Concejales piden informes al ejecutivo sobre mordeduras de perros

En el marco de la última sesión extraordinaria concretada el pasado lunes, el Concejo Deliberante aprobó un Pedido de Informes mediante el cual solicita datos sobre la gran cantidad de lesiones sufridas por los ciudadanos, provocadas por mordeduras de perros, principalmente en los barrios Alto Comedero y Villa Jardín de Reyes, entre otros sectores barriales.
Entre los numerosos puntos que tendrá que responder el Departamento Ejecutivo, figuran los siguientes:

- Un diagnóstico técnico de la situación imperante y de todas las acciones que se ejecutaron en forma conjunta con el Ministerio de Salud de la Provincia, tendientes a garantizar el cumplimiento de las normas vigentes, con la continuidad de los programas de tenencia responsable, desparasitación, esterilización, vacunación, etc., adecuadas a las decisiones técnicas de la situación y según la política del Municipio.

- Si se tomaron las medidas pertinentes en el relevamiento y vacunación de las personas que podrían haber tenido contacto con el animal enfermo.

- Si se continúa realizando intensamente la vacunación desde el primer caso hasta ahora, que a pesar de lo cual se están presentando más casos.

- Si el Centro de Observación Antirrábica funciona de acuerdo a las pautas establecidas en la ordenanza Nº 3774/03

Al respecto, el autor de la iniciativa, el concejal Ekel Meyer, señaló en la sesión que "la intención es que en el Concejo Deliberante conozcamos la realidad que enfrentamos con la rabia. Por eso la información con la no cuente la Municipalidad, será solicitada al Ministerio de Salud de la Provincia".

Asimismo, y entre los argumentos de la norma, el edil sostiene que "existe una superpoblación de perros y buena parte de ellos son callejeros, los mismos asustan a los peatones, motociclistas y ciclistas, donde más de uno ha perdido el equilibrio y se golpeó al intentar escapar de sus mordiscos".

Más adelante, remarcó que "esos perros callejeros también contaminan las plazas y las calles, provocan ruidos molestos y representan un peligro cuando forman jaurías, causando serios problemas en el tránsito y, deambulando por la calles de la ciudad, irrumpen arterias céntricas buscando alimento en la basura. También duermen en la puerta de locales y edificios, estando enfermos buena parte de ellos".

Por último, Meyer afirmó que "se debe ejercer presión para con los propietarios de los canes, aplicando las disposiciones legales vigentes, con pautas de educación sanitaria, tenencia responsable de los mismos y en el caso sacrificar del animal enfermo o por falta de certificado de vacunación, con el fin de erradicar este tipo de flagelo como es la rabia, garantizando los insumos de prevención desde el Municipio", finalizó.

Comentá la nota