Concejo no aprobará proyecto del Frente Cívico para eliminar veto a expropiación de Cive

El intendente rechazó ayer la ordenanza que declaraba de utilidad pública y sujeta a expropiación la fábrica de vidrio templado. El Frente Cívico mocionará en la sesión de hoy para que se dé marcha atrás a la decisión ejecutiva.
El radicalismo y el bloque de Olga Riutort adelantaron que votarán en contra. Harán lo propio tres concejales del oficialismo y una edil independiente.

Tal como la anunciara este diario hace dos semanas, el intendente Daniel Giacomino finalmente vetó la ordenanza del Concejo Deliberante que declaró hace 15 días de "utilidad pública" -y por lo tanto susceptible de expropiación- a la fábrica de parabrisas Cive.

El jefe comunal tomó la determinación de rechazar la decisión legislativa, luego de recibir un informe de la Asesoría Letrada del municipio sobre el caso, que le advertía la posibilidad de que la ciudad afronte onerosos juicios por contrariar un fallo firme.

No obstante, recién hoy se sabrá cómo termina la cuestión, debido a que trascendió la intención de los bloques del Frente Cívico y del PJ de tratar sobre tablas un proyecto que obligue al Ejecutivo de la ciudad dar marcha atrás a su veto.

Para tal fin, serán necesarios los votos de los dos tercios de los ediles presentes. Cabe recordar que el Concejo cuenta hoy con 30 concejales y no con 31, ya que el radical Ramón Mestre pidió licencia sin goce de sueldo para llevar adelante su campaña política.

En una sesión en la que seguramente abundarán las presiones por la presencia de los trabajadores de Cive dentro del recinto, se precisará la voluntad de 20 ediles para que la fábrica de vidrios sea expropiada al empresario Hugo Ardiles (a quien la Justicia le dio la propiedad) y entregada a la cooperativa constituida por algunos empleados de la misma. Ese número era, hasta anoche, imposible de conseguir para el oficialismo (Ver cuadro).

Las discusión que se ha dado hasta el momento, intenta dilucidar si prima un fallo judicial que le da el derecho de propiedad a Ardiles luego del proceso de quiebra de Cive, o si se impone el derecho del poder legislativo municipal de expropiar una industria, cuya puesta en funcionamiento está asegurada (no así todos los puestos laborales).

Sin embargo, en el fondo de la cuestión subyace un indisimulable lucha por un botín político a días de las elecciones legislativas. El Frente Cívico y el peronismo sostienen que se está defendiendo las fuentes laborales de los trabajadores, mientras que desde el radicalismo dicen abiertamente que se trata de una "avivada juecista que procura sacar rédito político, a través de una operación populista que va en contra de lo que permite la ley, y que ilusiona falsamente a los empleados de Cive".

Por su parte, el bloque Eva Duarte, que votó a favor de aprobar la ordenanza, esta vez no lo hará porque, según la propia Olga Riutort, "cuando apoyamos el fallo judicial tenía sólo un día y ningún bloque lo conocía con exactitud, pero ahora, habiendo analizado las consecuencias legales observamos que es muy avanzada la injerencia del Poder Ejecutivo dándole la propiedad a un privado, y vemos que esto podría traer malas consecuencias al municipio si se da marcha atrás al veto del intendente".

Comentá la nota