Concejales pidieron a legisladores tratar el nuevo ejido de Viedma

Continuarán el debate en otros encuentros. La intención de los concejales es que no quede "indefinido" ni "se diluya", como lo planteó el legislador De Rege. Hubo posiciones de las más variadas. Viedma.
Concejales y legisladores del circuito mantuvieron ayer un encuentro en el que dialogaron sobre la Ordenanza municipal de Viedma que amplía el ejido cinco kilómetros más allá de Pozo Salado y que deberá ser tratado próximamente por la Legislatura, adonde ya fue enviada la disposición adoptada en la sesión del 11 de agosto pasado.

Hubo diversas posturas con respecto al tema tratado y mientras la presidenta del Deliberante, Hilda Schlitter, consideró que la Legislatura debería tratar y aprobar la Ordenanza mencionada, el legislador del ARI, Ariel Gallinger estimó "poco probable" que en tiempos electorales el parlamento le de tratamiento a un tema tan sensible y que redunda, indefectiblemente, en cuestiones de límites entre Viedma y San Antonio Oeste.

Por su parte, el legislador Mario De Rege sostuvo que la salida para la sanción por ley de la ampliación del ejido es la aprobación del proyecto de ley convenio, una iniciativa de su autoría que establece el control del desarrollo en toda la costa.

Según De Rege, la dificultad de los concejos en lograr un acuerdo territorial da espacio a la Legislatura a que el tema "quede indefinido" en ese ámbito, y "se diluya".

El concejal Pedro Sán

chez afirmó que no existe tal diferenciación entre la definición del ejido de Viedma y la fijación de los límites territoriales con San Antonio Oeste y manifestó que una propuesta para hacer efectiva la territorialidad es realizar un convenio similar al que está vigente en La Lobería con la confitería de la Bajada de El Faro, de forma tal de prestar servicios y ejercer la territorialidad sobre la jurisdicción.

A propósito de ello, Schlitter recordó que concurrió recientemente a reunirse con el ministro de Turismo provincial, Omar Contreras, para plantearle la importancia de resolver el tema de la concesión, acompañada por dos secretarios del Poder Ejecutivo.

La concejal Laura Ramos afirmó en este sentido que "la definición de competencias del ejido para el Municipio y el convenio ley no son propuestas contradictorias ni incompatibles, teniendo en cuenta que de todos modos seguirá habiendo elementos que son puramente de competencia municipal", por más que se cree un ente múltiple conformado entre Viedma, SAO, Sierra Grande, la Provincia y privados.

En este sentido, Schlitter consideró que a su entender "el proyecto de ley convenio avasalla la competencia municipal" y consideró que "siento que en este proyecto el legislador De Rege no está defendiendo los intereses de la Municipalidad de Viedma y pierde de vista la autonomía municipal".

El concejal Luis Nievas, por su parte, consideró que "son los legisladores quienes deben resolver y si no lo hacen y siguen dilatando esto, tengo todo el derecho a pensar que son cómplices de los negociados. Si eso pasa habrá que denunciar a quienes no cumplan con los deberes de funcionario público".

La legisladora Inés Lazzarini anunció que propiciará reuniones con legisladores de Viedma, para posteriormente hacer lo propio con los integrantes de la comisión de límites.

Por último, los concejales reiteraron a los legisladores el pedido de la Cámara de Comercio de concretar una reunión, a pedido de la Cámara.

Una ordenanza discutida

La Ordenanza del nuevo ejido municipal de Viedma fue aprobada el 11 de agosto pasado, con el voto negativo de la justicialista Liliana Andaloro y el oficialista Pedro Sánchez. Fue una sesión que estuvo marcada por el amplio debate. Les llevó casi dos horas a los ediles fijar una posición al respecto.

En esa oportunidad fueron rechazadas por mayoría dos mociones del concejal Sánchez. La primera, para que el proyecto no sea tratado y se llame a una audiencia pública y, la otra moción, para que la iniciativa sea girada a la comisión de Turismo para su análisis.

También fue en esa misma sesión que hubo diferencias marcadas entre el concejal Sánchez y la presidencia del Cuerpo. El edil sostuvo que Schlitter planteó el tratamiento sobre tablas de este proyecto porque quiso sacar ventaja de la ausencia en el recinto del concejal del ARI, Ariel Gallinger.

"Llevar un ejido urbano sin tener la certeza de la sesión parlamentaria, genera un antecedente legislativo muy malo, porque lo que hizo San Antonio fueron todos proyectos de comunicación, pero esto es una ordenanza". En esa sesión, Sánchez hablé de "incoherencia institucional". Al respecto dijo que "una audiencia pública hubiese abonado esta tesis de la coherencia institucional que tiene Viedma".

Comentá la nota