Concejales de la UCR se reunieron con representantes del Colegio de Farmacéuticos.

Motivados por una inquietud de algunos vecinos que manifestaron a los ediles la necesidad de que haya dos farmacias de turno, el bloque de la UCR convocó a esta reunión con el fin de tratar este tema y otros como la venta de medicamentos en lugares no autorizados a tal fin.
La concejal Labernia expresó que fue una buena reunión donde se revisó la legislación provincial farmacéutica. La ley indica que el 20% de las farmacias existentes en el distrito son las que deben permanecer de guardia y se está cumpliendo al quedar sólo una, porque en Saladillo hay siete farmacias. Las dos farmacias sindicales no se incluyen en las guardias porque están autorizadas a vender medicamentos sólo a sus afiliados.

La distancia entre la farmacia de turno y algunos barrios de Saladillo alejados del centro no es problema, ya que la farmacia que generalmente recibe el pedido telefónicamente envía el medicamento al domicilio mediante cadete o motomandado.

Los farmacéuticos presentes informaron que la venta de medicamentos en días de guardia es mínima, ya que lo que se presenta como una verdadera urgencia es atendido por el hospital y/o la clínica porque sin dudas el paciente fue llevado para su atención a algunos de esos centros de salud, o atendidos por UDEM, que también proporciona la medicación de urgencia. La buena relación entre los farmacéuticos hace que si la farmacia de turno no tiene el medicamento solicitado algún colega lo provee.

Sí es normal para la población concurrir a la farmacia a cualquier hora a comprar pañales, shampoo o un broche para el pelo, como también comprar un antiespasmódico o antitérmico en kioscos, algo que está prohibido por la ordenanza 18/99.

Comentá la nota