Concejales pedirán una auditoría a la Tasa de Seguridad

El portazo de Jorge Libonatti a la Comisión de Seguimiento de la Tasa de Seguridad despertó la polvareda detrás. Ahora, el concejal Adrián Feldman encabeza un pedido de auditoría externa respecto a los fondos de la Tasa Complementaria de Seguridad.
La polémica comenzó tras una reunión realizada con policías y concejales, en la que el municipio volvió a plantear un aumento en la contribución de los vecinos para la seguridad. Tras esto, Libonatti aseguró que la Municipalidad administra mal los fondos, dado que a fines de abril había $ 700.000 de reserva en la cuenta bancaria de la Tasa y hoy apenas quedan $ 4000.

También denunció que "el problema está en la derivación de los trabajos", tarea a cargo de José María Petraglia, quien "no brinda" detalles solicitados sobre el patrimonio de la Tasa ni el stock de elementos que hay.

Por eso, ahora el concejal Feldman pide que se investigue la situación, a través de un organismo externo que no sea la UNNOBA, encabezada por funcionarios del gobierno municipal, a la vez que solicitará la excusación del presidente del Concejo, Pablo Petraglia, por estar el nombre de su padre involucrado en el tema.

Elaboración

"Está tomando forma esta idea" de pedir una auditoría, anticipó ayer Feldman. Al respecto, explicó que "hace dos semanas, en una extensa nota realizada por el señor Omar Bello al intendente municipal, Meoni reconoció que en su gobierno existen coladores de corrupción".

"Luego surge esta disputa en la cual el señor Jorge Libonatti comenta que la Tasa de Seguridad, siendo integrante de la Comisión de Seguimiento, tenía en el mes de abril más de $ 600.000 de superávit, por supuesto a lo que siguieron ingresando mensualmente los $ 150.000 de recaudación. Además, es la más cobrable del municipio porque se hace a través de la factura eléctrica", agregó.

El concejal de Reencuentro con Junín dijo que "si había este superávit tan grande y ahora sólo quedan $ 4.000, a pesar que siguió ingresando dinero, nos estamos preguntando qué fideos se están cocinando en esas ollas".

Asimismo, apuntó que "creemos que es necesaria una auditoría totalmente externa al municipio, para determinar cómo se gastó ese dinero, si están los proveedores con los trabajos pagos al día. Además, siendo el municipio un cliente tan importante, los precios deberían ser mejores y no peores a los que se cobran a un vecino común para el arreglo de vehículos, por ejemplo".

Sin participación

A la vez, adelantó que "estamos planteando la excusación total en este tema del presidente del Concejo, Pablo Petraglia, porque entre los nombres que dio a conocer Libonatti está el de José María Petraglia, que es su padre".

"No por cuestiones de excelencia sino porque hay muchos funcionarios del municipio que son también funcionarios de la UNNOBA, y en el caso concreto de Petraglia es el secretario general e integra el Consejo General de la Universidad, también vamos a pedir que se excuse la UNNOBA de intervenir en este tema", señaló.

Contra el aumento

En otro orden, Feldman recordó que "el municipio habló de la posibilidad de aumentar esta tasa, a partir del año próximo. Antes de hacerlo y en virtud de que Junín se ha convertido en un polo carcelario de la provincia de Buenos Aires, a su obligación natural de brindar seguridad nos debe dar más porque nos ha rodeado de un anillo de presidiarios".

"Tenemos que analizar si es conveniente aumentar lo que los vecinos deben pagar para tener seguridad, que ahora no poseen; si esta tasa debe seguir existiendo y tomar la decisión entre todos", sostuvo.

Dónde va la plata

Adrián Feldman observó que "esta auditoría la tenemos que autorizar desde el Concejo, porque en definitiva la Comisión de Seguimiento es un apéndice del Concejo. Nosotros le estamos delegando una tarea que deberíamos realizar los concejales, pero por una ordenanza del gobierno anterior se creó la Tasa y esta Comisión".

Explicó que "el Concejo debería tomar la decisión de ordenar la auditoría y dejar los números en claro, para que nos quedemos todos tranquilos de que ese dinero no se está yendo por un canal que no debería".

"Nosotros tenemos la obligación de saber que este dinero que se recauda está siendo bien aplicado y cómo se gastó tan rápido lo que había en una Tasa que tenía un buen superávit", remarcó.

Además, puntualizó que "nos interesan saber los precios que se pagan, porque Libonatti aseguró que emparchar una cubierta, que a cualquier vecino le cuesta $ 8, el municipio lo paga $ 20", sosteniendo que "por eso, la auditoría debe ser completa: precios, estado actual de la cuenta de los proveedores y saber cómo se gastó el superávit que había".

Comentá la nota