El Concejo aumentó la TGI en medio de un debate tenso y caliente

En medio de acusaciones y chicanas, con la oposición abandonando el recinto de sesiones al momento de la votación y apelando, nuevamente, a la mayoría reglamentaria del oficialismo, el Concejo Municipal le dio ayer luz verde a la quita de los topes para la tasa general de inmuebles (TGI), que implica un aumento para casi la mitad de los contribuyentes. Además, el cuerpo aprobó la suba de otros tributos (cementerios y carné de conductor) y la simplificación, para unos 26 mil comerciantes, del derecho de registro e inspección (Drei).
Los ediles de Encuentro por Rosario, Frente para la Victoria-PJ, ARI-Coalición Cívica, Intransigencia, UCR y PPS se retiraron molestos por el rechazo oficial (12 voluntades contra 10) a su planteo de regresar las iniciativas a comisión por considerar que la polémica modificación de los tributos obligaba a un análisis más profundo.

"No nos sometan a la violencia intelectual de tratar un tema que no pudimos estudiar", bramó María Eugenia Bielsa (Encuentro por Rosario). El presupuesto 2009, a debatir la semana próxima, y los retoques a la TGI habían llegado sobre el filo.

Frente a los ánimos caldeados, el socialista Aldo Gómez, titular de la comisión de Presupuesto, reiteró que el 55 por ciento de los contribuyentes no será afectado por la eliminación de los topes y que la suba dispuesta por la gestión de Miguel Lifschitz alcanzará a los dueños de propiedades importantes o terrenos que venían pagando menos.

Según detalló Gómez desde su banca, del 45 por ciento de los contribuyentes afectados por la quita de topes, "el 30 pagará subas de hasta 10 pesos".

Siguiendo los parámetros del concejal, "otro 10 por ciento de los contribuyentes abonará de 10 a 20 pesos y, el resto, más de 20 pesos".

Manuel Sciutto, jefe del bloque oficialista, replicó a Bielsa. "Sorprende que digan que existió poco tiempo", advirtió, para luego recordar que voces opositoras habían sugerido utilizar el reciente fin de semana largo para estudiar a fondo las iniciativas.

Pero volaron más dardos envenenados: Bielsa alertó que "la crisis financiera es de la Municipalidad y no de la ciudad", Arturo Gandolla (Frente para la Victoria) afirmó que "la simplificación del Drei es un aumento encubierto", Alfredo Curi (PPS) recordó haber avisado sobre un "tsunami recaudatorio" y Carlos Comi (ARI) aludió a un "glamour progre" para justificar las subas.

Una inquieta Daniela León (UCR) denunció aumentos superiores y rememoró que, al tratarse la anterior suba de la TGI, el mensaje sostuvo que los topes regirían durante 2008. Jorge Boasso (Intransigencia) llamó "autoritarios" a los ediles oficialistas, a los que comparó con "autómatas que los conducen con una consola de doce botones".

También se aprobó el incremento (30 por ciento) de tasas como cementerios, carné de conductor (costará 90 pesos) y trámites varios.

Sobre la simplificación del Drei, los comercios que facturen hasta 216 mil pesos de ingresos brutos anuales abonarán una cuota fija mensual.

Definir los alcances de los aumentos fue una tarea compleja: la única referencia consistió en un cuadro sinóptico con los datos aportados el martes pasado a la comisión por el secretario de Hacienda municipal, Gustavo Asegurado. "La tabla de Gómez (por el edil) es más difícil que la tabla periódica", ironizaron desde las gradas.

Mientras referentes de Alerta Antena colgaban banderas con leyendas como "¡No derogar la ordenanza 7.122!" (ver aparte), el Bloque Socialista lamentó "la actitud de la oposición de ausentarse de la sala, una táctica reiterada por algunas bancadas en los últimos tiempos".

"En momentos en que se festejan los 25 años de la recuperación de la democracia, esas actitudes obstaculizan una gestión que la misma oposición, aunque le cueste asumirlo, también conforma", remataron los ediles.

Antenas

El Concejo Municipal también aprobó ayer una normativa que flexibiliza la instalación de las antenas de telefonía celular en la ciudad. Aunque desde las gradas hicieron sentir sus quejas varios vecinos que se habían enterado "de casualidad" en las comisiones que los ediles iban a tratar el tema.

Comentá la nota