El Concejo aprobó el informe final sobre la gestión Balbarrey y ahora lo elevará a la Justicia

El proyecto con el dossier que enumera las presuntas irregularidades cometidas por la administración del ex intendente Martín Balbarrey, y la correspondiente documentación que juega como pruebas, fue aprobado por el Concejo Municipal, que deberá presentarlo ante las autoridades judiciales.
La Justicia ahora es quien resolverá si se cometieron o no, delitos. El informe contó con los votos de los ediles oficialistas y los del bloque Santa Fe es el Centro. Por su parte, todo el arco justicialista no sólo se abstuvo de votar, sino que además abandonó el recinto tras expresar que el trabajo presentado "tiene intencionalidad electoral". Duras respuestas desde el FPCyS.

La semana pasada, los integrantes de la Comisión Investigadora de la gestión Balbarrey, presentaron el informe final, que contiene conclusiones y documentación acerca de lo inspeccionado sobre ese gobierno. El organismo fue creado para analizar y determinar si quienes integraron el Ejecutivo Municipal durante los años 2003 - 2007 tuvieron alguna responsabilidad política y administrativa con relación a eventuales irregularidades.

Según explicaron los concejales que tuvieron a cargo el trabajo, en el informe – que consta de 2.000 fojas- se brindan detalles sobre el destino y la rendición de los subsidios recibidos por la Nación o la provincia para obras públicas relacionadas con la inundación de marzo de 2007, las tareas de remodelación del Teatro Municipal, el mejoramiento de calles y avenidas y los subsidios otorgados a particulares y entidades intermedias, entre varios otros puntos.

Tal como lo preveía la norma creadora de la Comisión, también la semana pasada el dossier fue girado al cuerpo deliberativo para su debido tratamiento y su posterior sanción o rechazo.

En efecto, anoche con los votos del interbloque oficialista y del bloque de Santa Fe es el Centro el documento fue aprobado y ahora deberá ser elevado a la Justicia, quien será en definitiva la que determine si hubo delito o no por parte de los funcionarios.

Como era de suponerse, el proyecto que contenía el informe de la Comisión no contó con el acompañamiento del arco justicialista, como tampoco había apoyado la creación de la misma.

Sin embargo, lo que irritó al oficialismo fue el fundamento de la abstención y la posterior retirada de todos los concejales peronistas del recito de sesiones.

Antes de levantarse de su banca, el edil Luciano Leiva aclaró que "no estamos en contra de que se investigue ninguna conducta de ningún funcionario" aunque señaló que "es sospechoso que en momentos de campaña electoral se de a conocer estas cosas". Asimismo, remarcó que el informe final de la comisión "está teñida de intencionalidad política".

Por su parte y a modo de defensa, Rubén Mehauod recordó que "cuando tuvimos que entrar en una comisión y destituir a un intendente, lo hemos hecho", en referencia a lo sucedido con el ex mandatario local, Carlos Martínez.

Tras esas manifestaciones, la respuesta de los concejales del Frente Progresista no se hizo esperar. En primer lugar, la socialista Marta Fassino recordó que, como en casi todas las ciudades del país, cada dos años se llevan a cabo elecciones, por lo que "es poco probable, o existe el 50% de posibilidades, de que este tipo de trabajos tengan contenidos electorales".

Además, y con relación a la actitud del Justicialismo de no apoyar ni la creación de la comisión ni el informe final de la misma, Fassino recordó que idéntica postura se tomó cuando el Concejo sancionó la creación de un organismo encargado investigar presuntas irregularidades sobre la inundación de 2007. "Es una actitud del PJ repetida de no aprobar o colaborar en todo lo que sea investigar a los Ejecutivos", sostuvo.

Por su parte, el presidente de la Comisión Investigadora e integrante del bloque Santa Fe es el Centro, Héctor Acuña admitió que no le preocupa que se afirme que el informe tiene intenciones políticas o electorales, aunque reconoció que si le molesta que "no se tenga el debido respecto al esfuerzo y al trabajo realizado".

"No estaba en nosotros un espíritu marketinero por la investigación de una administración", resaltó el edil al momento que destacó que a la gestión Balbarrey no la juzgó la comisión, sino "la ciudadanía en las elecciones".

Además, Acuña calificó de "provocación" lo manifestado por el peronismo y en ese sentido preguntó: "¿Se puede decir que hay connotación política cuando en el informe se demuestra que la plata vino y las obras no se hicieron?"

En cambio, el radical Carlos Suárez si se mostró molesto por el proceder de los concejales justicialistas, y recordó que "el trabajo podía no tener un dictamen único, y ellos podrían haber rebatido cada uno de los puntos expresados en el documento. Podrían haber integrado la Comisión para defender la gestión".

Asimismo, la concejala Adriana Molina acusó a Leiva de ser él "quien ha tenido la intencionalidad política y electoral, porque nosotros tratamos de mantener el perfil más bajo, prudente y técnico que pudimos" y subrayó que la gestión Balbarrey "fue de la discrecionalidad a la arbitrariedad".

Comentá la nota