El Concejo aprobó el impuestazo de Bruera

En una sesión especial que duró casi 3 horas, la Asamblea de Mayores Contribuyentes le dio vía libre al proyecto de Reforma Fiscal Impositiva que el intendente Pablo Bruera había impulsado en el mes de septiembre. La votación terminó 30 a 16 a favor de la nueva norma.

Recordemos que esta Asamblea estuvo integrada por los 24 concejales junto a 24 Mayores Contribuyentes que formaron parte de la discusión y de la votación.

De esta manera, a partir de 2010, se producirá un importante aumento en la mayoría de las tasas que cobra el municipio. Entre lo más significativo, la nueva norma establece que la base imponible para la Tasa de Servicios Municipales (SUM) se tomará a partir del revalúo fiscal que realizó la provincia de Buenos Aires, con un límite para el aumento de un 35 %. Además, la Tasa de Seguridad e Higiene que pagan los comerciantes aumentará un 20 %. Es el segundo incremento de tasas de la gestión Bruera, luego de la realizada durante 2008.

Discusiones picantes

Si bien las cartas ya estaban jugadas de antemano, y el oficialismo sabía que contaba con los votos necesarios para aprobar el proyecto, valió la pena escuchar los argumentos que unos y otros presentaron a favor y en contra del proyecto.

La que comenzó la defensa fue la titular de la Comisión de Hacienda, Teresa Razzari, quién subrayó que de lo que se trataba era de "contribuir a la formación de recursos comunales genuinos para poder continuar con el programa de obras". Además, con respecto a la modificación en la forma de calcular la Tasa SUM, aseguró que "la base fiscal data de 1957, con actualizaciones hechas hasta 1999. Está totalmente desactualizada, por lo que resulta lógico que se intente adaptar la norma a la realidad".

Con respecto al impacto que tendrá la reforma sobre esta Tasa, Razzari detalló que "el 93 % de los contribuyentes paga entre 0 y 100 pesos, por lo que el aumento máximo será de 35 pesos por bimestre".

Para terminar con su argumentación, la concejal oficialista dijo que la valuación fiscal provincial es tomada en unos 50 municipios, como Berisso, Tandil, Mar del Plata y Olavarría. Y subrayó que "queremos un municipio cerca de la gente, pero con recursos que permitan realizar las obras necesarias".

El primero en responder la posición oficial fue el concejal por Unión Pro, Gonzalo Atanasof, quién aseguró que "cada vez que se llamó a una Asamblea de Mayores Contribuyentes fue para darle un golpe al bolsillo de los platenses, aunque este es un golpe de knockout". El edil prosiguió con un pormenorizado detalle de los aumentos que a nivel nacional, provincial y municipal viene sufriendo la ciudadanía en los últimos meses, y aseguró que este incremento de tasas que propone Bruera "no responde a ninguna mejora en la prestación de los servicios, ni a la creación de nuevas prestaciones. Está claro que responde a una necesidad de mejorar el financiamiento, tiene como único fin aumentar la recaudación de una gestión que ha administrado pésimamente sus recursos".

Por último, parafraseando el latiguillo de campaña de Bruera "Decile sí a La Plata", aseguró que, en realidad, ahora es "Decile sí a la plata de los vecinos".

El que tomó la lanza de los ataques al proyecto oficial fue el "Gladiador" Oscar Negrelli. El concejal de la Coalición Cívica señaló que "el enorme despliegue de planes y obras se reduce a la separación en origen de los residuos". Además, aseguró que estos aumentos "están en línea con los aumentos de Luz y Gas del gobierno nacional, y a la reforma tributaria llevada adelante por Scioli en la provincia de Buenos Aires.

Negrelli enfatizó que "antes de pedirle plata a los vecinos, tienen que rendir cuentas de lo que gastan. Por ejemplo, no han cumplido nada de lo que prometieron en materia de seguridad, y solo se dedicaron a instalar cámaras que se transformaron en un papelón nacional cuando casi televisan la muerte de un platense en las calles céntricas de la ciudad".

Además, detalló que el año pasado "el municipio gastó 12 millones en seguridad privada, cuando los tres predios más importantes generan un gasto de 600 mil pesos cada uno", a lo que se preguntó si el gasto era producto del financiamiento de "patotas" para amedrentar manifestantes en contra de esta gestión. También reclamó por el blanqueamiento de datos sobre la cantidad de personal que tiene contratado el municipio, y aseguró que "si blanquean todo, les sobra plata".

Otro de los tomó la palabra fue José Ramón Arteaga. El presidente del bloque Unión Pro hizo un detallado informe técnico sobre el proyecto, en el que mencionó cada uno de los porcentajes de las distintas tasas que sufrirán variaciones, más allá de la SUM y Seguridad e Higiene. La conclusión del edil fue que se trata de un proyecto "regresivo, que le cobra mas a los que realmente tendrían que pagar menos". Además aseguró que la redacción de la norma contiene varios errores legales, que deberían ser revisados.

"Bruera se maneja como un empresario monopólico y especulador"

Quién también atacó al oficialismo fue el concejal alakista Sebastián Tangorra. Aseguró que "no hay ningún argumento social o económico que justifique la implementación de estos aumentos. No hay nuevos servicios ni mejoramiento de los ya existentes. Esto demuestra que el paradigma de Bruera es liberal y conservador, y ha transformado el municipio en una empresa recaudadora".

Tangorra aprovechó para defender la gestión de Julio Alak, ya que, según dijo, "durante 10 años no se aumentaron las tasas, y sin embargo siempre creció el presupuesto, en base a una gestión eficiente. Bruera se maneja como un empresario monopólico y especulador, que tiene a los vecinos cautivos, y que hoy decide ganar mas".

Su compañera de bloque, Teresa Urriza, aprovechó para citar textualmente las palabras del actual intendente cuando era concejal y estaba dentro del espacio oficialista de Alak. Según la concejal, en una sesión de hace unos años Bruera aseguraba que "los vecinos no pueden ser la variable de ajuste de una interna política". A lo que agregó que ahora es el propio intendente el que utiliza a los vecinos para recaudar más.

Susana Gordillo retomó la defensa del proyecto, y atacó a Arteaga, ya que este había señalado que la decisión de aumentar las tasas no era muy peronista. La titular del bloque oficialista aseguró que desde el Pro "no pueden hablar, porque ellos avalaron los distintos aumentos que se dieron en la ciudad en los últimos años".

Además, Gordillo hizo un desarrollo teórico sobre el concepto legal de las tasas, y aseguró que "no es necesario que haya prestaciones puntuales, sino correspondencia total entre ingresos y gastos en servicios".

Sin embargo, quién hizo la mejor defensa del proyecto del intendente no fue un concejal de su trouppe, sino uno de los Mayores Contribuyentes: Horacio Formigo. Según dijo, "somos totalmente responsables de lo que vamos a votar. Jamás nos va a temblar el pulso a la hora de tomar medidas que beneficien al conjunto de la comunidad. Es necesario adecuar las tasas ante las modificaciones de la realidad, ya que ha aumentado la población y también las necesidades, y este gobierno, al igual que el provincial y el nacional están haciendo todos los esfuerzos para mejorar la calidad de vida". Sólo le faltó el grito de "Viva Perón" para rematar su discurso proselitista.

Desprolijidades, votación y después

Finalmente, y luego de un entredicho entre Negrelli y el presidente del cuerpo legislativo, Javier Pacharotti, por la mala utilización de este último del derecho a la palabra, Teresa Razzari terminó por argumentar a favor del proyecto, al asegurar que "no estamos haciendo nada novedoso. Debemos mantener nuestra independencia con respecto a la provincia y a la nación". Todo en medio de los comentarios irónicos de Negrelli, que a esa altura ya había perdido todo atisbo de formalidad.

La votación es una anécdota. La mayoría oficialista, mas el apoyo de los "aliados" aseguraban de antemano la aprobación de la Reforma Fiscal Impositiva, que le permite a la gestión actual aumentar la recaudación en unos 50 millones de pesos durante 2010. Lo que quedó claro es que, más allá de slogans de campaña, discursos políticos y diatribas ideológicas, el intendente Pablo Bruera impuso un nuevo aumento de tasas en menos de dos años de gestión, con lo que acumula, por ejemplo, en la Tasa SUM un incremento del 75 %. Con todo lo que eso significa económica y políticamente. (www.agencianova.com)

Comentá la nota