Los concejales rechazan la instalación de nuevas máquinas tragamonedas

Gustavo Segre del oficialismo y Víctor Núñez de Unión por Córdoba criticaron la idea del gobernador de autorizar más salas de juego en las localidades. Desestimaron que sea fuente importante de ingresos
La iniciativa del Gobierno provincial de aumentar el número de máquinas tragamonedas en 15 de las 18 localidades donde hay salas de juego, recibió ayer el rechazo de los concejales locales, que justamente la semana próxima definirán la reducción del horario de las slots locales.

El jefe de la bancada oficialista, Gustavo Segre opinó que “es una verdadera barbaridad lo que quieren hacer. No se puede encontrar ningún justificactivo razonable, porque es ampliar la posibilidad de que esquilmen más a la gente sacándole el poco dinero que manejan”.

Destacó que en la reunión que mantuvieron ayer casi todos los concejales con el obispo diocesano, Monseñor Eduardo Eliseo Martín, se coincidió en que “el juego es tan mal y adictivo como las drogas o el alcohol”.

Por otra parte dijo que “el obispo consideró que es como dice el dicho “la ocasión hace al ladrón”. Entonces si se ofrece más, habrá más personas perjudicadas”. Para Segre “habría que erradicarlas totalmente, pero como no podemos, la semana próxima vamos a aprobar una redución del horario en que están abiertas” (ver cuadro aparte).

Paralelamente criticó la política del gobernador Juan Schiaretti “porque va a contramano de defender un salario digno y sacar a la gente de la pobreza con una propuesta productiva, como uno puede esperar que anuncie la apertura de más fábricas con nuevos puestos de trabajo. Y no más tragamonedas en lugares que ni siquiera son turísticos”.

Aseguró que “por ejemplo Corral de Bustos era una población pujante que hace unos 20 años, uno podría pensar que se iba a transformar en una gran ciudad, y sin embargo se empobreció por la presencia de las maquinas de juego. Estuve el otro día y se puede ver la puerta de Tribunales toda quemada por una protesta de hace un año atrás, que no la han arreglado; y por otro la construcción de un gran palacete donde se instalarán las nuevas slots, en un terreno que la Provincia les facilitó”.

Por su parte el concejal justicialista Víctor Núñez afirmó que “no vamos a permitir la instalación de más tragamonedas en Río Cuarto, y vamos a aprobar la limitación del horario de funcionamiento de las mismas, para que no avance el problema de la adicción al juego”.

Consideró que “dicen que algunas intendencias lo han pedido por una necesidad de abastecerse de dinero, pero les aseguro que no es tan importante”.

Comentá la nota