Dos concejales juecistas no podrían votar el boleto

La minuta de costos del proyecto oficial establece un fondo para pagar juicios de la Tamse. Al igual que su mentor político Miguel Ortiz Pellegrini, patrocinante de millonarios juicios contra la empresa estatal, los ediles Fernando Machado y Graciela Treber participaron del pleito. Si votaran, sea como fuere su posición, estarían aprovechando su rol de concejales para obtener honorarios a expensas del municipio.
Luego de la salida de Miguel Ortiz Pellegrini de la Unicameral, sus alfiles en el Concejo Deliberante analizan los costos políticos y legales de participar en la votación del proyecto de aumento del cospel, fomentado por el Ejecutivo Municipal.

Sucede que, al igual que el ex legislador, los concejales intervinieron en los juicios millonarios contra la empresa municipal de transporte Tamse (donde una multitud de choferes reclaman una diferencia de haberes).

Entonces, en caso de ser parte de votación, no sólo mancharían aún más la autopublicitada "transparencia", que con estilo sofista pregona el Frente Cívico, sino también podrían ser investigados judicialmente por obtener beneficios económicos a costa de su posición como representantes de cordobeses.

Es que al votar la cuestión referida a la tarifa del servicio urbano de pasajeros (cualquiera fuese la posición), estarían siendo parte en un asunto por el cual recibirán honorarios. Sería al menos reprochable participar en la contienda de un proyecto que, como publicó este medio días atrás, prevé que una parte del aumento del boleto fuera para pagar los juicios contra la Tamse.

Los implicados son Fernando Machado y Graciela Treber, ambos integrante del bloque juecista.

Machado se desempeñó, al igual que Ortiz Pellegrini, como abogado litigante contra la Tamse. Sin embargo tuvo el reflejo de hacer lo que no hizo su jefe político y titular del estudio jurídico donde también trabaja: 13 días antes de asumir como concejal, el 27 de noviembre de 2007, renunció al patrocinio de sus clientes con notificación formal a la Justicia.

Graciela Treber, por su parte, fue escogida por el ex legislador para realizar pericias contables en los juicios. Específicamente, la edila fue propuesta en 2004 para realizar análisis sobre la presunta deuda acumulada por la Tamse a favor de los más de 500 empleados que han sido patrocinados por Ortiz Pellegrini.

Ambos tendrán, a la culminación de los juicios en los que ha participado, sus honorarios profesionales pactados con su empleador, otrora potencial candidato a intendente.

Particularmente grave

La cavidad bucal de Luis Juez vibra de placer al emanar denuncias infundadas sobre supuestos hechos de corrupción, como la comprar de concejales.

Sin embargo, no produce sonido alguno a la hora de dar explicaciones sobre conductas reñidas con la ética, cuando se producen en el Frente Cívico.

Juez denuncia en los medios pero no va a la Justicia. "Sería incomprobable legalmente", aseguró ayer.

Pero cuando hay cuestiones concretas, como ésta, que sí sería comprobable en la Justicia, no acude. Tan comprobable como que en la minuta de costos del aumento de boleto hay un fondo creado especialmente para pagar los juicios de Tamse, que de tal previsión cobrarán los honorarios Treber, Machado, y que si estos últimos votan, estarán decidiendo en un tema público del cual son parte privada.

Podrían alegar que van a votar en contra, pero tal acción no los eximiría, puesto que las decisiones de un cuerpo colegiado son formalmente del conjunto, no sólo de los que votan a favor.

Comentá la nota