El Concejo aprobó por mayoría una actualización de la tasa de higiene.

Con siete votos afirmativos del mayoritario bloque justicialista, que tuvo ausente a Luis Zaffaroni, y dos votos del Provech, el Concejo Deliberante de Comodoro Rivadavia aprobó ayer, en sesión extraordinaria, la readecuación de la tasa de higiene urbana. Mientras, por unanimidad se aprobaron la gratificación extraordinaria de 300 pesos para el personal municipal y la ratificación del convenio marco con el Estado nacional para la pavimentación de 80 cuadras.
Finalmente, en sesión extraordinaria convocada por el Poder Ejecutivo, el Concejo Dliberante aprobó ayer la nueva tasa de higiene urbana, que comenzará a regir en marzo, cuando el municipio de Comodoro Rivadavia renueve el contrato con la empresa Clear. De acuerdo al proceso licitatorio atravesado, esa empresa ofertó el mejor presupuesto para el servicio, con un costo cercano a los 4,2 millones de pesos de acuerdo a los valores presentados en setiembre de 2008.

La readecuación de la tasa había sido aprobada en primera lectura y atravesado la instancia correspondiente de audiencia pública antes de la aprobación final registrada ayer, por lo que así como la letra sufrió algunas modificaciones –tal el caso los comercios e industrias y la zonificación-, también los votos de algunos ediles fueron distintos.

Mientras que en su primera lectura también había sido aprobado por mayoría, aquella votación trajo la primera y única negativa que el bloque oficialista (PJ) registró en el período dado que la edil Laura Chiguay, no había acompañado la readecuación por considerarla injusta para barrios que no reciben barrido y limpieza (monto fijo en todas las zonas).

La nueva tasa tampoco recibió en aquella oportunidad el acompañamiento de la edil de Proyección Vecinal Chubut (Provech), Ercira Paredes, quien decidió aguardar la instancia de la audiencia pública y la expresión popular para expedirse al respecto.

En la votación de ayer, tanto Chiguay como Paredes levantaron la mano a favor del proyecto.

Mientras tanto, la Unión Cívica Radical, representada por Jorge Camarda y Gustavo Borracer, mantuvieron su voto original bajo críticas al impacto en el bolsillo de los ciudadanos en que redunda el conjunto de los impuestos municipales, a lo que añadió como agravante la crisis financiera mundial y su traducción en el aumento del índice de morosidad entre los contribuyentes.

El bloque radical también analizó duramente las conclusiones de la audiencia pública y la repercusión en los precios al consumidor que tendrá la suba de la tasa al comercio. Por esos carriles transitaba el debate en el recinto cuando una réplica del jefe de la bancada oficialista, Juan Maldonado, fue seguida de punzantes comentarios de su compañera de banca Viviana Navarro, visiblemente ofuscada por la posición contraria del bloque radical.

Así dio inicio una discusión de bancas que llegó a tomar otro cariz cuando la misma concejal sugirió: “quieren terminar rápido porque pierden el vuelo a Cancún” y la respuesta de Camarda que no se hizo esperar, aclarando que el viajaba a San Luis, donde reside una de sus hijas y nietos. Con un debate absolutamente desvirtuado, el presidente del Concejo, Sergio Bohe, debió intervenir para llamar al orden y proceder a la votación, que concluyó con nueve afirmativas y dos negativas.

Comentá la nota