Concejales piden que los taxistas usen un uniforme obligatorio

Concejales piden que los taxistas usen un uniforme obligatorio
La propuesta incluye camisa, pantalón de vestir y calzado negro. Quieren sumar la voz de conductores.

Así como en gran parte del país los colectiveros son reconocidos por sus camisas celestes y un jean, el Concejo Deliberante de San Luis quiere fijar un uniforme para los taxistas con el que los trabajadores del sector mejoren la presencia y unifiquen la vestimenta ante los usuarios del servicio del transporte semipúblico.

El proyecto del concejal Jorge Pereira, de Compromiso Federal, y de la Juventud Desarrollista ingresará en la sesión del jueves. Propone como prendas obligatorias camisa blanca de manga corta o larga, pantalón de vestir en negro o azul oscuro y calzado cerrado de color negro. De manera opcional establece un sweater negro o azul oscuro, chaleco en negro o azul oscuro y hasta prohíbe la utilización, en ciertas circunstancias, de gorra o accesorios similares. El edil aclaró que lo interesante de su iniciativa es charlar con los trabajadores para unificar un criterio.

“El uso del uniforme básico será durante el tiempo en que el chofer se encuentre en servicio, sin excepción alguna”, sostuvo Pereira. Si una persona no lleva esos atuendos mientras trabaja, puede ser multado, aunque de momento no se estableció un valor. El autor justificó la necesidad en que “la actividad desarrollada por los prestadores de este servicio implica una interacción directa con sus usuarios”.

El concejal preside la Comisión de Transporte y tiene intenciones de reunirse con los taxistas. “Me interesa que opinen si quieren cambiar el color de la camisa. Es más, con respecto al tiempo en que cobre vigencia la norma, se puede llegar a establecer que se cumpla a partir de los dos meses de la promulgación, por ejemplo, para que no tengan que salir a comprar el uniforme de un día para el otro”, explicó. Lo que sí consideró no negociable es que todos lleven lo mismo. Consideró que una vestimenta cómoda, elegante y respetable, facilitará el trabajo y, a su vez, reducirá el desgaste de la ropa del trabajador destinada a la utilización fuera del ámbito laboral.

“Hay 70 mujeres que manejan taxis en la ciudad de San Luis y de acuerdo al proyecto deberán utilizar esa indumentaria. Si en las charlas surge que es necesario diferenciarlo, se puede agregar la diferencia”, argumentó.

Pereira reconoció que hubo un tibio intento en Tucumán de realizar algo parecido a lo que se quiere hacer en San Luis. En La Pampa, durante un tiempo, los trabajadores del sector llevaron camisa y corbata. Una medida más elegante.

La idea surgió por una vivencia de un afiliado de la Juventud Desarrollista. “Los familiares de un chico llegaron a la terminal y quedaron fascinados con la terminal nueva pero resulta que el taxista iba de ojotas y bermudas. Genera un mal aspecto a la prestación del servicio y debemos ser claros que la mayoría de los trabajadores no maneja con esa indumentaria”, explicó Pereira.

La ordenanza en vigencia sólo dice que el aspecto debe ser con “pulcritud” y el concejal opinó que esa definición es muy amplia.

El presidente de la Comisión de Transporte sondeó esta idea con algunos integrantes de distintas asociaciones de taxistas y aseguró que se mostraron a favor del proyecto. “Me contaron que si un colega no se presenta en óptimas condiciones, los afecta a ellos. Por eso así se mejora la imagen que la sociedad va a tener sobre ellos”, reconoció ya que “resulta de suma importancia establecer normas que aseguren a los vecinos un transporte seguro, eficiente y de calidad”.

Coment� la nota