El Concejo aprobó el reevaluo fiscal inmobiliario para Capital

Los ediles del oficialismo impusieron su postura por siete votos contra cinco. Valdés fue el encargado de defender el proyecto oficial y dijo que de esta manera se hará un cobro equitativo que hasta ahora no se daba. La oposición argumentó que la norma es inaplicable.
La continuación de la última sesión del Concejo Deliberante Capitalino tuvo alto voltaje político, además de que el lunes (día no habitual para las reuniones del cuerpo) se hizo intenso y arduo en materia de debates y acuerdos.

En este contexto se aprobó anoche una ordenanza por el cual los legisladores comunales le dieron nuevos valores a cuatro zonas de la ciudad buscando la equidad en el pago de las cargas fiscales inmobiliarias.

Con un arduo debate en el recinto, donde gran parte de los concejales dieron cuenta de los pro y los contras de realizar la modificación de este aspecto impositivo, la posición sostenida por el concejal radical Gustavo Valdés fue el que prevaleció por siete sobre el pedido de la oposición de devolver el expediente a comisión, para analizarlo en profundidad y realizarle modificaciones. Pero los argumento esgrimidos por los ediles del Frente de Todos no alcanzaron para avanzar con el proyecto oficial, el cual traerá un cobro de los impuestos más equitativos, y sólo cosecho cinco votos.

En principio uno de los cuestionamientos estaba en concomitancia con la potestad que tenía el Legislativo municipal para cambiar las tasas en pos de mejorar la recaudación de la Comuna más importante de la provincia. No obstante, Valdés dejó en claro que las modificaciones que se le realizó a la Constitución Provincial en 2007, le dio plena autonomía a los municipios de toda la provincia para disponer sobre los impuestos automotores e inmobiliarios, cosa que echó por tierra muchos de los argumentos que tenía preparada la oposición.

En ese sentido se citaron los Artículos 216, 225, 228 y 229 de la Carta Magna correntina para explicar cuáles era las atribuciones del municipio en materia de cobro de impuestos y el hecho de disponer sobre éstos.

“Las alícuotas no se modifican, lo que se hace es redefinir el impuesto sobre los edificios construidos en las zonas urbanas y suburbanas, acordes a lo que dice la Constitución Provincial. Además es una manera de impartir equidad en los cobros, porque existen zonas como en el barrio Cremonte donde se pagan 20 pesos de impuesto mientras que en un barrio exclusivo como el Cambá Cuá una casa de importante dimensiones paga 6 pesos”, explicó Valdés.

En tanto desde la oposición Claudio Polich señaló que se buscaba aprobar una norma que era “inaplicable”. Para Polich esto es una atribución de la provincia que se debe hacer a través de una comisión de reevaluo que debe convocar el Ministro de Hacienda Sergio Tressens, donde debe haber un representante del Ejecutivo municipal, del Legislativo Comunal, de Catastro provincial, de la Cámara Inmobiliaria y dos ciudadanos Ilustres.

Las playas ya tienen bases y condiciones para ser licitadas

Los concejales también avanzaron ayer con los artículos que faltaban para dejar lista la ordenanza que establece las bases y condiciones particulares para la licitación de cinco playas.

En ese sentido el problema por la cual se pasó a un cuarto intermedio la semana pasada, fue saldado y se fijaron los cánones que tendrán que pagar los concesionarios de los balnearios Arazaty I y II, Islas Malvinas y Molina Punta I y II.

Para el primer caso se fijo el pago anual de 12 mil litros de nafta súper, mientras que para la segunda fue de 9.600 litros del mismo combustible y para Molina Punta I y II quedó fijado el pago de 6 mil litros.

La votación fue por unanimidad.

Comentá la nota