex intendente remarcó que vuelve al Concejo "con el concepto de trabajar en común en políticas de Estado. La madurez de mi larga trayectoria me indica que sería una traición a la gente volver a discutir entre nosotros y no acordar para brindar respuestas. La gente tendrá mayor credibilidad en las instituciones de la democracia y sus representantes en la medida que le resuelvan los problemas, que son muchos y cada vez más complejos. Por eso insisto en que no voy a entrar al Concejo solamente para realizar grandes discursos opositores, esto ya no tiene sentido".

Cavallero dice que mucha gente todavía le endilga su acercamiento al ex presidente Menem, pero recordó que le sacó 750 millones de dólares, sin cargo de devolución, para el dragado del Paraná, "y hoy tenemos el eje portuario fluvial aceitero más grande del mundo. El puente a Victoria, la autopista a Córdoba que ya está prácticamente terminada. Pienso que todo gobernante; y más en Rosario, que es la segunda ciudad del país, debe tener una relación directa con el Presidente".

"Acá, cuando uno es de otro partido y tiene una relación directa con el presidente, dicen que lo tienen comprado. Lo dijeron conmigo, y ahora con el tratamiento de la Ley de Servicios Audiovisuales lo dicen con Binner y con Lifschitz. Este es un error garrafal, es pensar con egoísmo, una calumnia terrorífica y que hay que erradicar de la política", asegura el Tigre, quien recordó el trabajo realizado durante un año en el proyecto que en el año 89 presentó el entonces diputado Guillermo Estévez Boero. "Es muy parecido, e inclusive no sé si era más duro. La historia siempre se encarga de poner las cosas en su lugar".

Comentá la nota